viernes, 26 de febrero de 2016

Dulce Galicia




Dicen que a Galicia la cuidan las meigas y que por eso nunca le falta el agua
ni el milagro
Que allí los pájaros vuelan con las alas mojadas, y que cantan con trinos diferentes músicas antiguas que las meigas compusieron para ellos.

-¿No oyes a las meigas, María?
Si parece que entonan cantos de sirenas. ¿No las oyes?

-No escuches los cantos de Sirena, Tecla, mira que pueden ser producto de tu imaginación..

Me han dicho que en Galicia, la luna sale cada noche.
Todas las noches.
Sin cuartos crecientes ni menguantes.
Y desparrama el agua sobre los ángeles escondidos en la bruma de bosques encantados.

-No escuches los cantos de sirena Tecla. No.

-Dicen, María, que en Galicia,
los peces nacen con las escamas de colores,
y un pez blanco y otro negro cogidos de la mano, pasean juntos por todas las orillas de las Rías

 Dicen, María, que en Galicia,
las meigas hablan con la lengua de otros mundos.
Y que unos pies descalzos pasean las noches por la arena buscando caracolas para sentir la música perdida en la lejanía de los tiempos.

-Qué me estás diciendo Tecla.
-Como lo oyes. Llévame a Galicia.

Dicen que en Galicia
la lluvia no viene del cielo, que nace de los árboles y aunque se desplome un sol de justicia, las gotas de agua se derraman en la tierra como diamantes que se hubieran escapado de la mar.

Dulce Galicia de mis amadas tierras tan lejanas para mi.



Fotografía: S. Melgarejo 

36 comentarios:

Alfred dijo...

Bonito canto a una tierra en verdad mágica.
Besos!

Liliana dijo...

Tendré que hacer viaje especial....

=)))))

MaRía dijo...

Pues llego de casualidad y te doy las gracias por tan hermosos sentires a esta tierra de meigas, de saudades, de morriñas.
Un saludo

Rafael dijo...

¡Ay las meigas...!
Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Quisiera saber que son las meigas, iré a google.

Que poema tan bello con esas figuras poéticas extraordinarias.

Quiero onocer Galicia.

Besos Tecla querida.

María dijo...

Como un precioso cuento dialogado para una noche fría frente al fuego ( como la que hace hoy) mi querida SOCO, como si recordaras una historia antigua que hace mucho ocurrió y te recordara estas preciosas tierras de Galicia y ¿sabes qué? Sin saberlo, tienes a una meiga/ sirena del norte de Galicia ya aquí mismo en los comentarios que me preceden, la otra MaRía jaja ella es gallega de pura cepa, yo solo adoptada de al lado ;)

Para Pluma Roja le contaré que las meigas son, según las leyendas, hechiceras que vagan por los bosques gallegos. Esta es una tierra de brumas, bosques verdes profundos y espesos y culto a los espíritus y lo misterioso, por eso TECLA las menciona ... y sí, supongo que la lluvia que nos riega un día sí y otro también, sale de sus regaderas .. deben dormirse regándonos jajaja es precioso este cuento mi cielo.. pero creo que si alguien hace que los pájaros parezcan peces y la luna eclipse al sol con estrellas son tus letras...

Que as meigas galegas regálenche un finde precioso cheo de paxaros e árbores que chovan sorrisos a para ti, miña querida TECLA ... un bico(beso) enoooorme , non moiyos bicos dende Galicia con agarimo:)

Sara O. Durán dijo...

Es una maravilla a través de tus palabras. Viva Galicia.
Fuerte abrazo.

Dyhego dijo...

¡Dulce y entrañable Galicia! ¡Ojalá hubiese más meigas por todos sitios!

tecla dijo...

Solo por escucharles hablar ya vale la pena, Alfred.
Gracias por estar aquí.

tecla dijo...

Liliana, avísame cuando vayas y nos iremos juntas.
Ya verás lo bien que nos lo vamos a pasar.
Un beso.

tecla dijo...

