lunes, 6 de junio de 2016

Campanas en la noche

Sonaban campanas ocultas para no despertarla
en un llanto callado que nada prometía.

Pero estaba despierta
mientras esperaba las luces del alba.

Cantaban campanas de gloria sobre pies ateridos de frío
maravilla de nieves que sueñan despiertas.

– Caliéntame tus manos, suplicaba anhelante.
Quiero tocar el fuego
y abrasarme.

–Ni una voz contestó.

Vibraron campanas de fiesta que lanzaban al cielo llamaradas
eternas.

Sus ojos, ay, sus ojos.

–Acurrúcame en ti, suplicaba.

–Silencio

Y siguieron tocando campanas , campanas, campanas.
Din don, din don, din don…….

¡Qué solo caminaba el viento en los tejados!

–Préstame tu cintura,
y déjame que te envuelva,
deja que te silbe al oído el calor de mis versos
y la mirada tibia  de mis dedos.


Y siguieron tocando, tocando, tocando……
las campanas ocultas de lino y encajes que adornaban sus senos dormidos.

Din don, din don, din don, din don ………….





Imagen: Nikolai Blokhin (1968) Pintor ruso

48 comentarios:

  1. Triste melodía, el tañer de campanas, que no obtienen respuesta, en la soledad perdida entre sábanas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola tecla.. Din, don.. el sonido de las campanas rompe el llanto callado, pero por mucho que suenen, el silencio interior continua..
    Preciosa imagen, hoy no has puesto de quien es..jeje.. no tiene importancia.. Un abrazo..

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces hemos escuchado esas campanas y hasta hemos cerrado los ojos con sus canciones y lamentos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido escuchar el din don din don de esas campanas desde tus letras, ha sido un doblar de campanas de lo más sensible, así me ha llegado.

    Preciosa la imagen de tus letras, y éste fragmento me ha encantado:


    –Préstame tu cintura,
    y déja que te envuelva,
    déjame que te silbe al oído el calor de mis versos
    y la mirada tibia de mis dedos.


    Chapó, tecla, me quedas sin palabras últimamente.

    Un beso enorme.

    .

    ResponderEliminar
  5. Eso me salió, Alfred, aunque no era mi intención.
    A mi que me busquen. Ni me había dado cuenta.
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  6. Sí que lo he puesto, Llorenç, el nombre, lo que pasa es que me ha salido en negro.
    Esta plantilla mía me gusta mucho pero hace lo que le da la gana. Cosas de la informática.
    Ahora con más tranquilidad intentaré solucionarlo.

    ResponderEliminar
  7. de las cosa s más sublime nacen palabras poderosas
    que quizás atañen a nosotros mismos o no...
    como sea todo se describe bien en su dimensión de voz y de silencio
    de compañía y en soledad...

    abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Las campanas me acompañaron en mi niñez y en cualquier lugar que las oiga, vienen a mí recuerdos dulces de agua, cielo, frutas, juegos...
    Besos, querida chica.

    ResponderEliminar
  9. Anda Socorro! jeje

    parece que hablas de alguien que yo conozco.....no se oye!

    ;)

    Apapachos =)))

    ResponderEliminar
  10. Siempre estoy en concordancia contigo, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, María, eres estupenda.

    ResponderEliminar
  12. Lo has cogido al vuelo, Magdeli, siempre nos comprendemos entre nosotras.
    Un beso grande.
    Gracias por ti.

    ResponderEliminar
  13. A mi también me acompañaron las campanas en mi infancia, Virgi.
    Tocaban a bautizos, a boda, a muerto, a rebato, a agonía .............
    Últimamente hay personas que no quiere sentir las campanas. Les molestan.
    A mi me gustan las campanas del Pilar de Zaragoza, cuando tocan el Ángelus, y cuando amanece.
    No saben lo que se pierden.

    ResponderEliminar
  14. Liliana, soy Tecla, la sombra del pájaro.
    El poema es pura ficción y lo he sacado del libro que se titula: "DESDE LAS ORILLAS DE MI SOMBRA"
    Donde recojo parte de mis poemas.

    ResponderEliminar
  15. Niña, ¡que Lorca se te apareció cuando escribías estos bellos versos!

    Muy lorquianos y muy hermosos.

    No sé pero mientras te leía, veía a la novia de "Bodas de sangre" rogando que su amante calme su soledad, la soledad de un alba en el que tocan a boda, con el chico bueno, pero no con el que quiere enrollarse en su cintura.

