domingo, 30 de enero de 2011

Ella se baila sola



Margarita Yolanda Jimena Inmaculada de los cinco sentidos.
La de los buenos días,
va por la calle vestida con las sábanas
que cubrieron su amor
la noche antes de que llegara el día de la fiesta.
Sábanas marfileñas
que van dejando un rastro a perfume de nardo transparente
como de un color de vestido de novia
que camina descalza hacia el altar de las inmolaciones.

Margarita Yolanda Jimena Inmaculada de las tardes alegres y livianas.
La de los buenos días,
camina descalza vestida con su piel
desfilando a solas por las calles
dormidas
en una algarabía de risas y de espejos
que bailan alrededor de la lumbre
entre copas de licor bendecidas
por los dioses

–¡Margarita!
Vente conmigo al mar.

Y Margarita no responde
Ella se baila sola.




Imagen: Óleo de Monserrat Gudiol

57 comentarios:

  1. Margarita perdió el sentido y su amor la cubrió con el manto de la locura, y ya baila sola al son del quejido y las quimeras.
    Una sombra de si misma, es. Déjala bailarse sola.
    Preciosos versos, mi niña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bailar con nosotros mismos, es la mejor prueba de libertad que la vida puede regalarnos, Eva.
    Bailemos solas al son que toquen.
    Qué más se puede pedir.

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente! Nítido.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Margarita nos dejó.
    Seguro que ahora es más feliz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la gente que sabe bailar a solas....! Un beso

    ResponderEliminar
  6. Margarita espuma ebúrnea se rompe en la cresta de las olas, y sonríe.


    besos

    ResponderEliminar
  7. y se fué al mar...

    me gustó leerte...

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Margarita baila sola.Por qué de su dolor,de su empeño en en sonreir en silencio para que él no la vea?

    ResponderEliminar
  9. Tardecita de domingo, y aquí me tienes sumergido entre tus cosillas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bailar solo esta bien siempre que puedas elegir la musica,no se si Margarita pudo,besos.

    ResponderEliminar
  11. Poema muy sonoro y visual. Felicidades.

    ResponderEliminar
  12. Sigues teniendo esa magia al escribir, ¿alguna vez la has perdido?, para construir una historia llena de ensueño a partir de cualquier realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¿Cómo es que me sigues, qué tanto te acercas, qué has hallado al leer mis textos?

    anuar iván.

    ResponderEliminar
  14. Mientras Margarita baile sola su quimera la protege, es más, Tecla, leerte es envolverme en un aura de magia.
    Me gusta Margarita Yolanda Jimena Inmaculada de los cinco sentidos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Toro mío.
    Hoy no te has leído mi entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. WWWWWWWWiiiiiinniiii. Que a solas es como mejor se baila. Nadie controla nuestros movimientos.
    Besos a montones.
    Nos iremos un día a bailar solas.

    ResponderEliminar
  17. Qué buenas imágenes sabes crear mi Luis.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Sensaciones. A mí también me gustó tu blog.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Pregúntale a ella Felipe.
    Seguro que te da una buena razón.
    TQ

    ResponderEliminar
  20. Hiperión, la próxima vez que me visites, en lugar de dejar una foto, vienes tu en persona.
    Te quiero un montón.

    ResponderEliminar
  21. Claro que puede Severino. Margarita Yolanda Jimena Inmaculada de los cinco sentidos, ha venido a quedarse con todos sus nombres. Ya veremos a ver lo que nos sale.
    Saludos mi amigo

    ResponderEliminar
  22. GAtto. Estoy encantada de tenerte conmigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Tu también tienes esa magia J. Carlos.
    No hay más que echarle un vistazo a tu blog.

    ResponderEliminar
  24. Anuar, lo que he encontrado en tus versos, ha sido magia.
    Te volveré a leer.

    ResponderEliminar
  25. Milu, no sabes cómo te agradezco que te hayas leído mi entrada. Eso se nota. Y me satisface que te haya gustado. Cuando no sea así, también me lo puedes decir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Tienen tus textos algo de danza, de velos entre las brumas, de alegrestristes pasos de baile, de levitación poética.
    Son preciosamente líricos.
    Besitos, querida Tecla

    ResponderEliminar
  27. Estimada Tecla:

    En ocasiones, un exceso de razón parece locura y demasiada locura, por contra, parece razonable. Y es esto lo que hace que la locura se convierta en algo espléndido como Margarita.