MaRía, quise entrar en tu blog y no pude.
Me habría gustado.
Sea como vos queráis.
Un beso.

tecla dijo...

No confíes demasiado en las meigas, Rafael, que haberlas haylas.
Ve con mucho cuidado.

tecla dijo...

Pluma, ya te ha explicado María qué son las meigas, ella sabe más que yo porque es de por allí.
Si vienes por Galicia avísame y voy a verte.
Un abrazo preciosa.

tecla dijo...

No sabes cómo me ha gustado siempre la lengua galega. Hubo un tiempo en que la hablaba. Ahora ya no.
Y me llevan los demonios cuando salen en la tele hablandola y la intérprete se pone delante de la voz en castellano y no me deja escuchar el dulce acento de Galicia.
También me gusta mucho el acento de Asturias. Cuando hice mi exposición de pintura en Gijón, me pensaba que la galerista era argentina. Nunca había escuchado el acento de Asturias.
Tenemos una riqueza lingüística fantástica y es imperdonable que los usuarios de estas lenguas tengan que pelear para defenderlas.
Creo que me he ido por los cerros de Úbeda. Que son mis cerros.
Tu eres mi meiga preferida, María.

tecla dijo...

Vivas tu, Sara, por estar aquí de nuevo y colaborar con todos nosotros.
Un abrazo, preciosa.

tecla dijo...

Igual están escondidas, Dyhego, entre las algas de las playas de Los Alcáceres.
Tengo ganas de ir a visitarte.

MaRía dijo...

No no es eso, solo que me falla el módem y por el tf solo puedo comentar con este perfil, y el blog asociado está cerrado, el lunes te vimenti con el que ahora utilizo. Disculpa no era mi intención ocultar nada. Ni lo es
Un abrazo

MaRía dijo...

Comento!!!quería decir

María Perlada dijo...

Un bonito diálogo entre María y tú, me ha encantado, y es que Galicia es mucho Galicia... una preciosa región, tan verde, y tan llena de vida.

Un besazo.

Fred dijo...

Salve, Tecla:
Mandé abrir el portón de la empalizada y el cilúrnigo avanzó hacia el estrado a lomos de un asturcón negro. El decumano estaba flanqueado por soldados en formación que asían la lanza y presentaban el escudo. Llegó, se bajó de la cabalgadura, tentó el torques, sacó de la alforja un bulto envuelto en pieles y depositó la gaita (de tres roncones) sobre el enlosado. Con parsimonia, extrajo la espada del tahalí, la atravesó sobre la palma de sus manos y, lentamente, hincando en tierra una rodilla, mantuvo los brazos extendidos hacia mí.
Tras un mes de interrogatorios concienzudos, mandé que lo crucificaran en un roble, a un tiro de ballesta de la muralla del castro de Noega.
Llevé conmigo a Roma a los hijos del caudillo bárbaro. Hoy estudian latín en la escuela de Pompilio.
Cuando acaben los rigores de este invierno, emprenderé la campaña de la hirsuta Gallaecia. Primero, con el auxilio de la escuadra lusitana, atacaremos las tribus mariscadoras de las ensenadas meridionales. Luego, con el refuerzo de la civilizada gens de los irios flavios, progresaremos hacia el norte, hasta llegar a la costa de la mar Cantábrica, para someter a las tribus belicosas de los viveros, focetanos, burelos y ribafluminenses, todos ellos de reconocida bravura y que tienen a gala no bañarse nunca. Tras la conquista, habiendo en la región aguas termales en abundancia, me propongo levantar termas suficientes para el descanso de las legiones. Esta primavera empezaremos la campaña.
Vale.

tecla dijo...

No pasa nada, María, yo solo quería que lo supieras por si necesitabas arreglarlo y no te habías enterado.
Ya nos veremos.
Un abrazo.

tecla dijo...

Galicia representa la lluvia y la vida, María. Por eso es tan amada por todos.
Un abrazo.

tecla dijo...

