domingo, 10 de febrero de 2013

Cuando llegó la hora




Cuando llegó la hora del olvido una espesura gris envolvió todas las montañas del mundo.

Y los harapos que dormían en las aceras se pusieron a tiritar de frío.


Los edificios temblaron.
Los hogares temblaron.
Y toda la caridad del mundo corrió despavorida por las alcantarillas de la vieja ciudad huyendo de la muerte.
Sólo sobrevivieron los ladrones.
Pero ya no les quedaba nadie a quien robar.

Y así fue como la humanidad se acabó para siempre en el mundo.


Fotografía: Luis Sam



43 comentarios:

  1. Nosotros, los sobrevivientes, nosotros, los ladrones, siempre tendremos a quien robar...

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y los sobrecogedores, Sarco? ¿A quién robarán cuando ya no quede nada?

    ResponderEliminar
  3. Todo tiembla, amiga Tecla, mientras los ladrones se multiplican. No sé si ellos podrán con nosotros o nosotros con ellos, pero es bien cierto que se pierde el ánimo frente a tanto abuso.
    Un beso y un abrazo bien grandotes.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo tengo perdido Isabel del alma mía.
    Qué bonito es encontrarse contigo.

    ResponderEliminar
  5. A nosotros Socorro, a nosotros...

    ResponderEliminar
  6. Yo te voy a robar tus versos cualquier día de estos, Sarco.
    Te voy a hacer un plagiazo que te vas a enterar.
    Jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Hay cosas que no nos podrán robar nunca porque para ellos no tienen valor y además las guardamos muy dentro.

    Bss

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir una foto mía :)

    más bss

    ResponderEliminar
  9. Por desgracia es así como lo decribes, pero ya va siendo hora que no nos dejemos robar mas, al menos la alegria y la paz interior, esa debemos mantenerlar porque tenemos la obligación de darnosla a nosotros mismos.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  10. Esperemos que no se de el final, que solo sea un llamado y un aviso a gritos... Me gustaría siempre poder robar una sonrisa y una mirada con amor

    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  11. si se acabaron los ladrones
    que bueno

    falta que se acaben los asesinos y los estafadores y los pederastas y los violadores, y los mitómanos, y los traficantes etc etc etc
    parece que queda mucha maleza por desmalezar

    o será verdad que hierba mala no muere?

    abrazos y buenas semana

    ResponderEliminar
  12. Eso es cierto, Luís, pero si hunden más el país, también hunden su cultura, su Arte, sus sueños.
    Y tantas cosas más.
    Gracias por estar aquí y por dejarme usar tus fotos cuando las necesite.
    Tus fotos hablan, y dicen.
    Ya sabes cuanto me gustan.

    ResponderEliminar
  13. Es cierto, Nani, lo que dices.
    Pero decían los antiguos que donde no hay harina todo se vuelve mohína.
    Nos han perdido el miedo.
    Luego nos han perdido el respeto.
    ¿Hasta cuando les vamos a dejar?

    ResponderEliminar
  14. Esperemos, Susana, que esa sonrisa tuya que te has puesto, vale mucho.
    Y no les vamos a consentir que se pierda.

    ResponderEliminar
  15. Lichazul, hay mucha maleza para desmalezar. Habrá que fumigarlos a todos para ver si así.
    A veces las cosas cambian y duran hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  16. Como alguien ha dicho por ahí, ellos nos tienen que tener miedo y no nosotros a ellos. Somos los que en realidad tenemos el poder, en nuestras manos y en nuestras mentes. Unamos nuestras fuerzas.

    ResponderEliminar
  17. Se puede contar de esta manera tan poética, hermosa y visual, Tecla, pero la realidad es mucho más oscura y vomitiva.

    Nos estamos deshumanizando ante tanta miseria, la semana pasada vi como la gente se reía de un chico que pedía llorando que le compraran leche en la farmacia para su bebé.

    Le rogué que dejara de llorar, y me dijo que es que estaba desesperado y que nadie le hacía caso.

    Esas mantas que tiritan en las aceras no incomodan a los desalmados, pero a veces no nos dejan ver a los desesperados que lloran debajo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. No hay que subestimarlos.
    Se podrían robar hasta el alma...

    De tenerla.

    Besos, Teclita.

    ResponderEliminar
  19. Pero siempre habrá algún niño jugando a la Rayuela en algún lugar escondido que nos recuerde un gesto humano: hacia un ladrón. Y el niño enseñará al mundo de nuevo a compartir un corazón.

    Del adiós y del olvido se renace siempre (aunque parezca a veces un imposible).

    Precioso poema (aunque apocalíptico). Es un placer leerte tecla.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Tecla:
    Me temo que ni un cataclismo acabaría con los sinvergüenzas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  21. Hagamos que los ladrones se mueran primero,Socorro.De alguna forma hay que conseguirlo. Deberíamos echarlos a todos por las alcantarillas junto con la caridad,esa impostora que siempre está quitando el puesto a la justicia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Cierto, Tecla, esta es la única forma de un apocalipsis que arrase con quienes deben desaparecer. Claro que para ello los daños colaterales serán la destrucción total, la muerte de más inocentes que culpables.

    Un fuerte abrazo, querida Tecla.

    ResponderEliminar
  23. La mala hierba
    crece siempre amiga...
    aunque se hayan ido por algún lado
    si uno se descuida no falta quien le sacará los ojos...

    vaya!, no hay como darle a la vida!

    mi saludo grande para ti!

    ResponderEliminar
  24. Eso es lo que estamos haciendo, Anónimo. Unir fuerzas.
    Y aún así nos va a costar trabajo conseguirlo.
    Tienen la desfachatez de negarlo todo.