    Vengo del blog de Marián.

    Me ha encantado tu texto.
    Me haré seguidora para no perderte.

    Un abrazo,
    Cris.

    ResponderEliminar
  28. y en el baile nos encontramos... a nosotros mismos :-)
    una delícia, Tecla.
    (i amb el toc de la Montserrat Gudiol, sublim)

    ResponderEliminar
  29. estamos solos, no? toda la vida, es que no se puede disolver el individuo, ni fundir con otro, son todas patrañas.

    existen, sin embargo, momentos raros en donde uno se confunde, pero no se funde, con otra persona, y quizás el baile sea parte de esa confusión.

    te recomiendo un cuento corto de Raymond Carver donde claramente se encuentran la soledad y la compañía, con la excusa del baile. el cuento se llama "Why don't you dance?"

    un beso, Tecla, que estés bien!

    ResponderEliminar
  30. Nadie se muere de amor, mi Tecla, ni porque le falte y mucho menos porque le sobre. Volverse loca de amor, no sé yo, quizás es para las personas que viven con mucha pasión sus historias...Independientemente de como sea, me ha parecido un texto formidable y lindo. Llega y duele.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  31. Y Tú eres el mar, pero será que hay seres que nacen para la soledad. Yo bailo sola aunque me gusta bailar sobre las vocinas de la discoteca.

    Un abrazo Tecla.

    ResponderEliminar
  32. Un ser especial...La vida nos llega sin avisar y a veces deseamos partir...olvidar tantos sinsabores, atajar el camino...suicidar ilusiones y regresar a nuestro origen. Algunos lo logran...Abrazos de espíritus libres hacia el vuelo final...

    ResponderEliminar
  33. Ay qué bonito sabes decir Virgi. Por eso es tan hermoso publicar. El ego se nos pone así de ancho.
    ¿Y qué más da?
    Se ha de aprovechar todo lo bueno de la vida.
    Gracias Cielo. Eres un Amor.
    Estoy empezando a sentir vergüenza de mi por ser tan frívola.
    AAay, otra vez.

    ResponderEliminar
  34. MUCHO MEJOR BAILAR SOLA, QUE CON UN MAL COMPAÑERO DE BAILE Y DE LA VIDA.

    PRECIOSO Y TRISTE POEMA.

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  35. He leído los comentarios y parecen festivos, celebrando que ella baila consigo misma y que eso es lo mejor; sin embargo a mi me pareció un poema triste, vi a una mujer huyendo del acto de amor de forma calmada, totalmente enajenada, deambulando por las calles sin oír a otros que quisieran repetir el drama que la enloqueció. Un gran abrazo Tecla

    ResponderEliminar
  36. ¡Hola Tecla!
    Expresar los sentimientos, bajo la tutela de la libertad, es lo mas...

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Bonitas letras, llenas de sentimiento místico.

    ResponderEliminar
  37. Me gusta Monserrat Gudiol Marina. Tiene una espiritualidad, que la mayoría de las veces me encaja con lo que escribo. Debe ser que me identifico con ella. Aunque en esta ocasión no se si da bien el perfil de Magarita Yolanda Jimena de los cinco sentidos, pero como la de Monserrat iba cubierta de blanco y no tengo todos los cuadros de esta pintora, la di por buena.
    No hay como bailar solas por la vida sin que nadie nos agobie.
    Un beso.
    Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  38. tecla siempre tan bellas palabras que me quedo anonadada!!!

    ResponderEliminar
  39. Javier, qué alegría tenerte aquí de nuevo. Tan ocupado estabas en pintar. Uno se mete en el cuadro y se pierde en los fantásticos paisajes de la mente. Cuanto consuelo puede llegarse a disfrutar dejando que nuestras manos bailen solas.
    Gracias por tu presencia, amigo mío.
    Te abrazo con todo mi corazón.