Para Fred.
¿Mande?
Asturiaspatriaqueridasturiasdemisamores.
Quién no estuviera en Asturias,
en algunas ocasiones.

Me decían los gijonencos cuando fui allí una vez, que no les gustaba su himno porque lo cantan los borrachos de noche por las calles. Eso me decían.
Con el amor que me canto yo a mí misma me Miasturiaspatriaquerida.
Es tan dulce.
Es tan dulce que me envuelve y casi me entran ganas de llorar de emoción.

Capitán dijo...

Escucha a las Meigas querida, que en Galicia siempre la luna es llena

tecla dijo...

Gracias, mi Capitán de la Reina Mora.
Dale un abrazo muy fuerte a todo tu escuadrón.
¿Se dice escuadrón?
Otro para ti.

Fred dijo...

Querida Tecla, me dice un hada ultramarina (famosa por sus filtros de amor y de pócimas que borran el dolor de la memoria), que las meigas son seres malignos, hechiceras que procuran la desgracia de las gentes; que son las bruxas las magas bondadosas a quienes ella haría la encomienda de su suerte y de la de las almas ajenas. Así, pues, "fora as meigas, veñan as bruxas", debiéramos invocar estas noches de galerna y aquilón.
Y un detalle sin importancia: los jijonencos (con jota) son los naturales de Jijona, famosa por sus turrones; los nacidos en la ripa cantábrica, arrimados al tómbolo de la romana Gijia-hoy Gijón- se nombran gijoneses.
Un poco nás, y este blog se especialista en ciencias, artes y antropología.
A mandar.

tecla dijo...

Pues la verdad Fred, es que a la hora de escribirlo dudé porque lo de gijonenco me sonaba a turrón, pero lamentándolo muchísimo, tengo la sensación de que nunca había oído decir la palabra gijoneses. Lo siento mucho. Y pido disculpas a mis amigos de Gijón.
Ganas tengo de verlos y darles un abrazo. Misterios de la vida. Ellos fueron los primeros en oír y saber de Tonambuctú. Y ahí dejé mis huellas.
Amo las tierras asturianas y a sus habitantes y me siento muy orgullosa de tener un país tan rico como el nuestro.
Ya sabía yo que me deleitarías con alguna palabreja de Galicia cuya lengua tengo en tan alta estima.
Tengo que ir a Galicia.

AtHeNeA dijo...

Galicia ♥
Mi tierra hermana, me conquistan infinidad de lugares pero siento debilidad por la playa de las catedrales

Un abraz✴

tecla dijo...

No sé donde está la playa de las Catedrales, Athenea.
¿Me lo cuentas?

Liliana dijo...

Trato hecho!!!

=))))

Liliana dijo...

Trato hecho!!!

=))))

ñOCO Le bOLO dijo...


Bonita foto, muy de pinar gallego, para ilustrar tu canto a Galicia.
Creo que es cierto, que en Galicia todo es especial y que todo lo que dices no solo puede suceder sino que... sucede, como habelas haylas, más o menos.
Gracias por tus siempre tan elogiosos comentarios,

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

MaRía [PieL] dijo...

Hola de nuevo
como al fin he logrado solventar mis problemas con internet ya puedo comentarte con el perfil activo
te dejo un texto que aunque es de una campaña publicitaria yo me siento muy pero que muy identificada con el ,
he nacido en esta bendita tierra y soy como ella
luego te pego el link de vídeo por si no lo conoces

Lo confieso, a veces se me oscurece el alma de lluvia. Puedo incluso ponértelo difícil por las mañanas y hasta dejo que caigan las hojas arrastrando recuerdos. A veces dejo que el sol ilumine mi escenario,
que salgan a pasear los colores, que podamos sentir su calor y llenar las calles de alegría. ¿La ilusión no dura mucho, verdad? Si, soy yo, lo confieso.

Reconozco que poseo la naturaleza del recuerdo. Vivo en el rincón de tu memoria, y en realidad siento cuando creo que recuerdo. Soy lágrima cuando estás lejos. Sí, le has puesto nombre a eso. Soy yo, lo confieso.

