viernes, 15 de marzo de 2013




No quiero ser piedra de mármol  que se luce en los parques partida en pedazos a base de barrenos.
Cincelada.
Taladrada.
Torturada a golpe de martillo y buril para dar placer a los hombres.

Tampoco quiero ser piedra de fachada en cuyas esquinas se orinan los perros.
Ni ser piedra cubierta de asfalto y no poder sentir las plantas de los pies que me caminan.

Quiero ser piedra de montaña y camino
de riscos
de ladera.

Piedra de peñas y cabrales.
Madriguera donde acuden las liebres
cuando son perseguidas de pólvora y cañón.

Vientre donde se esconden los amantes furtivos.
Grieta de la Tierra
Canto rodado que acaricia el agua viajera de los ríos.
O piedra que cabe en una mano, en un bolsillo,
en tu mirada, en tus ojos.


Fotografía: Diego Redondo Crespo

68 comentarios:

  1. Tecla, tu relato es precioso. Posee el cálido amor de quien se preocupa de ser como la Naturaleza le ha hecho. A la vez, su instinto de protección, atención igualdad, sin artificialidad aumenta la inmensa belleza de su adaptación a todos los medios que aumentan su delicado esplendor.
    Mi más sincera felicitación.

    Un fuerte abrazo, querida Tecla.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Antonio. Tus comentarios me son de gran utilidad.

    ResponderEliminar
  3. precioso poema Socorro, hacerse piedra es una forma de perpetuarse y de estar presente en los tiempos de los vivos

    besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. ...y por éso Dios te hizo mujer...

    Saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  5. Siempre me asombras con tu inspiración. Es sencilla, tomada de las cosas primeras, en este caso la piedra, la piedra humilde de los caminos y montañas.
    Aquí te ha dado un poema muy hermoso, querida Tecla. Y eres esa piedra que cabe en mi mirada, en mis ojos y, sobre todo, en mi corazón. Porque, quizá, más que piedra eres aire, brisa suave que penetra y se queda para siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Precioso poema, Tecla, "madriguera donde acuden las liebres", valiosa y acogedora piedra..., me encantó

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El que esté libre de pecado que lance el primer poema.

    Tecla...

    ResponderEliminar
  8. Ay! Esto tiene una gran fuerza. Soy testigo de como la piedra fría y dura, fue mostrando su alma, su rebeldía, su autodefinición, hasta su ideal de existencia. Estupendo!!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Que voy a decir después de todo lo que se ha dicho, que me encanta por su sencillez de pensamiento y al mismo tiempo, por tu gran inteligencia y sensibilidad a la hora de plasmar los trazos de tu escritura, hermana.

    ResponderEliminar
  10. Oye amiga
    que cosa mas sentida este poema...me encantó como pocos ...
    siento esa fuerza telúrica de la Madre Tierra , desde su simiente que todo lo funde y lo sustenta...
    y en donde al fin somos...
    eslabón a eslabón forjando este suelo que se rehace día a día y del cual al fin seremos pues de allí venimos...

    toda mi admiración!

    ResponderEliminar
  11. Tengo una prenda de invierno en uno de cuyos bolsillos guardo un canto rodado que recogí hace años en alguna playa. Cada vez que me la pongo y meto la mano y toco la piedra me alegro íntimamente, con una de esas alegrías tontas que no se cuentan a nadie y que tanto se parece a la tranquila emoción que produce, por ejemplo, leer este poema.

    Besos, Tecla.

    ResponderEliminar
  12. Tecla:
    Me ha gustado especialmente.
    Salu2 pétreos.

    ResponderEliminar
  13. Un canto rodoado suave, que pueda refugiarse en tu regazo...

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Las piedras y sus milenarias historias tiene el poder de cautivarnos. Yo tengo piedras de un río de Galicia, un trozo de mármol de Estremoz, un adoquín de Portugal, otro de Madira, arena se Senegal...
    ¡ay, mi Tecla!
    Te abrazo, cielo, mucho.

