sábado, 12 de febrero de 2011

Tan sólo la palabra




Ellos fueron los héroes
Ellos ganaron la batalla sin tanques
ni fusiles
Tan sólo la palabra.

Un coronel corrió hacia el carro de combate orientado hacia el pueblo.
Los tanques se giraron del revés
y ya no apuntaban hacia los inocentes.

El tirano escapó.
–Hoy correrá la sangre-se decía-
Pero ellos siguieron de pié
como los árboles.

Y la sangre no corrió.

Benditos sean los héroes que luchan con palabras.
Sin que corra la sangre ni el dolor
Sin viudas sin huérfanos
sin brazos mutilados.
Enhorabuena al mundo.



Imagen obtenida del diario La Vanguardia

36 comentarios:

Haikusan dijo...

Es bueno.

Momentos de cambios radicales que intuimos.
Tuve miedo de que se repitiera la matanza de Tian ' Amen

Milu dijo...

Coincido contigo en este momento y le doy, como tú, la enhorabuena al mundo.
Hoy lo hablaba con mis hijos: Si se puede luchar con la palabra. ¡qué gran momento!.

Un abrazo

MarianGardi dijo...

Tecla, tengo un relato de cinco folio que habla sobre esto, sobre el poder de la palabra.
Aunque es una utopía sigamos soñado que lo conseguiremos algún día!!
Un abrazo

severino el sordo dijo...

Espero y deseo que no se quede solo en eso palabras que sirvan de provecho para otros,que fue el pueblo el que la empuño,besos.

De cenizas dijo...

Cierto... pero sí corrió la sangre...de los que iban desarmados... 300¡¡¡¡¡¡


besos

Pluma Roja dijo...

Bueno, sí corrió sangre. Creo que hubo presión internacional que fue lo definitivo.

Saludos cordiales.

Hasta pronto.

Felipe dijo...

Y la palabra se encendió como una rosa desgranando sus pétalos en las bocachas de los tanques.
Ya no cabía hablar de nada porque la libertad bañada las frentes sudorosas

virgi dijo...

Yo también estoy emocionada. Que la vida les sea fructífera. Volveré a Egipto, para apoyarlos.
Besos, querida Tecla.

Winnie0 dijo...

Las palabras...son, aunque no me gusta la palabra arma, las mejores armas....
Todo se debe y se puede decir mientras se guarde el respeto...
Un beso amiguita mia

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ojalá nunca corriera la sangre... ojalá que todos los pueblos fueran valientes...

Saludos y un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Y se produjo el milagro.
Que bien...

Besos.

La Zarzamora dijo...

Ahora falta esperar porque el todo no está ganado aún.
Y a veces, la palabra no basta.
Besos, Tecla.

Kimbertrancanut dijo...

Tecla: , El hambre y las injusticias ¿qué más dan?...Aquí las gentes solo salen a las calles por el balón-pié...Abrazos solidarios y utópicos de cambios

José Antonio del Pozo dijo...

Benditos los héroes que luchan con la palabra...
Muy bonito poema, Tecla, ojalá fuera la palabra el estandarte de la convivencia, la hora que nos diéramos a cada paso
Te felicito por la temperatura y la emoción conseguida en esos versos
Puse yo hoy también en lo mío uno d´amore para adelantarme a las baterías del corte inglés.
Saludos bloggeros, Tecla

XuanRata dijo...

Ahora su futuro está en el aire, que tal vez es donde deba estar siempre, más o menos. ¿Y el nuestro?

J.Carlos dijo...

No hay mejor noticia que saber que hay un tirano menos. Espero que las esperanzas del prsente no se frustren en el futuro, ya hay demasiados precedentes de algo así.
Un abrazo

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Querida amiga.
Me encantó tu texto.
Es cierto lo que decís.
En hora buena que se logró "lo que el pueblo quería y pedía" sin sangre, derramamientos, guerras, muertos/as o heridos/as.

Un abrazo.
En verdad es un lindo y sentido texto.
Cuidate mucho.
Besos.

Anouna dijo...

Las palabras y su poder, bien para encarcelar o bien para otorgar libertad. En este caso lo segundo se hizo real a partir de ello.

Una poesía con actualidad. Hemos sido testigos de los cambios, del abrir de ojos, del despertar de la mañana. Ahora que las buenas palabras sigan latiendo para que sea todo lo que han soñado una realidad aún más plena.

Muchos besos.
Anouna

Dyhego dijo...

Ojalá esa libertad sea duradera y verdadera.
Salu2.

Nanny Ogg dijo...

Y con la palabra me han devuelto la esperanza de que otro mundo es posible, de que los tiranos pueden caer, sólo con que el pueblo se una y salga unido a la calle.

Besos

GATTO NERO dijo...

Tan implicada como siempre, pero no se te olvide que las palabras pueden llegar a ser armas tan peligrosas como los sables. Salu2

ana dijo...

Las armas tienen más eco que el sonido de un cañon, palabras como armas pero más convicentes.

besitos

zayi dijo...

Esos son los verdaderos heroes, Tecla.

Una entrada Emocionante.

Besos.

unsilencioquenocalla dijo...

Qué bello luchar sólo con la fuerza de la razón...

pe-jota dijo...

Mientras occidente vive dentro de su laberinto el mundo se mueve.

Matías Muñoz Carreño dijo...

Lo son, tecla, si que lo son...

Matías Muñoz Carreño dijo...

Por cierto, un abrazo grande!

Sil dijo...

Mori con este post,eres una genia del manejo de la palabra, fantastico!!!!

Larisa dijo...

Bisbal lo habría explicado de otra manera. Tú lo has explicado bien.

Te abrazo al regresar.

Aunque hoy el sarcasmo lo tengo de baja y necesito mimos. Pena.

BEATRIZ dijo...

Algo de palabra heroíca en el mundo, es lo que necesitamos para retomar la convivencia en armonía.

Saludos Tecla,

Meulen dijo...

Por cierto es una maravilla

Agradecer a Dios y la vida misma que nos brinda estas proezas
y ya vemos como el poder de la palabra puede mucho
así como la unión del hom,bre por un solo fin
reclamar lo que se merece en esta sociedad tan discordante.

abrazos amiga!

jorge dijo...

Quien pretenda calcular el contrapeso de la palabra corre el riesgo de sufrir la triste consecuencia que imagina de su ineficacia. El fruto de las palabras se asimila riendo victorioso o mostrando la reverencia triunfal después de que su poderío, con inaudito proceder, vuelve amigos al esperanzado con el heroísmo.
Un Saludo mi Querida Mejorana…

ARO dijo...

No hay arma más poderosa que la palabra.

LA NOVIA dijo...

Hola Tecla, te seguí desde el blog de Rosa y me he encontrado con un blog muy interesante el tuyo, seguiré pasando...

Saludos

ana dijo...

el eco de la palabra debe ser siempre mas fuerte que el de un cañón. Un poema muy acertado.

besitos.

dánae dijo...

La palabra, un arma tan letal como una bomba, pero mucho menos cruenta.
La palabra no se clava en el cuerpo, pero sí en nuestra esencia.
La palabra es hermosa munición para hacer la guerra desde la paz.
Un abrazo inmenso, querida amiga.