A veces me dejo llevar tanto por mis sentimientos que soy peligrosa hasta para quien más quiero. Tengo el alma tan grande que a veces me desborda. Soy así. Me siento presa de mis propios hechizos y me escondo en noches oscuras, en puentes de piedra, en rincones perdidos. Me divierto bajando ríos de aguas caudalosas y dejo que se pierdan en el mar las esencias de mi alma, dejándolo con un sentir más mío. Soy naturaleza, pazos, pradera y musgo. Me convierto en gaviotas para verme de lejos y en piedras antiguas para sentirte cerca. Me pierdo en el bosque. Sé vivir el silencio. Lo confieso, soy yo quien maneja tus tiempos.

Mi alma tiene lugares recónditos que todavía desconozco. Tengo casas rurales que viven en el tiempo, rías que guardan tesoros, calas escondidas y estoy tan desnuda de gentío que soy sustancia para el alma de quien me visita. Sé que quien no me busca no me encuentra porque quien no me busca ya me tiene. Lo confieso, vivo en el alma de la gente.

Hago de la nostalgia mi risa y llevo dentro la alegría. Puedo parecer una contradicción pero soy así y lo confieso, soy lo contrario al ruido, un momento de sosiego. No he conseguido nunca parecerme a los demás, tampoco he querido hacerlo. Sé que no poseo más que mis propias sensaciones. No hablo el idioma de la realidad porque amo lo auténtico. Soy lentitud y calma, intimidad y sosiego. No me gusta la prisa, lo confieso.

Me gusta tanto estar sola que lo material me es inútil, en eso me he alejado de los hombres acercándome a ellos. Sé que necesito a la gente para soñarme compartida. Me sueño en caminos infinitos, guardo piedras romanas en bosques insondables. Soy murallas en el tiempo y he seguido los pasos a civilizaciones perdidas, mi piel es de hórreos, cruceiros, hermitas.

¿Sabes? Hay noches que hago fiestas con los ojos cerrados. Lo confieso, cada cierto tiempo te necesito cerca, entonces soy los caminos del mundo, la amabilidad en el viaje, la acogida de una puerta abierta, una luz en la ventana, uno más en la mesa, otra copa de vino. Mis pasos han sido lentos y dormidos. Siempre he opinado que mi virtud era sólo conocerme a mi misma. He vivido tanto la libertad en mi posibilidad de aislamiento, que a veces, casi he llegado a sentir que compartirme no era necesario. Pero hoy no. Hoy voy a dejarme ver.

Galicia, ¿me guardas el secreto?

https://www.youtube.com/watch?v=UN9ZQkoRzlM

un beso y mis disculpas

MaRía

Verónica Calvo dijo...

Ah, Galicia... ¿Cómo no inspirarse con su magia?


Bellas palabras para una tierra llena de fuerza

Eme dijo...

Estos días he estado muy liada viajando a causa de mi trabajo. Liada y con poco tiempo para leer.... Y eso ha llevado a que casi me pierda esta maravilla tuya, Tecla, toda una oda a Galicia, un lugar casi mágico que reflejas en un texto extraordinariamente evocador y lleno de ensueño.
Tienes un talento arrollador.
Besos.

Magdeli Valdés dijo...

Bueno
que tremendo texto creastes querida amiga
me sabe a más...es que yo que soy brujilda del sur del mundo
me apasiona eso de las magas de bosques y demás kukules ,como le dicen mis ancestros por aquí...
tal como estamos por el mundo
pocos lugares están quedando para seguir abogando a la imaginación y despertar el poder de su magia para que ellas subsistan en beneficio de la Tierra y de paso de todos nosotros...

hermoso corro de pensamientos y sentires
me gustó mucho leer los comentarios
de seguro aprendí mas
y de eso se trata esto...de siempre estar vivaces
para despertar el don...

besos a mil!