    Mira que la pierna no me tira, cielo, pero la cabeza sigue ahí llena de pájaros y romances.

    Un placer volver por aquí, tecla, me iré leyendo lo atrasado.

    Muchos besos, poeta.

    ResponderEliminar
  16. Las campanas multiplican la alegría o tristeza del acontecimiento para el que están tocando.
    Me han encantado tus versos, Tecla.

    ResponderEliminar
  17. Te lo agradezco mucho, Macondo.
    Te tengo en alta estima y tu respuesta me importa.

    ResponderEliminar
  18. Mi querida Tesa, soy de la tierra de Lorca y la manera de manejar el idioma se debe de notar.
    Estoy muy contenta de que estés aquí de nuevo.

    ResponderEliminar
  19. Al din-don de las campanas
    el silencio
    es menos silencio.

    Muy bello!


    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hoooola mi cielo, por favor perdóname por no venir antes a escuchar estas campanas que en ti jamás pueden tocar a muerto... de hecho suenan a campanilla;) perdona por no estar más en letras o de la manera que sea para ti, la verdad es que no he podido estar para nadie porque me han estado exprimiendo a trabajo - supongo que eso es bueno en los tiempos que corren aunque no sé yo ;-) te leo cielo, escucho tu tañir y disfruto aunque el tintineo suene entre suave y dulce y doloroso... ojalá no. No sé como evitar el dolor de este mundo... existe y está ahí para todos, se escucha se siente, lo que más cuesta horrores, lo q se me hace terrible es no poder aliviarlo a los que quiero ... tu tienes la belleza de tus palabras, de tus cuadros, toda esta belleza que explota dentro de ti y nos derramas...hoy suavecito como ese tintineo que se pierde en el tiempo...sé que te refugias ahí mi querida SOCO o eso deseo hagas porque tus palabras son como algodones nada puede hacernos daño ahí dentro. Precioso bonita!!

    Mil besos SOCO, que este verano a punto de comenzar te de frescor, calor y consuelo.. como tus letras!


    ResponderEliminar

  21. Tal vez haya alguna diferencia entre sonar las campanas y doblar las campanas. Para tan bella ilustración y sentidas palabras preferiría un sonar, que doblar tiene ecos fúnebres.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar

  22. ¡Ay! Tecla, "por quién doblan las campanas" que diría Hemingway. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Las campanas hacen compañía Marisa , tú también .
    He visitado tu blog y he salido satisfecha.
    Gracias por estar aquí .

    ResponderEliminar
  24. No tengo nada que perdonarte, María , yo sé muy bien que cuando no vienes es porque no puedes y las amigas estamos para comprendernos sin que nos tengamos que dar explicaciones . Estás aquí y me encanta ese vestido tan alegre que llevas y todo cuanto dices.
    Ayer me leí tu entrada y estoy pendiente de pasarme a comentarte.
    No somos tan fuertes como para evitar los males del mundo. A veces me he asombrado ante mí misma de lo poco que puedo hacer.
    Se intenta ayudar y con eso ya es suficiente.
    El alegrón que me das cuando vienes no me lo quita nadie.
    Un abrazo con todos los brazos que tengo.

    ResponderEliminar
  25. Mi admirado ñOCO Le bOlO, ya te he complacido. A mí me pasa como a ti, que no sé en qué se diferencian los tañidos de las campanas. Falta de costumbre, los ruidos de los motores han sustituido a los sonidos de las campanas y tantos otros.
    Ley de vida.
    Pero a veces se siente el tocar de campanas y es pura delicia.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Mara, el sonar de campanas nos retrotrae a tiempos perdidos y a la vez nos enseña la magnitud del tiempo y el espacio. Y nos parece que hayamos vivido más.
    Gracias por estar aquí .

    ResponderEliminar
  27. El silencio es elocuente y las campanas acompañan. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  28. Gracias Carmen, otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  29. Las campanas llaman y llaman, pero nadie acude. Es la soledad que puede más que nada.
    Como sueles, querida Tecla, hermosa sensibilidad ante la vida.
    Besitos besitos.

    ResponderEliminar
  30. Ay Tecla, qué preciosos versos, es verdad que también a mì me han evocado el estilo lorquiano, esa soledad de hilo y encajes de deseo y sueño... el viento como eros...me ha encantado.
    Qué hermosa tierra la tuya, de verdaderos poetas.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  31. Las campanas se han perdido en el tráfico del tiempo Virgi.
    Quién las encontrará.
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  32. Gracias Chusa por estar aquí. Estoy encantada contigo.

