domingo, 20 de mayo de 2012

Tiempo de cerezas




Es tiempo de cerezas en este lado del mundo
tiempo
de bailarle
a
la luna
y
de bañarme en ti mirándome al espejo
de tu frente.

Estamos desnudos en la orilla de los sueños de nuestra primera noche.

Pero no estamos solos.
Nos tenemos

Es tiempo de echarnos a la sombra y dejar que los frutos nos inunden
prestos a ser gustados.

Pero está prohibido llorar por los años que se fueron.
Es  hora de cerezas en este lado del mundo,
de noches de fantasía y de memoria.
De gatas 
maullando en los tejados escondidas 
en las sombras

Un violín dormido
se
despierta
y toca su melodía en fa sostenido menor
y entrelazando su cuerda
y su sonido
tejen el único ser
que
somos

No te puedes marchar en tiempo de cerezas.

Es época de espigas y  luciérnagas 
de vientre suave y espalda luminosa.

Tiempo
de sembrar las estrellas.

No
te vayas.

Hay que recoger la cosecha 

en este lado del mundo.


Fotografía: S. Melgarejo

89 comentarios:

  1. la vida baila y se manifiesta , madura y se cosecha....
    la vida , lo más importante
    mucho más pero más importante que el tiempo

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Gracias a ti, Javier, es que con la tarde tan gris que está haciendo y la tormenta que acaba de caer es como para deprimirse. Pero ya se acerca el tiempo de cerezas y la noche de S. Juán. Esto es otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. Hay que recoger la cosecha de estrellas antes de que se vaya, antes de que caigan maduras sobre tu delantal.


    besos

    ResponderEliminar
  4. Y que lo digas Elisa, estamos en plena primavera y la primavera es el triunfo de la Vida.

    ResponderEliminar
  5. Ay Pat. Cuanto tiempo perdida. Te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  6. Las cerezas maduras evocan pasión con su color rojo entre la fronda verde de las hojas.Es todo un espectáculo ver los cerezos llenos de ellas en el valle del Jerte,cerquita de donde vivo.por eso entiendo que hayas elegido este fruto para retener y vivir el amor.

    Un placer Tecla.

    ResponderEliminar
  7. Yo te ayudo a la recogida querida Tecla...Bellísimo. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Es tiempo de que los violines despierten, de que los trigales verdeen, tiempo de florecer... no, no se irá.

    besos de cerezas

    ResponderEliminar
  9. Yo soy de Sierra Mágina, y más o menos las cerezas allí son como las del Valle del Jerte, si n o en cuanto a cantidad (no lo se) sí en cuanto a calidad.
    Pero hablamos del erotismo que generan.
    Gracias Jerónimo.

    ResponderEliminar
  10. Cuando vaya a la recogida te aviso, Winnie. Te lo pasarás muy bien. Ya lo verás.

    ResponderEliminar
  11. Ainnnnsssssss De Cenizas. Cómo disfrutarías tu con mis cerezas. Menudas fotos.
    Cuando vaya te vienes para allá.
    Ya verás tu.

    ResponderEliminar
  12. Tu poema tiene magia... gatos maullando, luna, tiempos presentes y pasados evaporados, bailes... Y cerezas.

    Todo ello me gusta.
    Y me gusta cómo lo cuentas.

    Besos tecla, ya llega...

    ResponderEliminar
  13. Me quedaré para recogerlas en un blanco delantal de encajes y lluvia de estrellas...

    Y acariciando la noche con esta canción...

    http://www.youtube.com/watch?v=ncs4WlWfIZo

    Un beso, mi niña.

    ResponderEliminar
  14. Noel, también la mía. Tan jugosas ellas, tan provocadoras.
    Tan sumamente sensuales.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Vero. Eso es porque ellas tienen magia. Y sus noches también.

    ResponderEliminar
  16. Te vendrás conmigo a la cosecha, y las cogeremos en delantales limpios y cestos de mimbre.

    ResponderEliminar
  17. Veo las fresas en la rama y recuerdo mis días de infancia trepándome a los árboles para cosechar moras (que también las había rojas) Leo tu poema y no me queda la menor duda que lo que tú necesitas ¡no es precisamente fresas!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Es que no son fresas, Drac.
    Las fresas no crecen en los árboles.

    ResponderEliminar
  19. Es tiempo de vida, de frutos dulces, de amores amarrados... seguro que no se irá...

    Precioso poema (además me encantan las cerezas xd)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  20. Es que no hay frutos tan bellos y sensuales como las cerezas.

    ResponderEliminar
  21. Hay un tiempo para todo, hoy es tiempo de recoger la siembra, que seguro será buena por que se han sembrado estrellas.
    Te dejo un abrazo fuerte princesa

    ResponderEliminar
  22. Tiempo de cerezas y de certezas, tiempo de teclas en el piano absoluto de una poesía hermosa, tiempo de mís y de tús y de nosotros. tiempo de darte mi mano agradecida. Tiempo de fragancia.

