miércoles, 7 de diciembre de 2011

Piedras en el olivar




Yo venero a las piedras que me habitan
entre olivares milenarios

Venero a las piedras que trasnocharon siglos
y mañanas.
Que levantaron muros y castillos

Me pregunto
sobre cual de ellas sirvió a la catapulta
para ganar fronteras.

Si alguna alguna vez mató a un soldado 
       y luego se hizo templo
mansión 
               o calle transitada
pisoteada por unos y por otros
o adorada en el Arte de las Catedrales.


Cuanto tiempo lleva sin moverse del lugar donde la miro
o va rodando caminos miserables
para luego caer en el olvido
me pregunto.

Yo venero a las piedras
que se acurrucan en los cauces para sentirse cubiertas por el río
y estar siempre mojadas.

El siempre de las piedras
no es igual que mi siempre.
El siempre de la piedra es para siempre,
mi siempre
              no es Nada
                           en el infinito espacio de los siglos.



                                                                                                        Imagen: S. Melgarexo

35 comentarios:

virgi dijo...

Pones en hermosas palabras pensamientos que acuden a nuestra mente. ¿Cuántas veces me he planteado algo parecido? Esas piedras milenarias, que están y estarán, mientras pasamos a su lado creyendo que somos más de lo que somos.
Besos, Tecla, me gustó mucho.

tecla dijo...

Amo profundamente la magia de las piedras, Virgi. Tanto tiempo como llevan en el mundo me fascina y no puedo dejar de contemplarlas.
Seguro que ellas saben, Virgi. Tu y yo también lo sabemos.

Pat dijo...

la verdad, es que he leído muy poca poesía en mi vida, pero estáis consiguiendo que me guste porque la vuestra la entiendo, y cuando no, la siento, ¡y me gusta!
haces que las piedras tengan alma, y voz, y cosas que decir.

un abrazo :)

chau

elisa...lichazul dijo...

es que las piedras son testigo de todos y cada uno de nuestros pasos humanos

preciosa oda Tecla, el siempre de ellas nunca es ni será como el de nosotros, ellas sí lo saben

aplausos !!

besitos y luz

La Zarzamora dijo...

Esas piedras como vestigios de lo labrado, de murallas y fronteras, de barreras impuestas y al mismo tiempo insignificantes, y nada.
Pequeñas y humildes, de un camino que se va haciendo, lento y paulatinamente hacia el interior de uno mismo.

También me gustan las piedras de los ríos, la piedra pequeña como tú, que diría el poeta.
Besos, preciosa.

JValentina dijo...

Si, cuanto tiempo sin moverse ,nosotros no lo notamos ..pero el tiempo también cuenta para ellas..
El siempre de la piedra es para siempre !!!..mi siempre no es nada..solo sentimientos en el espacio...!!!
Un poema muy bello, me ha gustado como describes el paso del tiempo..
Un abrazo

JOAQUIN DOLDAN dijo...

un lugar lleno de paz

De cenizas dijo...

Así es mi vida,
piedra,
como tú; como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centellas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra de una Lonja,
ni piedra de una Audiencia,
ni piedra de un Palacio,
ni piedra de una Iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que, tal vez, estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera ...


(León Felipe)


¡Qué bien escribes, Tecla! Un Lujo leerte.


besos

ana dijo...

Y mí que me suena esa foto...precioso poema, preciosa foto como un retrato de nuestra tierra.

Pluma Roja dijo...

"mi siempre
no es Nada
en el infinito espacio de los siglos."

Bello, especialmente bello ese cierre que encierra tanta sabiduría.

Besos querida Tecla.

Dyhego dijo...

Las piedras son tan frágiles y tan duras que causan admiración.
Saludos.

Sarco Lange dijo...

El que esté libre de pecado que lance el primer poema.

Hoy he aprendido algo nuevo. Gracias.

Bss.

TORO SALVAJE dijo...

Es alucinante.
El otro día escribí un poema, corto y no tan bueno como el tuyo, sobre piedras y humanos.
El sentido es el mismo.

Besos.

Winnie0 dijo...

Hso poema para algo tan importante....Me encantó Tecla Un beso

MORGANA dijo...

¿Sabes Tecla?Hay un sitio donde paso mis vacaciones que está lleno de piedras enormes y le llamo mi sitio de meditar.Ni te imaginas la paz que me aportan esas enormes piedras.
El poema ,maravilloso.
Besos de luz.

Humberto Dib dijo...

Las piedras encierran grandes secretos, eso ya las hace mágicas...
Un beso.
HD

senses and nonsenses dijo...

si las piedras hablasen...

una piedra, no, pero todos somos un granito de arena en el camino.

un abrazo.

Luis G. dijo...

Me encanta, Tecla. Las piedras, las rocas... son la magia de la naturaleza, arte, sinfonía, sostén...