    ResponderEliminar
  33. Estimada Tecla
    bueno si tú quieres ser hojita de árbol (como me dices en mi entrada)
    que seas de canelo....:))
    pues es una hoja medicinal muy amada por mi pueblo mapuche...
    allá te espero...:))

    besos.

    ResponderEliminar
  34. Allá nos encontraremos, Magdeli, cogeremos el mismo árbol y el mismo tronco ; nos naceremos juntas y cuando sople el aire nos acariciaremos la una con la otra y saldremos volando libres por esos espacios por donde corre el humo.
    Y seremos felices como nadie.

    ResponderEliminar
  35. Ay, tecla... qué bello poema.
    Me he visto en él.

    ResponderEliminar
  36. Olá.
    Gostei de seu poema, com versos como este: “deja que te silbe al oído el calor de mis verso”. Um belo poema. Parabéns.
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  37. El tacto, un sentido que debería ser más utilizado.
    Salu2 táctiles,Tecla.

    ResponderEliminar
  38. Estimado (a) amigo(a) poeta
    mi saludos respetuoso de siempre..
    Me disculpo por no poder acceder a sus escritos...tengo muchos problemas con la red en mi hogar...donde escribo con calma y tiempo,cuando me doy a leer vuestras creaciones para poder comentarles con toda tranquilidad sus trabajos...
    No se bien cuando podré tener acceso sin dificultades.
    Por ahora robo un tiempito a mi trabajo y les respondo aquí

    espero me comprendan y ya llegaré a vuestras casas

    con el aprecio de siempre!

    Un gran abrazo!
    Meulen!

    ResponderEliminar
  39. te dejo un abrazo renovado amiga
    +
    espero estés muy bien!

    ResponderEliminar
  40. Boa tarde, os sinos vibram dentro do seu sentimento, é agradável sentir a melodia dos mesmos ao deitar e ao acordar, continue assim, não os deixe de ouvir e sentir.
    Bom fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar
  41. I am very happy to visit your blog. what you write enar really inspired me and increase my knowledge. Thank you, by the way.
    There is no sure way to prevent lung cancer, but you can reduce your risk if you: Do not smoke. If you've never smoked, do not start. Talk to your child about not smoking so that they can understand how to avoid the major risk factor for lung cancer. Start conversations about the dangers of smoking with your children early so they know how to react to peer pressure.

    ResponderEliminar
  42. A mi la verdad, las campanas de la Catedral de Murcia, me son muy familiares..un saludo desde ya sabes,,,,Murcia..y feliz verano...

    ResponderEliminar
  43. tu poema es hermoso y a la vez con toques melancólicos
    felicidades
    crecí escuchando campanas
    y no siempre me resultaron confortables al espíritu
    a veces su tañido nos descoloca sobre todo en noches brumosas

    abrazos y y muchas gracias por tu huella en lo de Verónica sobre mi poema
    te dejo el blog
    https://plabrdelcamino.blogspot.cl

    ResponderEliminar
  44. Y pasados unos años fuera de esta blogosfera nuestra....retorno en la repentina necesidad de escribir y maravillosamente me encuentro de nuevo el suave sonido....de mi querida Tecla.
    Un fuerte abrazo amiga mia....acudo s tus campanadas. Winnie

    ResponderEliminar
  45. Y pasados unos años fuera de esta blogosfera nuestra....retorno en la repentina necesidad de escribir y maravillosamente me encuentro de nuevo el suave sonido....de mi querida Tecla.
    Un fuerte abrazo amiga mia....acudo s tus campanadas. Winnie

    ResponderEliminar
  46. ¿Qué tal el verano? mi niña. El mío para olvidar, aunque también he ido unos días al mar, muy pocos, a cargar las pilas que estaban muy bajitas.

    El calor sigue ahí para mi desesperación, pero he decidido ignorarlo como una amante despechada y ponerme en marcha.

    He puesto a mis neuronas en "modo" otoño, creo que se lo han tragado y empiezan a funcionar.

    Muchos besos, poeta.

    ResponderEliminar
  47. Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
    Me gusta mucho el tuyo.
    http://anna-historias.blogspot.com.es.

    ResponderEliminar
  48. Hola amiga

    espero estés bien y en tu camino de rosas frescas
    llenes tu ser de sentires placenteros...
    te dejo un abrazo grande!

    ResponderEliminar