    ResponderEliminar
  25. Ay Tesa, qué tierna eres y cuanta generosidad cabe dentro de ti.
    Pero es que además la cruda realidad nos parte el corazón de dolor.

    ResponderEliminar
  26. Eso mismo pienso yo, Eva. que no hay que subestimarlos.
    Inundemos el mundo de palabras que no les dejen respirar.
    Gracias Eva mía.

    ResponderEliminar
  27. Tal vez ocurra que los niños de hoy nos hagan renacer mañana de nuestras propias cenizas.
    Pero hoy por hoy, lo tenemos bastante crudo.

    ResponderEliminar
  28. Yo también me temo eso Dyhego.
    Pero que al menos amainen un poco que aquí se ha desmadrao tó dios.

    ResponderEliminar
  29. Hagámoslo, Jerónimo y si no podemos hacer que mueran los ladrones, que al menos se salgan del poder.
    Que estamos hartos de ver a las zorras guardando las gallinas.

    ResponderEliminar
  30. Seguro que es hoy, Noel Plebeyo.
    A qué estamos esperando.

    ResponderEliminar
  31. Antonio, es la única manera de que todo vuelva a renacer de nuevo.

    ResponderEliminar
  32. Gracias por estar aquí, Meulen.
    Prestándonos tu apoyo.
    Eres un sol.

    ResponderEliminar
  33. ¿Alguien había pedido cuentas claras al insuficiente creador, que se le rebeló la humanidad entera por cuatro estúpidos aulladores de cuento y boca grande?

    Acabaremos con ellos vs ellos acabarán con nosotros, sospecho, Tecla...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Ese día, el último, con la muerte de los buenos, las ratas de albañal morirán de hambre: ya nadie alimentará sus nefastas fantasías.

    Querida Tecla, es un placer volver a leer tus escritos, pensantes, dibujados con esmero y con la crudeza que el caso requiere. ¡Felicitaciones!

    Un beso grande, amiga, es un placer volver a leerte.

    ResponderEliminar
  35. Buffff, cuanta razón!!! ya no quedará nada, o aún peor, no tendremos fuerza para movernos...si nos roban la esperanza estamos muertos

    Besos

    ResponderEliminar
  36. El robo es un oficio antiguo, pedir que desaparezca es tal vez ir demasiado lejos. Basta con recuperar un poco de justicia para que al menos robar no salga tan barato.

    Besos, Tecla.

    ResponderEliminar
  37. Se robarán entre ellos, Tecla, ya lo están haciendo, quizá por eso el temblor que todos notamos, aunque algunos tiemblen de frío, ya les llegará su hora, estoy segura.

    Un abrazo preciosas.

    ResponderEliminar
  38. Aaaah, no, no, no nooo ¡¡ni hablar TECLA!! cómo qué?

    La hora que llegará será la de recordar, esa es la que ha de llegar. Hace mucho que llegó esta que narras con tanta belleza tristemente rota, esta hace mucho que la vivimos, así que tiene que llegar la otra, la hora en la que a todos se nos cure el amuermamiento, el derrotismo, la sensación de impotencia y empecemos a buscar ideas imaginativas con las que largar a todas estas ratas, estos vampiros insaciables... somos mucho, muchñísimo los que deseamos lo mismo, lo que debemos encontrar es un pegamento que de una santa vez nos una... olvidarnos de tanta sigla imbécil partidos que solo sirven a sus maquinarias de poder y buscar la forma de hacer limpieza a manguerazo limpio... yo creo que ese día llegará, no sé cuando, pero si dejo de creer en eso, no sé que narices hago a veces ne los juzgados... ahí se palpa taaan, pero taaan de cerca esas tiritonas de las que hablas que se me helaría el alma...a veces ya la llevo a casa congelada, así que necesito pensar en fogatas:-)

    La humanidad y la solidaridad se lleva dentro, como el corazón,podrán robarnos todo lo de fuera, lo que cada uno lleve dentro seguirá ahí.. a mi no me lo va a quitar nadie, jamás. ¿Sabes cual era la frase favorita de mi padre? te la regalo.. bueno, no... te la presto por un ratito..." antes morir, que perder la vida ... pues eso:-)


    Muaaaaaaakss preciosa



    PD
    Por favor, por favor TECLA.. la siguiente una de estas tuyas intensas, con receta de cómo exterminar a los malos ¿vale?.-)


    Feliz noche


    Quizá te suene a pura ingenuidad lo mío, puede ser, pero prefiero ser ingenua a hundirme... eso ni hablar:-)

    ResponderEliminar
  39. Hola Tecla. Cuanto tiempo!
    Primero saludarte como es debido.
    La foto elegida es una pasada, te deja helado...Enhorabuena al autor y a ti por la elección.

    Tus letras...conmovedoras.
    No podemos dejar que eso ocurra, aceptar lo que nos mandan, aceptar una realidad que no queremos... También está en nuestra mano cambiar el rumbo de las cosas...
    Prefiero vivir con la ilusión de una realidad "utópica" que rendirme.
    Un beso y un abrazo muy fuerte.

    Fotografía Juanjo Mediavilla

    ResponderEliminar
  40. No podemos dejarnos llevar por el desaliento, al final escampará.

    ResponderEliminar
  41. Imprimo huella de mi paso por este blog.


    Salud. Buena semana.

    ResponderEliminar
  42. corren malos tiempos para la lírica...
    ...pero, Sobreviviremos.

    un Besazo.

    ResponderEliminar