Saludos,

Luis.

MarianGardi dijo...

Querida amiga, muy bonitos versos, me gustaron mucho.
Las piedras son símbolo de las personas. Los masones dicen que tenemos que trabajar y pulir nuestra rustica piedra hasta convertirla en un brillante.
Un abrazo rodeado de besos querida amiga

Liliana G. dijo...

Hay magia en las piedras, llevan el secreto de los siglos y las voces de los vientos... Y aunque no comulguen con nuestros tiempos, también ellas terminarán siendo polvo mezclándose con el nuestro.

Un poema bellísimo, sentido y mineral, un poema que eleva a la naturaleza su gran homenaje.

Besotes, Tecla.

SANTIAGO LIBERAL dijo...

mi siempre no es nada. Perfecto, mi más sincera felicitación.
Un placer leerte y saludarte

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Es precioso todo eso de lo que hablas. A mí me encanta pasar la mano por los edificios de piedra de mi ciudad: El convento de las Domínicas, La Fortaleza de la Mota, etc. y para colmo, me traes esos olivares tan tuyos y míos, aunque en mi caso no poseo ninguno. Ha sido un placer leer esta entrada y muchas gracias por tus palabras.
Besicos muchos.

Anouna dijo...

Lo dices de una forma, que sin haber visto esas piedras, sin haberlas habitado, una siente una reverente adoración al paso de los tiempos, su historia, sus circunstancias...

Y siendo mayor que las piedras, esa esencia que te pertenece pienso, si acaso esas piedras no olvidarán tus huellas y un día, no sé cuándo, ellas hagan un poema igual de bello para ti.

Tu profundidad no tiene límites, tu cercanía es inmensa, es un lugar amplio y bello donde caer agradecida.

Abrazo inmenso, tu poesía es grandiosa.

Anouna

Amor Eterno dijo...

"Si alguna alguna vez mató a un soldado
y luego se hizo templo"


se debe sentir
un poco avergonzada
o quizás condenada


Saludos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Las piedras saben mucho, muchísimo. Si hablaran, nos dejarían maravillados.
Pero las piedras también esconden oscuras pesadillas.
Aparentemente inertes, pueden llegar a herir con su quietud falsa.

No me hagas mucho caso, querida Tecla, es que tengo una relación muy extraña con las piedras, de amor-odio. De amor, cuando voy de viaje y las contemplo. De odio, por haber vivido durante muchos años en una ciudad de piedra.

Tu poema es luminoso, como todos los tuyos. Cuando te has referido a los olivares, me vino aquel verso de Federico que se iniciaba con "Por el olivar...". Pero en tu poema no hay gitanos, ni muerte, ni hambre.
Tu poema canta a la piedra milenaria que atesora siglos en las ciudades o a la piedra libre que se funde con la naturaleza.

Un abrazo bien grandote.

América dijo...

Mi querida poeta el siempre de ellas no es el de nosotros,desvelamos los misterios de la vida,la existencia casi infinita que transita generación tras generación...Tu vas detrás de los detalles de la historia, aquella que nos puede pasar inadvertida.
Besos guapa.

Alma Mateos Taborda dijo...

Brillante poema con un final impecable, para memorizarlo. Te aplaudo genial poema. Un abrazo

XuanRata dijo...

Piedras donde el tiempo pule su filo.

Te leo y se me hacen cortos tus poemas.

Un abrazo.

Pat dijo...

Pasé sólo a verte :)

besitos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Infinito espacio de siglos, donde la tierra sigue dando alimento.


Saludos y feliz fin de semana.

pe-jota dijo...

La memoria de las piedras, ya nos interrogamos sobre el hecho de que estas pudieran hablar.

Meulen dijo...

Me sentí piedra amiga
y de verdad lo digo...

piedra taladrada y sumergida

piedra volcánica también ...que aprendí a develar desde los temores
desde el avivo superior para sobrevivir...

y en su polvo esencial a los siglos de los siglos
seguir viviendo!!

me ha encantado tu palabra vívida!

mi abrazo!

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Importante las piedras, son tan naturales, que quizás por eso mismo nos causen esa relativa sorpresa, al fin y al cabo, son historia, nos cuentan cosas, nos hacen pensar, nos acompañan.

Saludos de J.M. Ojeda.
Buena semana.

Guillermo dijo...

Me pregunto a qué llamarán piedras las piedras, para maravillarse ante la perdurabilidad de lo inanimado.

Ya vuelvo, Tecla. Un besito.

unsilencioquenocalla dijo...

¿Y cuántos cantos de cigarras habrán memorizado esas piedras?
Estoy feliz de leerte nuevamente. Ya mi año escolar acaba. Los alumnos se han ido de vacaciones y sólo resta algo de trabajo administrativo. Estoy comenzando a tener tiempo para mí.