jueves, 26 de octubre de 2017

Si yo te bebiera


Si yo te bebiera niño mío
Si yo te bebiera,  ¿Eh?
me volvería agua
y brotaría por todas las fuentes de la vida
si yo te bebiera.
Niño mío.

Si yo me bebiera tus pestañas
y tu gloria de luna
niño mío,
qué atardecer dorado turbaría mi vista
y tus ojos,
mi niño
qué despertar tan dulce el de mi siesta.
Caricia de mis sueños
y de mis tempestades
niño mío.

Me miraría sola en los charcos
y te buscaría
¿Dónde se ha ido mi niño? ¿Dónde se ha ido mi niño?

-Se lo ha llevado el tiempo, señora.
El tiempo se lo llevó. 



Pintura de Cecile Beilhan

36 comentarios:

  1. Mucha ternura en tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las tuyas, belleza, Rafael.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué tiernos y melodiosos versos, querida amiga, hermosa nana... Y ese tiempo inexorable que todo se lo lleva, que todo cambia o transforma…

    La pintura muy bonita… Un placer visitarte y deleitarse con esas letras y pinturas que nos dejas siempre...

    Bsoss enormes con cariño, mi preciosa tecla, y muy feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ginebra por lo bien que te portas conmigo.
      Yo también me deleito mucho con tus imágenes.
      Tengo dificultades a la hora de comentarte que no encuentro el sitio.
      Mil besos.

      Eliminar
  3. Qué preciosa nana-poema Tecla. Felicidades.
    La pintura es un encanto, muchas gracias por compartirla.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nani.
      ¿Eres Nani? ¿Eres mi Nani?
      Muchos besicos.

      Eliminar
    2. Me he dado cuenta de que tenías el nombre oculto.

      Eliminar
  4. Tecla:
    esperos que la ausencia del niño sea sólo metafórica. ¡Es tan triste la desaparición de un niño!
    Ojalá regrese ese niño que todos fuimos alguna vez y sepamos sean tan abiertos y tan sinceros.
    Salu2 y gracias por el poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, Dyhego.
      Solo que a nuestros niños tan tiernos, tan dulces y tan acariciadores, con el paso del tiempo se transforman y ya no son los mismos, aunque nosotros los padres tengamos guardada su infancia en nuestro corazón.
      Eso vale también para los profesores.
      Un beso, Dyhego.

      Eliminar
  5. Hola amiguca linda!
    Creo que ya estoy de vuelta
    "Si yo te bebiera,niño mio..."Sólo el título ya me dice cómo va a ser la obra.Es algo que miro mucho.
    QUé ternura de versos,que ejemplo de composición!Las nanas siempre me han gustado.Ahora ,igual que de pequeña,porque la niña que vive en nosotras aún está,pequeñita,pero está.
    Precioso,amiguca!
    Espero poder un día hacer una nana sólo cercana a la belleza de la tuya
    Besucos

    *La imagen ,una caricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes claro que la puedes hacer, amiguca. Faltaría más. Solo tienes que dejarte llevar por tu sentimiento y amor.
      Y ya está.

      Eliminar
  6. La ternura se hace ovillo florido en tu corazón
    por cierto que si
    hacerse niño, volver a renacer...
    o vivir esa plenitud que acaricia el ser desde nuestro más sensible,
    puro y único aliento que sigue estando incólume , vibrando en nosotras
    y ese sentir profundo es el que a veces aflora
    y se hace verso como estos tuyos
    grandiosos por su talanate
    belleza por su esplendor en su contenido....

    Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haciendo comentarios eres única Magdeli. Parece que te bebas los versos y luego sueltes tus sentimientos como si tuvieras la boca llena de agua.
      Me encantan tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. los hijos siempre serán nuestros niños
    así tengan 40 jejeje

    hermosa nana Tecla
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre llevaremos su infancia en nuestro corazón, Lichazul
      Dicen que nuestra patria es nuestra infancia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Ayyyyyyy, los dos últimos versos me han matado.

    Ufffffffffffffffffff

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para menos, Toro, Que los hijos se nos hagan mayores es un trago que los padres tenemos que superar.
      El síndrome del nido vacío, dicen.

      Eliminar
  9. El tiempo, ese infatigable secuestrador de niños.
    Una preciosidad, Tecla.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macondo. Algún día nos veremos por Zaragoza.
      Digo.
      Suelo ir de vez en cuando.

      Eliminar
  10. Indudablemente el tiempo se los lleva...

    Muy triste, pero tierno.

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  11. Se disfruta diciéndole cositas a nuestro niño, Liliana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Verdad que el agua se evapora sin más,Aunque la ternura perdura enroscada en el alma.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Abrazo también para ti, María del Rosario.

    ResponderEliminar
  14. Qué ternura en tus letras, y esa pintura que nos muestras.

    Bellísimo todo para disfrutar del arte que emana en cada poro de esta entrada.

    Un placer estar en tu precioso rincón, querida tecla.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, María, eres una estrella que brilla con luz propia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Tecla.. Perdona la tardanza, pero los fines de semana para mi desaparecen los viernes hasta los lunes..
    La infancia y los niños siempre nos abren los poros de la ternura, un poema precioso lleno de sensibilidad y ternura..
    Cécile Veilhan la pintora de la maternidad, muy armoniosa y colorista, un poco "naif".. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has tardado, Llorenç. Creo que todos andamos demasiado ocupados entre unas cosas y otras.
      La vida es corta y hay que aprovecharla.
      De acuerdo con lo que me dices Cécile Beilhan, pero aún así me gusta mucho y la suelo utilizar con frecuencia.
      Un abrazo, Llorens.

      Eliminar
  17. Me guardo tu texto para leerlo cuando asome la nostalgia, cuando quiera declamar amor o recordar los ojos limpios y abiertos de Zé. Felicidades, Tecla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OOOOhhhh, Ana Mª, como me gustaría poder abrazar a tu Zé antes de que se lo lleve el tiempo.
      Un abrazo grande, grande.

      Eliminar
  18. Ayssss que mis mellizos acaban de cumplir catorce...
    Ese final estremece.

    Besos,bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, Carmen. Los hijos siempre nos dan alegrías y buenos ratos. Aunque a veces,con el paso del tiempo nos tenemos que ir a buscarlos a los los espejos de los charcos de la lluvia hasta que conseguimos encontrarlos.
      Y los encontramos.
      Yo tengo gemelas.

      Eliminar
  19. El tiempo nos llevó a todos, tecla.
    Para una madre, qué orgullo mezclado de nostalgia.
    Te has vaciado. Traspasa.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te traspaso, mi queridísima Verónica.
      Un abrazo y gracias por todo.

      Eliminar
  20. Oh, sí, el tiempo se los lleva, Soco, como beberse ahora un tipo con barba y 1.90. O sorber unas pestañas con rimel, largas y espesa, en esos ojos azules que están a punto de cumplir 39 años.

    Cuando mis mellizos me dicen, ante alguna de mis preocupaciones, "mamá, que ya somos mayores" yo les digo, "esos es lo que vosotros os creeis"

    Si yo te bebiera, niño mío... Muy hermoso y tierno, Soco.

    Un abrazo, poeta

    ResponderEliminar