lunes, 9 de marzo de 2009

CANTO A LA TIERRA


Acaricié la Tierra y me sentí Tierra.
Tu me querías.
Y yo me volví Tierra
Cuidada, laborada sembrada
Regada por la lluvia
Fertilizada en mi
dentro

de mí misma.


Rocé la Tierra y me sentí Tierra.
Tu me querías
Y yo me volví Tierra
Parturienta perenne de flores y castaños
Labrada, arada, taladrada
Bombardeada
Herida.


Atravesada de caminos
Y de amaneceres constantes y perpetuos
que dan la vuelta al mundo cada día.


Toqué la Tierra, me sentí Tierra y Tierra me hice
creadora de semillas
y lirios encendidos.
Vida que se devora y vuelve a renacer en ella misma
Transmutación constante en llanto de ríos que acaban siendo mar
y risa de cascadas


Arañada, taladrada, penetrada.
Amada desesperadamente
en mi vientre de fuego
para parir la yerba

y los gemidos


Le canté a la Tierra y me sentí Tierra
y Tierra me hice
Tu me querías
Y yo

parí la lluvia

Me puse de rodillas rezándole a la Tierra y Tierra me sentí
Tierra me hice
Volcán abierto
Fuego derretido
Lava que se derrama en la ladera.

Si tu fueras el Cielo y yo la Tierra
Nos lloveríamos mutuamente el uno contra el otro
Con los ojos cerrados
Para olvidarnos de quién nace y de quién muere
Puesto que todo es Tierra y todo es Cielo.
Y todos somos uno

Acaricié a la Tierra y Tierra me sentí.
Tierra me hice
Témpano de hielo mis extremos
Fuego mis entrañas
Calor desesperado en mi cintura.
Tu me querías.
Y yo te quería y me sembraste ya de anochecida.

Acaricié la Tierra y me hice Tierra
Y Tierra soy
Sembrada, germinada, parturienta, creadora
Madre.

2 comentarios:

alguien dijo...

nada que decir, gracias nada mas.
ya estas en la orillita del cielo en la cual miras todos los espejos como realidades, hermosas, poeticas y gigantes

tecla dijo...

Gracias de todo corazón Alguien.
Me resulta cálida y reconfortante tu compáñía.