    ResponderEliminar
  23. MMMMMM, cerezas. Se me hace la boca agua.
    Salu2, Tecla.

    ResponderEliminar
  24. Desde luego, nadie debería marcharse en tiempo de cerezas. Es cita ineludible con la Naturaleza y su fruto, es el banquete de la vida. Mientras en este lado, enterramos raíces y nos preparamos para dormir…se escuchan los violines de tu tierra…como una promesa, Querida Tecla.
    Que bailes, que vibres, que rías, que seas muy feliz Preciosa Amiga. Mi abrazo enorme para Vos!

    ResponderEliminar
  25. En modo alguno me marcharé en tiempo de cerezas.
    Aún están tentadoras.
    Dos a dos cogitas, cesto abajo.
    Buenos valles del Jerte.
    Buenos, de Valdajalón.
    Hermosa la foto.
    Hermosas las metáforas
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. La vida, el amor, la primavera y todos los aspectos pujantes del existir cantan en tu tiempo de cerezas, en tu tiempo que se alegra del milagro de cada día.
    No creo que se vaya, no debe irse, pues tonto sería en este tiempo de cerezas y con esos versos que lo izan y lo miman.
    Dulce, delicado y muy bonito, Tecla, con tu saber hacer de siempre.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  27. Endles, estoy muy contenta de que estés nuevamente aquí. Qué delicia.

    ResponderEliminar
  28. qué bien! que necesitamos un mensaje positivo. espero que estés teniendo buena cosecha, y que las estrellas que has sembrado, tb florezcan.
    un poema muy bonito, Tecla.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Yo sí que te estoy agradecida, Sarco. Da gloria leerte.

    ResponderEliminar
  30. Dyhego, si quieres te sirvo un buen plato, aunque estoy segura de que las cerezas de tu tierra están tan buenas y tan hermosas como las de la mía y las del Jerte.

    ResponderEliminar
  31. Es cierto, Susana. El verano nos recibe con cerezas. Qué grande y sabia es la Vida que nunca nos deja huérfanos de la Naturaleza y cuando no las tengo yo las tienes tu y viceversa.
    Gustazo recibirte amiga sabia. Qué envidia me das.

    ResponderEliminar
  32. Pili Mº Pilar. Estas cerezas están en sierra Mágina en la provincia de Jaén. Bosques enteros de cerezas entre arroyos de agua cristalina y margaritas.
    El paraíso existe.

    ResponderEliminar
  33. Gracias Isabel, oigo en mi cabeza el murmullo de tus palabras que me hablan con la música de un mar en calma. Con esa armonía tan perfecta en tus frases que siempre consigues de mi un suspiro hondo de admiración y orgullo de amiga.
    Qué suerte tuve de encontrarte.

    ResponderEliminar
  34. Senses, se acerca el tiempo en que las estrellas nos llueven a raudales.
    Es hora de sembrarlas para tenerlas prontas en la próxima cosecha.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  35. Un tiempo de cerezas que me ha tocado il cuore y me ha hecho sonreír, eres un sol siempre te lo digo, luminoso y calentito.
    Un abrazo, Tecla querida.

    ResponderEliminar
  36. Es tiempo de cerezas de ese lado del mundo, los violines despiertan y las gatas en los tejados llaman al amor. Disfruta del dulzor, querida amiga, embriágate de luz, de sol, de rojos profundos.
    Aquí el otoño insiste en desnudar a los árboles y el frío, ya se está empezando a sentir, contra todo enarbolo tus versos: "pero no estamos solos, nos tenemos"

    ResponderEliminar
  37. AY! Mi querida poeta,hora se recoger,de disfrutar;el color,los aromas y la luz,de ese lado del mundo ya se viste la alegría.Y desde este lado del mundo te mando un fuerte abrazo,observando las mismas estrellas que sembramos.
    E tiempo de cerezas....Me encanta la fotografía otro poema.

    ResponderEliminar
  38. Sierra Mágina: Me familiaricé con ella, aun sin haberla visto jamás, a partir de Antonio Muñoz Molina (uno de mis autores preferidos)
    ¡Habrá que ir a esa hermosura de sierra, digo!
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Hola querida aiga, estoy aqui disfrutando de la primavera europea, recorriendo varios lugares con sol y alegria, siempre es un place visitar este lado del charco, besotes

    ResponderEliminar
  40. Virgi, es que en el tiempo de las cerezas todo está tan lleno de vida, de luz, de todo.
    Cómo no emocionarse y sentir.

