sábado, 19 de noviembre de 2016

Las campanas de la Catedral



¡¡Tam tam!!, ¡¡Tam tam!!
 tocan con fuerza las campanas de la catedral
–Habla Palabra
–¿Y qué quieres que  diga?
Silencio, calla.  
Silencioooooo

Tam tam dijeron las campanas y crujieron
los goznes de las puertas 
de la Catedral.

–Habla Palabra, 
y la palabra habló.  
La catedral vacía
y Dios  escondido en los secretos de la luna.

Callaron las campanas
Ya solo se oyen voces, voces, voces….
Voces por todas partes.

Y todas son mentira.


Mientras las madres antiguas, solitarias, encienden de nuevo las velas para no morir de oscuridad.


Imagen: Noche estrellada de vincent van gogh

26 comentarios:

Alfred dijo...

Esas mentiras mejor que queden en la oscuridad.
Un saludo.

Tracy dijo...

Homenaje merecido y necesario a las familias congeladas por la pobreza energética.
Me uno a él.

Rafael dijo...

El sonido de las campanas dice tantas cosas...
Un abrazo.

Minimal dijo...

Las campanas tocaban de júbilo porque Dios estaba con la Luna.

Un beso Tecla.

la MaLquEridA dijo...

Las madres antiguas han quedado mudas ante tanto dolor que hay en el mundo. No se acaba.


Un beso preciosa

la MaLquEridA dijo...

Ahora mismo son las 8.58 pm. todavía es temprano para dormir.
Ten un bonito domingo.

Gracias, gracias, gracias mil.


Un abrazo fuertote

Winnie0 dijo...

Las luces para que resplandezca la verdad y la palabra sincera...Un abrazo Tecla

De barro y luz dijo...

La sordera de dios:
Las mentiras hacen llorar silencios de bronce a las campanas...

Precioso y duro poema.


Bss

llorenç Gimenez dijo...

Hola Tecla.. Que buena, la imagen el cuadro de Van Gogh, con el sonido de fondo de las campanas de la catedral..
Un abrazo..

Dyhego dijo...

El sonido de las campanas tiene una magia especial. Es como si hubiera una lluvia de sonidos. Cada sonido se esparce y crece donde puede. A veces, esos tañidos de campana son mejores que las voces humanas.
Salu2 campaniles.

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Bom dia, Maravilhosa pintura do Van Gogh, só podia ser.
Boa semana,
AG

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Suena a leyenda de las que nos contaban de pequeñas. Lástima que toda siga ocurriendo y apenas hayan cambiado las cosas importantes.
Besicos muchos.

María dijo...

Las madres antiguas ! aaayyyy mi cielo, no sabes tú bien la de madres "supuestamente modernas" se abrazan al crucifijo aunque al salir olviden la cabeza en una esquina, incluso el corazón ; )

Las campanas de la catedral te han servido de disculpa para dibujar una imagen absolutamente preciosa aunque rota! ... como si en su sonido hubiera algo tétrico ... oscuro y sórdido .. sea como sea .. la música de tu tañido ha sonado a música celestial, exista o no el cielo que eso es otro tema muy complicado de debatir ahora mismo jajaja


Un beso inmeeeenso como tu arte, mi querida TECLA/SOCO!

Verónica Calvo dijo...

Ni aunque se presentaran los dioses ante todos escucharíamos.
Deben tañir esas campanas de la catedral; al menos sobrecogen.
Buen poema, tecla.

XuanRata dijo...

Es triste que cada vez sea más difícil entenderse con palabras. Como no sean las de un poema que resuene en lo más hondo, igual que si cayeran en un pozo y todo el tiempo que tardan en caer es el tiempo que dedicamos a escuchar verdaderamente.

Gracias una vez más. Qué poema tan poderoso, como las pinturas del bueno de Vincent.

Tesa Medina dijo...

El final del poema me enamora, Tecla. Tiene mucha fuerza.

Imagino esa Catedral imponente y vacía, el eco del último toque de campanas en el aire. Las velas en hileras temblonas iluminando las caras cansadas, esperanzadas y tiernas de esas madres antiguas.

Que hermosa esa Noche estrellada de Van Gogh, la he utilizado en algunos de mis fotomontajes. Me encanta.

A mi me da que soy una mujer moderna, pero una madre antigua. No quiero morir de oscuridad.

Muchos besos, poeta.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Cuando repican hablan verdades.
Abrazo

Kasioles dijo...

Me ha encantado volver a ver ese cuadro, lo reconocí al momento.
Seguro que esas madres antiguas siguen buscando, en ese cielo estrellado, la luz que necesitan y esas palabras que encierren verdades y no mentiras.
Gracias por tu cariño y visita.
Te dejo un fuerte abrazo.
kasioles

maría del rosario Alessandrini dijo...

Querida Tecla, a mí también me gustan las mañanas, saludo al sol y me detengo en el parque a tomas Mate, y los pájaros rondan comiéndose la comida de mis mascotas que amo, yo vivo apartada del centro de la ciudad. Este poema pertenece a una de mis musas que está muy enojada con la naturaleza, y también conmigo. Eres un sol amiga, gracias.
Abrazo

ñOCO Le bOLO dijo...


Bueno... quisiera entenderlo, aunque el poema me suene bien.
Las campanas suenan bien, si no estás demasiado cerca y el campanero sabe 'tocarlas'
El cuadro parece encajar con el sonido de las campanas mientras esas madres antiguas,, por mucho que enciendan las velas, están destinadas a no ser comprendidas.

un abrazo

· LMA · & · CR ·

Tesa Medina dijo...

Una mujer murió porque una compañía muy grande y poderosa le cortó la luz. Hacía mucho frío y a las seis de la tarde la noche se colaba por la ventana.

Encendió una vela porque no quería morir de pena en la oscuridad.

Mientras soñaba que llegaba el verano o que le tocaba la lotería de Navidad y podía pagar al fin sus recibos de la luz... La vela prendió una gran hoguera y ella ya no se despertó.

Las campanas tocan, tam, tam, tam y las estrellas ajenas a los dramas de ahi abajo siguen brillando.

Ya ves tecla, dos historias tan diferentes me sugiere tu poema.

Muchos besos, poeta.

Magdeli Valdés dijo...

Que tremendo eso
que madres mueran así...cual sería la real semilla que regaron en el corazón de sus hijos para luego
estar abandonadas...o es que el duro mármol de un corazón
por mas que se le haya dado fuego
nunca se pudo ablandar o entibiar siquiera?

De dolores ando hoy mi querida Tecla, la vida es así
ojalá que las velas que se me han apagado
si hayan encontrado el camino
a esa otro a luz donde ya no hay dolor , ni oscuridad....

Demian dijo...

Cuando suenan las campanas suenan por todos en realidad. Hermoso...

virgi dijo...

Crecí junto a una hermosa iglesia y las campanas siempre me suenan bien. Me traen vívidos recuerdos y sensaciones de infancia, pueblo, juegos...
Muchos besos, querida Soco.

MaRía dijo...

Antes de que la campana taña
Un perro aúlla
Antes de que quede el silencio
El llanto muerde el silencio
Con un grito insondable


_____

Mil disculpas Tecla, se me había pasado este poema

Besos grandes

chusa dijo...

el sonido de las campanas estremece, las palabras ya no llegan a nadie y solo las viejas mujeres se empeñan en prolongar sus antiguos ritos, alumbrando la noche oscura,
me parece ver a mi madre...
y me ha encantado tu pensamiento en versos sonoros
besos, poeta