domingo, 7 de septiembre de 2014

Murió Candela



Murió Candela
La del vestido blanco de volantes y encajes
con sus claveles rojos y su perfume atormentado.
Hija de la campiña.
Fuego devorador.
Murió

Murió de tanta vida
y tanto amar
de tanto de todo, tanto,
murió Candela,
y sus amantes
la lloraban a escondidas por las calles antiguas  con sus esquinas rotas.
Copas de manzanilla
dormitaban ociosas sobre el mostrador,
abrasando gargantas,
intentando olvidar lo inolvidable.

Yo te lloré Candela por esos arrabales
Candelaria
Por tus noches de fuego y luego de tortura
Que no hay nada en la vida que la vida perdone, nada, Candela,
NADA.
Te fuiste
para volver con los pies por delante.
Hoy te lloro, Candela mía
Hoy te lloro.
Lloro tus pies mojados.
Tu locura.
Qué otra cosa mejor puede hacerse en la vida
sino estar locos.


jueves, 28 de agosto de 2014



Inquietante Beatriz
Baila, baila, baila
No pares de bailar y miéntele a los montes, a las calles, a la vida,
que yo te observaré 
debajo de tu falda
hasta encontrar el camino que tus pasos me aconsejen
Gira y gira
hacia donde la música te lleve, y los pinceles, ay
tus pasos de colores.

La paleta donde buscas
-¿Qué buscas removiendo pigmentos?
¿Qué demonio escondido que vivir no te deja?
Baila, baila, Beatriz
esa danza del vientre que desprende el aroma de tu vida recóndita
y tus pasos oscuros
dolientes.
Beatriz
Ay, de tus pasos.


Imágenes: Mujeres que nos miran de Beatriz Rodriguez Hornero


domingo, 29 de junio de 2014

Y solo miro



Caen los días, 
se me desparraman como perlas que rebotan en las escaleras del Gran teatro del Liceo de Barcelona.
Repicando los suelos de mármol que en cierta ocasión pisaran las damas principales.
Así se me rebotan a mi los días, como perlas marfileñas que adornaran mi cuello y luego se fueran volando
Los veo saltar. Me refiero a los días
Juegan con la vida cual mariposas que huyen espantadas y luego vuelven.
Y es que hay días en que los días se me espantan
Luego después vuelven a mi. Alegres, amantes y como arrepentidos por haberme negado la dicha
Tiempo huido
Tiempo reencontrado
Tiempo que viene y va veloz como rayo de tormenta.
Yo los miro pasar. Me refiero a los días.
Futuro que ya es pasado
Pasado que en un momento fue futuro y ya no es.
¿Qué es el tiempo?
¿Qué son los días y las horas?
Me quedo  atónita
y solo miro.
Corre la vida cual manantial que pretende devorarme
y no hago nada
Los días me salpican como gotas de agua  que brotan en las fuentes del Montjuit
Y me bañan
Me acarician
Me conmueven, me sacian, me descolocan, me confunden con su velocidad extrema.
Estoy aquí amigos.
Estoy aquí y solo miro.
Me siento enamorada de la vida y es por eso que tanto la contemplo.
Quieta, muda, y como encandilada.

29-06-2014
Pintura: S. Melgarexo





domingo, 22 de junio de 2014

Vida de mis entrañas




Nunca me alejaré de ti, niño de mi sangre
porque tu vida no es que sea mi vida
es más, 
mucho más que mi vida. 
Vida mía.
Vida de  mis entrañas.
Es más que la Tierra y el cielo, más que el Sol, más que el mundo desde que el mundo es mundo.
Tu eres el Verbo.
Tu eres Todo lo que Es.
Todo cuanto Es
Todo cuanto existe, todo cuanto goza, todo cuanto pena
Flor de canela y miel.
Tu las uvas de los pámpanos
La risa de mis ojos
Mi despertar,
mi melodía.
El mundo entero.


Imagen: Óleo sobre tabla de Monserrat Gudiol