    ResponderEliminar
  41. Es cierto, Alicia. Nos tenemos, y cuando se acaba la primavera y el buen tiempo, consuela siempre pensar que existe otra primavera, la misma primavera en otra parte y puedo participar también de ella.
    Gracias por estar aquí.
    Te admiro.

    ResponderEliminar
  42. Pili MªPilar, también muñoz Molina está entre mis preferidos y leí su Mágina, como no podía ser de otra manera. A finales de Junio tengo pensado ir, si te animas quedamos y te vienes a tu casa que también es la mía.
    No tienes más que decírmelo y te traes tu cámara de fotos para retratar a los cerezos.

    ResponderEliminar
  43. Pili MªPilar, también muñoz Molina está entre mis preferidos y leí su Mágina, como no podía ser de otra manera. A finales de Junio tengo pensado ir, si te animas quedamos y te vienes a tu casa que también es la mía.
    No tienes más que decírmelo y te traes tu cámara de fotos para retratar a los cerezos.

    ResponderEliminar
  44. Dime donde estás Sil por si puedo ir a verte. Así podemos filosofar a nuestras anchas.

    ResponderEliminar
  45. Se llena de bocas el cerezo y a nosotros nos faltan labios, y dientes.
    Qué privilegio dulce esa cosecha.

    ResponderEliminar
  46. Xuan, ya sabes que estás invitado a Sierra Mágina cuando quieras venir. Qué buenas fotos harás a los cerezos y a los montes.
    Piénsatelo.

    ResponderEliminar
  47. mucha razón tienes Socorro!!!
    hay quienes nunca aprenderán ,por eso estamos como estamos y no solo en el mundo blogger, sino en el real

    abrazo grandeeeee

    ResponderEliminar
  48. Y se sigue igual. No estamos aprendiendo nada. Un beso.

    ResponderEliminar
  49. Muy buen poema y buena foto,,,un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
  50. La explosión de la Primavera que nos inunda de fuerza y de trozos de esperanza.

    "Tiempo
    de sembrar las estrellas.

    No
    te vayas.

    Hay que recoger la cosecha de cerezas
    en este lado del mundo."
    Cuánta fuerza, Tecla!

    Un beso

    ResponderEliminar
  51. ¿Desnudos?

    Qué poca vergüenza, qué falta de pudor, qué referencia más explícita al sexo sucio y casquivano, al libertinaje que empobrece a nuestra sociedad.

    Sembrar estrellas es de vagos.

    Menos cerezas y más teléfonos inteligentes. Las luciérnagas sólo sirven para perder el tiempo.

    Tu lado del mundo está lleno de gentuza.

    ResponderEliminar
  52. Tu entiendes de fotos, Alp. Nos gustaría guardar la vida en una botella.
    Yo me he guardado tus atardeceres.
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  53. Sembremos las estrellas Violeta y luego nos caerán del cielo a borbotones en la noche de S. Juan.

    ResponderEliminar
  54. Larisa, pero si nos habíamos duchao y todo.
    ¿Cómo puedes decir eso? Es la única manera que tiene la Naturaleza de que la vida se renueve.
    Los que tanto dicen, bien que se recrean a solas.
    No les hagas caso. El sexo no es sucio ni nada que se le parezca. El sexo es la explosión de la vida.

    Qué sabrán ellos.
    Bueno, sí que lo saben lo que pasa es que tienen mala entraña. CDM

    ResponderEliminar
  55. AY! Mi querida poeta,hora se recoger,de disfrutar;el color,los aromas y la luz,de ese lado del mundo ya se viste la alegría.Y desde este lado del mundo te mando un fuerte abrazo,observando las mismas estrellas que sembramos.
    Es tiempo de cerezas....Me encanta la fotografía otro poema.Otro abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  56. ¡¡¡¡¡Te había saltado sin querer, América!!!!!!!!
    Ya decía yo que me faltaba alguno.
    Gracias por avisarme amiga.
    Me gusta eso que me dices de que la fotografía es otro poema porque es una foto que me gusta muchísimo. No me canso de mirarla. Y eso que la he hecho yo. Pero es que es la verdad.
    A veces cuando hago un encuadro que me gusta no me canso de disparar la cámara una, y otra vez. Y hago la misma foto un montón de veces como si quisiera atrapar ese momento y que viviera conmigo para siempre.

    ResponderEliminar
  57. Contigo quiero vivir para siempre América, qué bien nos íbamos a comprender.

    ResponderEliminar
  58. acertadísimas palabras me has regalado

    a veces el destino es como tablero de damero, algunos son grandes reyes otros apenas somos peones y no nos queda más que enyugarnos a la rutina

    muchas gracias por tu huella Socorro
    besitos

    ResponderEliminar
  59. Gracias por ti, Elisa. Por ser como eres. Gracias.