    ResponderEliminar
  15. Las piedras y sus milenarias historias tiene el poder de cautivarnos. Yo tengo piedras de un río de Galicia, un trozo de mármol de Estremoz, un adoquín de Portugal, otro de Madira, arena se Senegal...
    ¡ay, mi Tecla!
    Te abrazo, cielo, mucho.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Elisa, hacerse piedra es contemplar la vida desde el principio hasta el fin de los tiempos.
    Ver todas las batallas, los encuentros y las lunas.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a ti, Flor de Ceibo.
    Que bien escribes.
    Decídete a publicar de nuevo, lo estoy deseando.

    ResponderEliminar
  18. Isabel, ojalá nos tengamos para siempre, amiga.
    Eres un gran consuelo para mi.

    ResponderEliminar
  19. María Candel. Me gusta como escribes y lo que escribes.
    En cuanto termine pasaré a comentarte.

    Un abrazo de bienvenida.

    ResponderEliminar
  20. No sé de qué pecado me hablas Sarco.
    Cuéntamelo tu donde tu sabes.

    ResponderEliminar
  21. Sara O. Durán. Me siento segura contigo por tu visión de las cosas.
    Prodígate más con tus escritos.
    Tengo ganas de mirar mi lista de seguidores y encontrarte con que has escrito algo nuevo.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo hermano. Sabes con cuanto gusto recibo tus palabras. Y te recibo a ti.
    ¿Quieres que te sirva una copa?

    ResponderEliminar
  23. Todos nacimos de la Tierra Meulen, somos polvo de estrellas.
    Pero tu y yo somos la misma Tierra y el mismo polvo.
    Por más que nos sintamos lejos la una de la otra.
    Pero tan cerca.

    ResponderEliminar
  24. Xuán, qué parecidos somos en muchas cosas.
    Yo también recojo piedras y me las meto en los bolsillos. Las acaricio y me dan seguridad.
    Me desconciertan y me fascinan.

    ResponderEliminar
  25. Dyhego, te lo puedes guardar si quieres en tu archivo.
    Te lo dedico desde aquí con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Noel.
    ¿Lo de bruto forma parte también del piropo?

    ResponderEliminar
  27. Pluvisca, yo te regalaré un día ese canto rodado en gratitud por cuanto me hiciste gozar con tu mirada.

    ResponderEliminar
  28. Ay Virgi, qué semejanza tienes conmigo.
    Yo guardo mis piedras esparcidas entre todos mis rincones.
    Me las voy encontrando y no sé que me pasa o qué les pasa a ellas que me las quiero quedar para mi para siempre.
    Me las traigo en los bolsillos y cuando estoy en casa no sé para qué las quiero. Pero nunca las tiro.
    Igual estarían más a gusto en el campo que aquí secuestradas en mis cajones y a oscuras.
    Cualquier día de estos tendré que hablar con ellas y preguntarles.



    Sí, sí, ya lo sé, pero es mejor estar loco que ser tonto.
    Jajajajaj
    A fin de cuentas, la vida es un sueño.
    Aunque a algunos les guste convertirla en pesadilla.
    O precisamente por eso.

    ResponderEliminar
  29. Este poema tiene magia, es precioso e inspirador. ¡¡Felicitaciones!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Inocente y frágil poema pétreo. Qué gusto leerte, guapa.

    Me temo que yo soy de las que cincelan, graban y reconvierten, pero es que dentro de las piedras hay mucha belleza escondida, y la música del cincel en la piedra, en el metal, es tan bello......

    ResponderEliminar
  31. Bueno a ver si esta vez, me entra el comentario, no sé por qué pero no entran... mira en el spam porque no me deja comentarte este blogger.

    Y ahora respecto a tu entrada:

    Siempre fuimos piedras pequeñas, guijarros... y prefiero permanecer así.

    https://www.youtube.com/watch?v=0LWlClxTwsw

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  32. feliz inicio de semana Socorro
    abrazos

    ResponderEliminar
  33. No se si ando despistada pero en un viaje que hice al Priorato de Val en Palencia, lugar con un encanto muy especial, salí a caminar por la mañana temprano y tras una loma, me dí de bruces con unas ruinas desde donde se veía un paisaje fantástico. Creo que es el lugar con el que has acompañado tu hermoso poema.
    Cuánta historia nos cuentan las piedras y que poco la sentimos.

