domingo, 19 de febrero de 2017

Las horas



– Mujer: ¿Sabes ya qué hora es?
–Mis horas son tus horas. Cuéntalas.
–Yo no entiendo de horas.
–Yo tampoco entiendo a las horas. Son tan largas.
……Y tan cortas.

Llueve el silencio sobre la madrugada,
los espejos están llorando.

–Y tú,
¿qué quieres decirme tu?
–Nada.
Veo el tiempo pasar
y pienso.

Dame de beber,
el agua me sabe a zumo de limón.


Quiero besar tus ojos


Pintura de Michel Ranschers

martes, 14 de febrero de 2017

El tren de lejanías


–Hay silencios que muerden.
–Y hay silencios que abrasan
–Silencios como muros de piedra y adobe.
–Silencios que valen más que  mil palabras.

–Silencios escondidos en la noche……………

……….–Cuando llegó el tren de lejanías a la estación de Alcázar de S. Juan,
para la máquina.
Desciende una viajera.
Atraídos como un imán
corren los dos,
uno hacia el otro
como almas que se estuvieran esperando desde el principio de los siglos.
Y se abrazan desesperadamente
uniendo  contra sí sus bocas y sus cuerpos.
…………………………….

–Hay silencios que brillan como soles.
–Silencios oscuros como boca de lobo.

–El silencio de la Muerte.
–El silencio palpitante de la Vida


¿Te quieres callar?

Imagen de Marc Chagal

martes, 7 de febrero de 2017

DULCE GALICIA




Hoy quiero ir a Galicia, María
Que me han dicho que a Galicia la cuidan las meigas y que por eso nunca le falta el agua
ni el milagro
Que allí los pájaros vuelan con las alas mojadas, y que cantan con trinos diferentes músicas antiguas que las meigas compusieron para ellos.

––¿Tu oyes a las meigas, María?
Si parece que entonan cantos de sirenas. ¿No las oyes?

––No escuches los cantos de Sirena, Tecla, mira que pueden ser producto de tu imaginación..

––Me han dicho que en Galicia, la luna sale cada noche.
Todas las noches.
Sin cuartos crecientes ni cuartos menguantes.
La luna entera siempre
Y desparrama el agua sobre ángeles escondidos en la bruma de bosques encantados.

––No escuches los cantos de sirena Tecla. No.

––Dicen, María, que en Galicia,
los peces nacen con las escamas de colores,
y un pez blanco y otro negro cogidos de la mano, pasean juntos por todas las orillas de las Rías

 ––Dicen, María, que en Galicia,
las meigas hablan con la lengua de otros mundos.
Y que unos pies descalzos pasean las noches por la arena buscando caracolas para sentir la música perdida en la lejanía de los tiempos.

––Qué me estás diciendo Tecla.
––Como lo oyes. Llévame a Galicia.

––Que dicen que me han dicho que sí,
que la lluvia no viene del cielo que nace de los árboles y aunque se desplome un sol de justicia, las gotas de agua se derraman en la tierra como diamantes que se hubieran escapado de la mar.


-->
Dulce Galicia de mis amadas tierras tan lejos para mi.
Cuanto te añoro.


miércoles, 1 de febrero de 2017

El cántaro y la Luna

         

Asomada a la puerta de  su casa, la luna le dijo al cántaro:
––Dame de beber

Le contestó el cántaro :
        ––Estás demasiado alta para mí. No puedo alcanzarte.
        ––Muero de sed.
El sol me abrasa.

        ––Si subiera hasta ti, me rompería en mil pedazos.
        ––Llenaré tu panza de plata, acariciaré tu barro gastado,
y te llevaré en volandas a través del viento en busca de las fuentes cristalinas.
Pero sube. Dame de beber.

        –– No puedo; me romperé en el aire.

        ––Iluminaré tus noches oscuras,
alumbraré el camino de la lluvia,
te llevaré en mis  brazos, 
y adornaré tu cuello de nardos,
pero no me dejes abrasar en este fuego.

Entonces,
le contestó el cántaro a  la luna:
––Baja tu,
y ven conmigo,
que mi casa huele a pámpanos y a higueras,
huele a primos hermanos,
y a infancia que juega;
mi casa huele a fuentes luminosas rociadas de manzanas
y a huerto cultivado con mis manos;

        ––Ven conmigo luna, 
a mi cuerpo de barro
y bebe codiciosa el agua de mi vientre.

                                                                            Pintura de S. Melgarexo
-->

viernes, 27 de enero de 2017

Reflexiones en el tocador

-No se qué ponerme
-Ponte tu piel
-Pero qué me dices. Pensarán que voy desnuda.
-Hay muchas señoras que se visten de pieles y nadie dice que vayan desnudas.

-No me digas eso
-Qué quieres que te diga
- Nada. No me digas nada.
-Sueña con el niño  aquel que duerme en un rosal sin espinas.
- Qué niño tan bonito. Parece un cascabel.


-Me dejas sin aliento.


-No sé qué ponerme
-No te pongas nada.
-Entonces qué hago ¿ir desnuda?.
-Ponte tu piel
-Si ya la llevo puesta
-Pues ya estás
-No, no estoy
-Pregúntale a tu alter ego, a ver si te da alguna idea.
-Eso estoy haciendo
- ¿Yo soy tu alter ego?. A mí me llamas Alter Ego?
-Sí
-Yo no soy tu Alter Ego.
-Ya me dirás,  con quién estoy hablando.
-Sola.

--> Estás hablando sola.
-¿¿¿¿¿¿¿¿Yooooooo????
-Como lo oyes, estás hablando sola.



richard-miller-reflexiones-en-el-tocador-

sábado, 21 de enero de 2017

Poema sonámbulo

Cinco heridas
me nacieron esta  noche.
Cinco rosas antiguas, cinco mariposas al alba.

–¿Adónde vas, Mejorana?
–¿Qué adónde voy?
No lo sé,
me estoy muriendo, y no lo sabe nadie.

Me apoyo en tu regazo sintiéndome pequeña en tu grandeza,
abrasa tu aliento,
y las yemas de tus dedos
 escapan de ti en un afán urgente de alcanzar el destino largamente soñado.

Se me acabó la noche por las afueras de Tonambuctú.

Y he perdido la luna.

Y este desmayo mío ante el perfume que me embriaga.

–¿Adónde vas Mejorana?



–¿Que adónde voy?

Imagen de José Royo