    ResponderEliminar
  60. Me encantan las cerezas,me pilrro por ellas¡¡¡
    Que bonita la foto, que bonito el poema.Todo...
    Bess

    ResponderEliminar
  61. Gracias, Mar. Te deseo lo mejor. Una buena fuente de cerezas para saciar tu sed.

    ResponderEliminar
  62. Que decirte Tecla, es como si el universo se uniera debajo de tus letras para degustar estos frutos, no te vayas...
    Precioso, melodioso, amoroso y muy jugoso, como este tiempo y como tu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  63. Ay Marina, que gana tengo de tomarme a tu lado una caña de cerveza en Graná.
    GRACIAS por estar aquí princesa mía.

    ResponderEliminar
  64. Eres una fruta que se da todo el año, con el corazón profundo, semillas fértiles, y exquisito aroma.
    Sembraré estrellas desde tu cima, con la absoluta certeza de que el cielo quedará estremecido...como yo.

    ResponderEliminar
  65. Es tiempo de cerezas… Eso suena muy dulce y delicioso.
    Gracias por compartir tus versos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  66. ¡Hola!
    Bonita foto, y bonitas letras.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana.
    Salud.

    ResponderEliminar
  67. besitos y feliz feliz fin de semana!!!
    acá llovió toda la noche, hace frío , el gris todo lo inunda
    lo bueno es que el smog bajo y se puede respirar mejor

    ResponderEliminar
  68. escribís como cosechar cerezas. una delicia.

    besos*

    ResponderEliminar
  69. Mi querida tecla, aún es tiempo de cosecha.
    Mi fruta preferida son las cerezas.
    Tecla en octubre presento mi poemario en Barcelona, Barbachano me ha dicho que va. Cuento con tu presencia, ya te tengo anotada en una lista para avisarte del día y la hora con tiempo.
    Un fuerte abrazo mi querida tecla

    ResponderEliminar
  70. Tiempo de sembrar estrellas, y recoger su fruto. Los sueños bien maduros.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  71. Aunque en diferentes latitudes y, para solaz del alma nos acompañan las mismas estrellas…

    ResponderEliminar
  72. Muchas gracias Socorro por tu huella, acá el gris dió paso a unos poquitos rayos de sol, pero es un sol con escalofrío jajaja
    pa'mí que se resfrió jajaja (sol)

    besitos y feliz martes-miércoles

    ResponderEliminar
  73. Ay Lunska Nicori, que no hay nadie como tu.
    Que nadie escribe como tu. Con tanto sentimiento, con tanta sabiduría,con tanta belleza.
    Qué fortuna tuve al encontrarte.

    ResponderEliminar
  74. Qué delicia Elisa poder respirar los aires nuevos. Gracias por ti.
    Jajajaj.¿Se resfrió el Sol? Métete dentro de tu casa, no vaya a ser que estornude.

    ResponderEliminar
  75. Quiero alcanzarte, Rayuela mía.
    Tu sí que escribes como los ángeles.
    Te tengo una envidiaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  76. Cuenta conmigo Marian, allí estaré al tanto para aplaudirte y escucharte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  77. Tu sí que sabes bien Hiperión, lo que es una buena cosecha.
    Lo conseguiremos.

    ResponderEliminar
  78. Yo también lo pienso muchas veces, Casper. Cada veinticuatro horas, las mismas estrellas nos visitan. Acuérdate de darles un mensaje para mi. Lo estaré esperando.

    ResponderEliminar
  79. Joaquín, a veces no valoramos lo que tenemos.
    Tal vez la naturaliza lo quiso así para que no perdamos el afán.

    ResponderEliminar
  80. ¡¡¡que maravilla de cerezas!!!ahora compro yo unas riquisimas ...de visita y dejarte mi abrazo de amistad
    besossssssssssss
    Marina

    ResponderEliminar
  81. Querida Tecla, dan ganas de sonreír ante esa imagen de cerezas maduras...y nada de ganas de irse.

    Son maravillosas.

    Saludos de cereza.

    ResponderEliminar
  82. Muchas gracias Marina. Esas cerezas no se compran, se crían. Y hay que ir a buscarlas a Sierra Mágina en la provincia de Jaén. No te arrepentirás.
    Gracias por estar. Un beso.

    ResponderEliminar
  83. Ya nos gustaría Beatriz, poder conversar bajo la acogedora sombra de los cerezos en la plena abundancia de sus frutos.

    ResponderEliminar
  84. me encantan las cerezas y su olor
    sobretodo las negras y dulces...
    tengo 2 cerezos en mi casa que sembró mi madre y en verano cosechamos con mis hermanos ese fruto...

    la cosecha es de todos cuando se seimbra en lo fertil del amor...

    nadie se puede marchar dela mor amiga!

    se te quiere siempre!

    ResponderEliminar
  85. Qué gran broche final le has puesto a mi poema.

    ResponderEliminar