miércoles, 11 de enero de 2012

Se fueron con el agua



Las palabras que nunca nos dijimos
se perdieron en el agua.

Ahora conversan con las piedras
y
los pájaros.



Fotografía:Las palabras que nunca nos dijimos
Autora: S. Melgarexo

67 comentarios:

Verónica C. dijo...

Qué hermoso, tecla.
No se dijeron por falta de valor porque ellas en su necesidad han encontrado la manera de comunicarse.

Besos

Winnie0 dijo...

Preciosa la foto y bellisimas las palabras Un beso

LA ZARZAMORA dijo...

Esas palabras son piedras ya de un río que no le pertenece a nadie.

Por eso hay que decir a tiempo, luego ya es tarde.

Bonito el cambio de look del blog, y
el conjunto que nos regalas hoy.
Besos, preciosa.

Laura Uve dijo...

Mejor decirlas que callarlas... luego si no hay más remedio que se las lleve esa agua cristalina...

Qué bonito texto...

Un abrazo!!

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Al final las palabras se encuentran y conversan.
¡¡Suerte!!
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Milu dijo...

No se perdieron, Tecla. En libertad se abrazan.
Precioso!.


(Me gusta mucho la nueva imagen de tu blog)
Hasta hoy no he podido comentarte, cuando lo intentaba me decía que la página no existía.
Dos besos

MAR dijo...

Por lo menos conversan,no quedaron mudas.
La foto ideal,se podría beber de ese agua.
Besos

tecla dijo...

Y que lo digas Verónica. Yo las sentí muy felices en ese murmullo del río que no se acaba nunca.

tecla dijo...

Gracias Winnie, eres un amor.

tecla dijo...

Zarzamora, paseando el otro día, yo senti cantar el agua contra las piedras. Y eran las palabras que se me habían perdido. Formaban una gran orquesta. Acostumbro a cerrar los ojos y pararme a escucharla.
Eso me reconforta.

En cuanto al blog, estaba segura de que nadie se daría cuenta. Es que quería que las fotos que pongo se lucieran. Para que veas que nunca podemos estar seguras de nada.

tecla dijo...

Laura V, a veces se encierran en sí mismas y no hay forma de hacerlas salir.

tecla dijo...

Gracias Rosario, contenta de encontrarte por aquí.
Un beso.

tecla dijo...

Milu, creí que nadie lo notaría.
No se puede creer en nada.
Ni tan siquiera en nosotros mismos.

tecla dijo...

Sí, Mar. Hablan entre ellas y duermen cada noche bajo el agua.
Cómo me gustaría. Dormir como los peces.

MORGANA dijo...

Esas palabras no dichas quedarán eternamente en el río que se las llevará lejos...
Besos Tecla.

ana dijo...

Espero que al menos hablen de vosotros.

besitos.

tecla dijo...

Se irán al mar, Morgana. Y verán pasar los barcos desde el fondo que es como se comprende mejor la vida.

tecla dijo...

Que hablen de lo que quieran Ana. Se puede hablar de tantas cosas.

Pluma Roja dijo...

Es una lástima que se perdieran pudieron hacer milagros.

Me gusta mucho el cambio de look y la foto que ilustra magnífica.

Besos Tecla.

De cenizas dijo...

Y alimentan a los peces del olvido...


besos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Sí Tecla, todo lo que no decimos, se lo lleva el viento, el agua o lo borra la memoria para que podamos sobrevivir.
Preciosas palabras y preciosa imagen.
Besicos muchos.

elisa...lichazul dijo...

y si se hacen agua???
de seguro lloverían sobre nosotros

ciclos y miradas
besitos y luz

TORO SALVAJE dijo...

Espero que no sufran por no haber podido realizarse como palabras.

Besos.

PiliMªPILAR dijo...

¡Ah, sí, Tecla: El agua, si limpia, limpia hasta las intenciones. Otro tanto las palabras, mudas antes de ver luz!
Habránse encaprichado, parece, con aves de altos vuelos...y qué añadir
de mayor calado?

Fabiana Andrea Molina dijo...

"Lo que no decimos no muere, nos mata"

Bonito blog... Yo recién abro el mio!!
Besoss! :)

tecla dijo...

Gracias Pluma, ellas son unas afortunadas ahora que conversan sin parar con las piedras y los pájaros.
En las noches abiertas igual hasta se pueden codear con las estrellas.
Qué más se puede pedir.

No sé si el blog está mejor o peor, quería darle más protagonismo a las imágenes pero no estoy segura de que no haya sido a costa de quitárselo a las letras.
Ya veré.

Humberto Dib dijo...

Muchas veces las palabras ni siquiera conversan con las piedras, así que ésta valieron...
Un beso.
HD

tecla dijo...

De Cenizas, habrá que mirarle las entrañas al pez que devora las palabras.
Aunque no estaría nada mal comerse las palabras que habitan en un pez. O guardarlas en un bote de delicateisen como si fueran una delicia.
Claro que las palabras en ocasiones dicen que son dardos envenenados. Imaagínate la situación.

tecla dijo...

Nani, ojalá que tus palabras no se olviden nunca. Son tan hermosas.

tecla dijo...

Sería extraordinario, Elisa. No nos protegeríamos de la lluvia y caminaríamos por paisajes inciertos vestidos de palabras que hablaran y hablaran sin parar.
Alucinante.

tecla dijo...

No sufren, Toro. Qué va, qué va.
Mis palabras son felices como pájaros al amanecer.

tecla dijo...

PiliMªPilar, lo que más me gusta de ti, es la inteligencia con la que te mueves al andar.
Eres poderosa.

tecla dijo...