    ResponderEliminar
  40. Zayi, nadie se enloquece ni muere de amor. Pero haberlas que no vuelven a querer a nadie más, haylas. Cada vez menos, puede ser. Y puede que sean una especie en extinción(qué pena, o qué bien tal vez¿No?) también. También puede ser que el primer acto de Amor sea tan sublime, que no se encuentre otro amor que lo pueda superar.
    Qué se yo.
    Así me salieron las palabras, y esta es la historia que nos cuentan.
    Te quiero a montones princesa.

    ResponderEliminar
  41. Jajajaja. Beatriz. Yo también bailo sola con el primer son que me tocan. Es que a mis pies les entra algo así como un fuego que no puedo controlar.
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  42. Gracias Ana. Cómo me gusta verte aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Margarita se baila sola...
    Vaya frase, me gusta como escribes, saludos!

    ResponderEliminar
  44. Tu comentario es muy bueno Drac, porque eres honesto y sincero en él. Y sobre todo, que te lo has leído a fondo, y esto se agradece.
    Las palabras nacen solas. Debe ser por eso que Jose Angel Valente, el poeta que estoy leyendo últimamente, dice que el poema es una gestación.
    No nacen porque uno quiera o se lo proponga. Sino que tienen vida propia.
    Quiero decirte con esto, que Margarita no es como quiera yo, sino como la percibo, y lo que percibo en ella, no es tristeza, ni tampoco locura. Sino que fué tan hermosa esta noche de Amor, que no quiere olvidarla ni que nada ni nadie la distraiga de ella.
    Hace tiempo que tenía escrito este texto y no me atrevía a publicarlo. Temí que se prestara a engaño, este nombre con tantos nombres, pero tiene tanto ritmo y tanta musicalidad que no he querido prescindir de él porque me quedaba sin poema. Además que el sólo nombre, ya dice mucho de la personalidad de la protagonista. Creo que le voy a tomar cariño.
    Tu lo has percibido todo.
    Me ha gustado mucho tu crítica.
    De verdad.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Gracias por tu presencia en mi morada J. M.Ojeda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Sil, ¿Y qué me dices de tus pensamientos?
    Me consuela tu presencia.

    ResponderEliminar
  47. Kim, perdóname por haberte saltado sin querer.
    Tu siempre tan profundo en tus reflexiones y tus ideas. Tan poeta.
    Te percibo como un anacoreta y a la vez, como una persona tremendamente divertida.
    Tengo ganas de hacer contigo esa cerveza.

    ResponderEliminar
  48. Matías, siempre tan ocupado. Agradezco profundamente tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Cielo,estoy bién tan sólo he de tomarlo con calma y priorizar,por ello me marcho a mi otra casa virtual donde tengo menos seguidores y me lo tomo con tranquilidad.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  50. Arte en tus palabras. No sé si bailará o no sola, pero tú lo expresas tan lindo que apetece bailar y marchar bailando al mar.

    ResponderEliminar
  51. Melancólica melodía para bailar suavemente al compás de imagenes y sensaciones.
    Hermosísimo, como siempre.

    ResponderEliminar
  52. Siento que hay muchas Margaritas...
    quizás he conocido mas de alguna
    o las he visto pasar
    transidas, humanas, ...
    en soledad sin fin...
    No se me deja ese sentir dolido y abismante
    como la canción de Penélope...
    Lo que fue y nunca volvió...

    Un beso amiga!

    ResponderEliminar
  53. Ya me gustaría imitar a Margarita Yolanda Jimena Inmaculada, que tiene muy atentos sus cinco sentidos, y va despierta por las calles dormidas. Se baila sola porque se sabe y se siente…

    Besos mi Poetisa Querida!

    ResponderEliminar
  54. Margarita no debiera bailar sola y puesto que ha sido invitada.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  55. Margarita no baila sola, ella baila con sus recuerdos, la sábana que la cubre seguro le canta las melodías de los últimos besos, de las caricias que ahí siguen guardadas; pero claro, a nuestros ojos que ven lo que ven, ella baila sola.

    Excelente poema, pude verla, sentirla...oler su soledad. Bella forma de contarnos la historia Tecla querida.

    Abrazos admirados
    Anouna

    ResponderEliminar
  56. El sinsentido de la vida deja un manto de soledad.

    ResponderEliminar