    Un abrazo

    Ana

    ResponderEliminar
  34. Consuela tu voz por estos lares, Pluma.
    Te echo de menos.

    ResponderEliminar
  35. Ay Pon, que bien que te comprendo.
    Yo siento la música de las piedras cuando el agua las cubre caminando por el río.
    Al chocar contra cada una de ellas, suena una nota musical diferente en cada una dependiendo de la piedra. Y así, sonando sobre todas, es como entre ellas construyen un concierto.
    Me siento en el cauce junto al agua y cierro los ojos.
    Escucho.


    Todo lo bueno de la vida resulta que es gratis. Y no nos hemos enterado.

    ResponderEliminar
  36. Te echaba de menos y me puse muy triste, Zarza. Miraré esos spam tan ladrones que me borraron tus palabras.
    Tanto como las amo y necesito.

    ResponderEliminar
  37. Gracias, Elisa.
    Te vi cantando el otro día.
    Tienes una bonita voz.

    ResponderEliminar
  38. ¿Y lo que no es importante, Javier?

    ResponderEliminar
  39. Huellas, el lugar donde está hecha esta fotografía, es en Sierra Mágina. En la provincia de Jaén.
    El pueblo se llama Albanchez de Mágina.
    Está mirando hacia las ciudades de Úbeda y Baeza donde Muñoz Molina escribió su libro titulado Mágina.
    Te aconsejo que lo leas.
    La fotografía que hay en mi entrada, Ya lo verás, la sierra que se ve nevada está por detrás de esta foto.

    Me siento orgullosa porque en Sierra Máginas es el lugar donde nací.
    ¿Se nota?
    Jejejejej.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  40. Huellas, me dice Blogger que no tienes habilitado tu perfil para que pueda entrar.
    Y no hay manera. Ni que le de a tu nombre ni a tu foto.

    ResponderEliminar
  41. Ya se de dónde viene el adjetivo IMPONENTE...Un saludo desde Almería.

    ResponderEliminar
  42. Gracias Anjespinosa.
    A mandar.
    Me gustaron mucho tus fotos.

    ResponderEliminar
  43. Piedra sin "civilizar",libre como el viento.A eso deberíamos aspirar todos en este domesticado mundo...

    Bella entrada Socorro.

    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  44. Una maravilla tu canto a la humilde piedra.
    Piedra está encantado.
    Besos
    Piedra

    ResponderEliminar
  45. No es la primera vez que me pasa lo del blog, hice unos cambios pero está el acceso libre a todos los usuarios, te dejo el enlace por si acaso, ya me contarás.
    http://luigimadariaga-ana.blogspot.com.es/

    Y sí, se nota el orgullo de pertenecer a esa tierra, es estupendo sentirse bien con el lugar de donde venimos.
    He leído algo de Muñoz Molina pero Mágina no, así que me acercaré a esa lectura, ya te contaré.

    Besotes

    ResponderEliminar
  46. Eres la piedra en origen, natural, agreste, salvaje, sin más erosión que la del viento y la lluvia, sin más destino que el que depare el azar, sin más uso que el de sentir...
    Ser parte de la Tierra.

    Así, tal cual eres tú en tus letras mi querida TECLA, tiernamente dura, brillantemente translúcida, gigantescamente minúscula.



    Un beso inmeeenso preciosa rolling stone :-)

    ResponderEliminar
  47. Muy bueno, quieres ser la piedra sencilla del camino que es vida, piedra sencilla que recibe la fuerza de la naturaleza.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  48. https://www.youtube.com/watch?v=FLI46jzAh4k

    Aquí va la canción que te quise dejar, piedra pequeña...

    Besos, mi niña.

    A ver si entra el comentario esta vez.