Fabiana. Te doy la bienvenida y deseo toda la suerte del mundo.
Ya verás como sí.
Un abrazo.

tecla dijo...

Humberto, estoy deseando de leer tu último post. Me fascinan.
Un abrazo.

buda dijo...

Por eso me gusta tanto escuchar el sonido del agua,precioso Tecla.

Un besico

tecla dijo...

Gracias Buda. Eres un amor.

Isabel Martínez Barquero dijo...

¡Cuántas veces es ese el destino de las palabras omitidas! O como dice el refrán: el infierno está empedrado de buenas intenciones.
Tus palabras, Tecla, siempre llegan y conversan con todos los que te leemos. Eres un lujo.
Te abrazo muy fuerte.

MarianGardi dijo...

Piedras y agua que se lleva el río.
El agua se lo lleva todo querida amiga.
Muchos besos

Asturiela dijo...

Jaj! bueno y muy bueno.
Esta historia tuvo un final feliz, pues para otras personas las palabras que no se dicen, se quedan guardadas dentro del cuerpo y conversan con el cáncer que toma lugar.

Saludos tecla.

Dyhego dijo...

Pero esas palabras, Tecla, en el agua, darán de comer a peces y a algas y no habrán muerto del todo.
Saludos marinos.

senses and nonsenses dijo...

si es que hay que hablar...
es peor arrepentirse de no haber dicho nada.

un abrazo.

elisa...lichazul dijo...

besitos y feliz fin de semana Socorro!!

muchas gracias por tu huella luminosa

tecla dijo...

Qué bien me honras, Isabel. Da gloria recibirte.
Es que verás, a mi me intriga de dónde nos vienen las palabras. Cómo algunas personas tienen esa gracia y esa rapidez de reflejos a la hora de decir. Parece que las palabras estuvieran esperando esa ocasión que saben que ocurriría para estar al quite. Y por qué en ocasiones nos quedamos bloqueadas y parece que las palabras te hayan cerrado la puerta.
Qué bien se charlaría contigo y un vaso de cerveza en la mano.

tecla dijo...

Gracias Marian, por estar aquí. Tengo ganas de saber de tu libro.

José Luis dijo...

Precioso Tecla. Tal vez, si te acercaras al agua, podrías escuchar lo que no os dijisteis.

Un abrazo.

tecla dijo...

¡¡¡¡¡Asturiela!!!! Pero qué aparición y qué sorpresa. ¿De dónde sales tu? Creí que estabas perdida por esos mundos y ahora vienes y apareces.
Espero que sea para quedarte.
Un abrazo muy grande.

tecla dijo...

Seguro que sí, Dyhego. Me alegro mucho de que ya estés de vuelta. Feliz año.
Un abrazo.

tecla dijo...

Elisa, jajajajajj, gracias, preciosa.

tecla dijo...

Senses, un día de estos quedaremos tu y yo y hablaremos hasta por los codos. Cuantas cosas nos vamos a decir.

tecla dijo...

Ya las he escuchado, José Luís. Párate a escuchar el agua chocar contra las piedras y verás como se siente el ronroneo.
Tantos sonidos en cada una de las piedras que ni la orquesta más numerosa del mundo.

zayi dijo...

A veces es mejor no decirlas, mi Tecla querida, que se queden ahí con las piedras.

Un besito.

tecla dijo...

Yo también pienso que disfrutarán más ahí mirando las estrellas y hablándoles a los pájaros.
Que bien que estés aquí Zayi.
Te abrazo mucho.

Meulen dijo...

Que mejor que las voces del agua
canten sus amores
y así puedan oirlas siempre

y como dices a la luz de las estrellas...

Estés bien!

Sarco Lange dijo...

Me hiciste recordar cuando me morí adentro de las rocas.

BS.

tecla dijo...

Meulen la divina. Es cierto lo que dices.
A las palabras las mueve la brisa.

tecla dijo...

Morir es dulce, muy dulce y más si estás acompañado de las rocas.
Al menos eso creo.



Voz de alarma: ¿en serio? Quiero que me lo cuentes.
La muerte siempre nos viene pisando los talones.
Eres especial, Sarco.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las palabras que se fueron, dónde se encuentran?

Saludos y buen fin de semana.

tecla dijo...

Creo que las tienes tu, Toni.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Dicen que a veces la mejor palabra es la que está por decir, pero otras veces esas palabras que no se dijeron acaban siendo la vida que no fue.

Liliana G. dijo...

Como la vida es una perpetua rueda, tal vez esas palabras vuelvan a destino en el momento justo para ser escuchadas por alguien más que las piedras y los pájaros.

Me encantó :)

Besotes, tecla.

virgi dijo...

Algunas vuelan y se convierten en humo, en luz, en mariposas o nubes.Mi tiernadulce Tecla, BESOS.

tecla dijo...

Mejor que acaben siendo la vida que no fue, Xavier.
Cómo te agradezco que estés aquí.
Te estaba echando de menos.

tecla dijo...

A mi me gustan las piedras, Liliana, y también los pájaros. Con tantos años, las piedras deben estar llenas de Sabiduría.
Te abrazo.

tecla dijo...

Yo sé que tu me entiendes Virgi amiga.
Yo sé que tu me entiendes.

Endless Love dijo...

Las que no se dijeron están representadas en tus palabras y en esta hermosa imagen, seguro nos dirás a donde fueron...
Un beso amiga mía

tecla dijo...

Ya nos lo contaremos algún día Endles.
Besos de luna y miel.

pepe dijo...

Aquí lo mejor es el momento anterior a la escritura, debió de ser excitante primero y luego algo desolador sentirlo.

Besos de azúcar (se sienten y no se ven, como las palabras no dichas)