miércoles, 26 de enero de 2011

Oración ante el espejo





Oración en la catedral de la sonrisa

Señor: Con la boca abierta y mis ojos cerrados,te suplico humildemente que mis dientes me lleguen hasta el momento de mi tumba. No permitas que se pierda mi sonrisa de jazmín. Siempre he mantenido que sonreír es gratis, pero ahora que me encuentro en el sillón en el que estoy tumbada, mi verdad se ha hecho pedazos y mantengo que una bella sonrisa vale un pastón, y más si es de jazmín. No sé si la podré sostener para siempre.
Te lo suplico por Dios misericordioso. Amén.




Imagen: Emilia Castañeda

29 comentarios:

  1. tecla dijo...
    Hoy no me apetecía nada serio. Debe de ser que que poco a poco, se empieza a vislumbrar la primavera.
    Y seguramente cualquier día de estos empezarán a florecer los cerezos.
    El día en que esto ocurra, os regalaré unas flores con mi cámara, y si no, seguro que no faltará quien lo haga. Besos a todos.

    ResponderEliminar
  2. Y con una cara con una sonrisa....parece que siempre es Primavera. Un besito

    ResponderEliminar
  3. "Hoy no me apetecía nada serio". Eso es genial. Estamos en el camino. La foto guzta. La plegaria, genial. De genia.

    Te abrazo pese a la fiebre.

    ResponderEliminar
  4. Mira.... si te cuento mi factura del dentista... y de jazmines nada, simplemente un puente, pero aún así sigo sonriendo :)


    besos... y una sonrisa

    ResponderEliminar
  5. Cuando me ocurra eso no tendré ningún problema.
    Le tengo echado el ojo a varias dentaduras de Drácula de una tienda de artículos de broma.
    Baratas y de usar y tirar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Contra la virtud de pedir, está el vicio de no dar, me permito decir que dios está sordo, mira a tu alrededor y verás. Cuídate tú que es lo único que vale.

    besitos.

    ResponderEliminar
  7. elevare mi plegaria para que Dios se apiade de ti y no permita que tu sonrisa-jazmín se marchite.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Si nos quitan la sonrisa,qué nos queda?

    Clamemos por la vida y la alegría aunque nuestros corazones esten heridos.

    Te dejo este enlace sobre el gran poema de Mario Beneditti

    ResponderEliminar
  9. Tienes dos regalos en mi laberinto.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta razón llevan tus palabras, tu plegaria es muy necesaria. jjjj.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, siempre cabe la opción de sonreir con la mirada...y pagar la factura al oftalmólogo.

    Un abrazo, Tecla, y gracias por la sonrisa de hoy (con la boca apretada).

    ResponderEliminar
  12. En fin, boquita de jazmín! Y si sonríes con la enagua como rezan los poetas? Ahora que estamos de rebajas igual es lo que más barato te sale...
    Amén y muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. TECLA:
    La sonrisa, al igual que la esperanza, debería ser lo último que se pierda. Amén.
    Salu2

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Tecla!
    Curiosa Oración.

    saludos de J.M. Ojeda.
    P.D. Bonita de todas formas.

    ResponderEliminar
  15. Amén, Tecla..que nadie te quitará la sonrisa. Seguro. Genial tu plegaria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Yo echaré mano de un puesto del rastro donde venden dentaduras de muerto, las de primera mano jamás podré pagarmela.
    Un beso Tecla y gracias por hacerme soreir :)

    ResponderEliminar
  17. Jajajajajajà! Muy buena la oración y sobre todo, necesaria! El tiempo se lleva esas bondades que la Naturaleza nos ha dado, y sería imperdonable que desapareciera la "sonrisa de jazmín".

    Besazos Preciosa Tecla, seguro serás escuchada guapa!

    ResponderEliminar
  18. Ay, pero qué tino el mío el de llegar hoy, precisamente hoy, que vengo del dentista... Hoy que traigo la sonrisa anestesiada, y un sardónico aroma a clavo...

    Me encantas, Tecla.
    Besos... con mucho cuidado, por favor...

    ResponderEliminar
  19. Antes oraba demasiado a un solo dios, ahora solo adoro a una diosa...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Tecla, tumbada en el sillón, con la boca abierta y los ojos cerrados, tu olor a jazmín, tu oración... ni Dios puede quedarse indiferente y no atenderte. Jacarandoso, qué bonita palabra. Saludo bloguero, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Amén, mi Tecla.

    Que nadie nos quite la sonrisa...

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Una plegaria así, tan humana, tan franca, tan linda, seguro que será escuchada.
    Si estuviera en mi mano, te echaría un cabo.
    Un fuerte abrazo, te sonrío largamente.

    ResponderEliminar
  23. Un escalofrío recorrió mi espalda. Casi sentí el destemple, el chillido, el ronrronear de la máquina, el olor a hueso quemado...
    Definitivamente, el dentista no es un buen amigo...

    ResponderEliminar
  24. Vaya amiga
    si por pedir se trata me pongo a la cola
    ya pasó esa época en que el ratón respondía jejejej

    ahora es mi cuenta bancaria la que hace el milagro
    de componer ...
    no queda otra si de sonreir sin perforaciones se trata

    besos!

    ResponderEliminar
  25. Uffffff, desdentadas ...qué horror. Bien vale una plegaria, querida amiga. Para que sigamos sonriendo, siempre sonriendo, y más cuando leamos pinceladas como esta ... Gracias por hacerme sonreir, reina.

    ResponderEliminar
  26. Jajajajaja, me guardo esta plegaria para mi próxima visita al dentista :D

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Jajajajajajajajaja, compartí esa sensación...

    ResponderEliminar