    ResponderEliminar
  49. Quiero que seas eso último tecla. Y que lo seas libremente, y que te lleven en los ojos, porque al leerte, me traslado a tu deseo, empatizo con él por cómo a veces el mundo prejuzga vorazmente y te entiendo bien. Así que, te llevo en la mirada del alma.

    Precioso poema. Besos y abrazo.

    ResponderEliminar
  50. "Piedra humilde...como tú, piedra pequeña" Como decía León Felipe y cantaba Paco Ibáñez.


    Bss

    ResponderEliminar
  51. uno de tus mejores poemas, Tecla, y mira que has escrito buenos...
    como fan fanático de los Rolling Stones me quedo con el "canto rodado".

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Lo tenemos difícil, Jerónimo.
    Pero todo se andará.

    ResponderEliminar
  53. Gracias Piedra del camino. Por tus palabras y por la alegría de tus fotos.

    ResponderEliminar
  54. Huellas, por el momento me dicen que ese blog no está disponible, pero en cuanto termine los comentarios lo volveré a intentar.

    ResponderEliminar
  55. ¿Todo eso soy, María?
    No sé a qué espero entonces para ser feliz, porque lo que me dices es la felicidad completa.

    Me vas a tener que enviar a ese tema de los Rolling Stone.
    Siento curiosidad.

    ResponderEliminar
  56. Así es Ana. ¿Te apuntas para hacerme compañía?
    Qué bien lo pasaríamos.

    ResponderEliminar
  57. Me he emocionado, Eva, con esta canción. Y mucho.
    Me costó conseguir oírlo, pero al final lo logré.
    Y sí, es cierto que hay un cierto paralelismo entre mi poema y la canción.
    Pretender ser piedra es una idea muy fácil.
    Con las ventajas que dan lasa piedras frente a lo que tenemos que padecer nosotros.
    Estoy muy feliz de tenerte.

    ResponderEliminar
  58. J. No me podías decir nada más que diera tanta alegría a mis ojos.
    Me acurrucaré en tu bolsillo y allí me quedaré.
    Quieta y segura.

    ResponderEliminar
  59. Verso, es muy feliz lo que me dices, lo acabo de leer y de escuchar gracias a la dirección que me ha proporcionado Eva.
    He llorado de gusto.


    Jejejej ¿Qué te creías?

    ResponderEliminar
  60. Dame esa dirección de Canto rodado, de los Rolling.
    Siento mucha curiosidad.

    ResponderEliminar
  61. Mi querida TECLA Rollings stones significa cantos rodados( piedras rodantes literalmente) en castellano...hay muchos temas de los Rollins que hablan de stones ( piedras) desde corazones de piedra a otros...pero a mi me encanta esta que habla de una chica que ha rodado mucho, dura muy dura, como la vida misma.,..se titula como un canto rodado

    Tus letras son así, felicestristesdurasblandas ojalá tú seas solo ...felizfeliz:-)

    ResponderEliminar
  62. Estas cosas me pasan por no saber inglés, María. Menos mal que te tengo a ti.
    Gracias por estar y por ser.

    ResponderEliminar
  63. ya te lo ha explicado María muy bien.
    no obstante, añadir que el link que te envía es una versión de la canción original de Bob Dylan, Like a Rolling Stone (Como un canto rodado).

    ResponderEliminar
  64. La verdad es que me ha emocionado, Senses, a pesar de los años pasados está de la más rabiosa actualidad.
    Y por eso he sentido, por la situación que estamos viviendo y los desahucios.
    Cuantos cantos rodados humanos no habrá en estos momentos caminando las calles.
    Debe de ser por algo así por lo que tanto me emocionan.
    Por la tira de siglos que llevan dando vueltas por la vida. No se. Pero me abducen, me atrapan y no puedo dejar de pensar.

    ResponderEliminar
  65. Tecla, en cualquier caso me pido ser piedra de los tres últimos versos.

    Viajera o amuleto de amor.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  66. Una instantánea y una reflexión, eso es poner alma a las cosas que nos pueden pasar inadvertidas a veces….Me voy con esa piedra, en el bolsillo para sentir su fortaleza.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar