lunes, 9 de noviembre de 2015

Bailando al viento




Las sábanas que cubren el calor con que suspiras
le bailan al aire
huyendo enloquecidas de la piedra milenaria. Y mientras tanto.

He bebido tus besos.Marinero.

Hora es ya
de que amanezca el día.

Los manantiales de la vida vinieron  a mí buscando mi regazo.
Vistiéndome de lluvia
en noche oscura del alma.

Es por eso que espero
que estos lienzos con los cuales cubriste tus suspiros
sigan bailando al viento.
Paso adelante, paso atrás
A la espera impaciente  de la urgencia mimosa de unos dedos.

He bebido tu lluvia en noche oscura
en tanto
brillaban las estrellas.

Vuelve a tu lecho, caminante.
Vuelve 

61 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el contenido de esos versos y me recuerdan algo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Su sentimiento artístico es exquisita.
    Gracias por siempre visitar.
    Saludos desde Japón. ruma

    ResponderEliminar
  3. Tus poemas siempre tienen un contenido profundo.

    Este no se queda atrás.

    Me encantó.

    Besos Tecla.

    ResponderEliminar
  4. Simplemente: ¡Delicioso!
    Un beso de anís, Tecla.

    ResponderEliminar
  5. Es lógico que te recuerden algo Rafael. Siempre tu, con tus versos amatorios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ruma. Me han gustado tus fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Y a mi me encanta encontrarte, Aída.
    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu beso, Sara. Está exquisito.

    ResponderEliminar
  9. Y caminando lentamente volvió
    Siguiendo lo que le decías
    obedeciendo tus maravillosos pensamientos.

    Gracias
    por tu piropo hacia el acento argentino de mi voz
    :)

    ResponderEliminar

  10. Buena foto. Casi panorámica. Bien de color y, sobre todo, esos blancos agitados por el viento.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes que has hecho magia SOCO? y no me refiero a tus letras que tb porque estas sábanas que suspiran y bailan la hacen ... me refiero a que acababa de leer y ver la entrada de LUIS SAN PEDRO ... esas sillas voladoras, esa gente incapacitada capaz .. de todo .. de bailar y de volar e inmediatamente pensé en MALQUE y me fui a su blog para enlazarle la entrada y ¡¡zapas!! allí estabas tú enlazándosela por cuadriplicado jajajaja aaaayyyy mi cielo... si es que a veces vuelas como una sábana al viento solo que tú llegas más lejos y más profundo.. y esta preciosidad que has escrito y esta magia que te acompaña ahora mismo me hacen sonreír porque ... la magia existe si crees en ella y tú eres mágica:)

    Mil besos cielo... que el viento baile contigo, paso adelante paso atrás y vueles como solo tú sabes hacerlo.

    ResponderEliminar
  12. Vuelvo a tu lecho lleno de encantos poéticos.. y me quedo aquí deleitando tu hermosa poesía, amiga. Sabes conquistar al lector con tus letras, me impresionas y mucho.

    Saludos fraternos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hermosas sábanas al viento. Tórrido poema (la imaginación es libre) de anhelos y ausencias.
    Te doy, Tecla, esta "foto" de policromía imposible e insensata, que existió realmente y que...

    CAMPOS DE MI EDÉN.

    Lo que cuenta, Tecla, esa fotografía es una historia de amor: el olivo -fuerte, añoso, vehemente- extiende los brazos hacia la acacia -joven, medrosa, vacilante- que se medio oculta tras una lomita perfilada en un hermoso cielo verde venusiano. Entre ambos, la campiña cuajada de jaras que lucen su mejor granate y que brotan de un fértil suelo azul de Prusia.
    Tengo, Marcia, una amante secreta en un valle de la Bética. Y me parece que ese cielo verde, la hierba roja, el suelo azul de Prusia y las piedras reluciendo como amatistas asemejan el paisaje de mis encuentros con ella.
    Puede que sea la pasión, la obnubilación de los sentidos, la extenuación de la retina... Pero te juro, Tecla, que veo la fotografía de ese edén y reconozco el jardín de mi amante clandestina. Ese cielo tan verde...






    ResponderEliminar
  14. Hoy te salió un post luminoso, pese a tu tristeza, tecla,

    Esas sábanas de la foto agitadas por el viento se alían con tus versos de reclamo, ven, vuelve a tu lecho...

    ...que ya está libre de suspiros, que huele a añil y a limpio, a solana y a viento fresco.

    Una preciosidad, tecla.

    Un abrazo,


    ResponderEliminar
  15. Una ventana abierta permitiéndonos que el aire despeine nuestros cabellos, despojarnos de las marcas de la almohada en nuestro rostro compungido, planchar las arrugas de los pliegues del corazón, acicalarnos y abandonar la oscuridad en la que no sucumbió la impotencia.
    Salir de nuevo a la vida y deleitarnos con el aroma a limpio, respirar hondo, y seguir caminado aunque sea a tientas para permitir que la luz del sol de nuevo nos deslumbre y sin cerrar los ojos sentir de nuevo su calor en el epicentro de nuestras emociones convertidas en sábanas blancas al viento: banderas de superviviencia.

    Me transmites luz, me contagias paz, tesoro.

    Besets y sonrisas tendidas al sol para tí, reina!

    ResponderEliminar
  16. esos
    o fuesen otros//
    lienzos de fino percal
    harán tu voluntad,
    aguamarina en TierrA
    y te envolverá
    de vuelo!!!

    será como tú quieras. Solo y todo ello.

    muchos besos muchos abrazos, alma que ríes tus penas, ayyyy!

    ResponderEliminar
  17. Parecen fantasmas tomando el sol. Fantasmas juguetones aferrados a no desaparecer del mundo de los vivos.

    Gracias por la recomendación. He leído la entrada, ¡genial!


    Un beso, gracias por siempre.

    ResponderEliminar
  18. Hermoso mandato hecho al caminante. Y qué dolor que, en lugar de cumplirlo, siga su ruta.
    Precioso poema, amiga. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  19. Recomenzar, es que realmente me gusta mucho el habla argentina, y mucho más como tu la expresas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Sí, ñOCO Le bOLO esas sábanas blancas bailándole al viento son la mar de sugerentes.
    Tus rojos, también.
    Se tendría que estudiar.

    ResponderEliminar
  21. Y el caminante, arrastrado por el viento, el recuerdo y el deseo, volvió a ese lecho que le esperaba para arroparle con esas sábanas secadas al aire y mecidas por el viento. ¡precioso poema!
    Antes de que se me olvide, quiero aclararte que el aceite que le pongo a las rosquillas, es decir, en la masa, es de oliva, pero para freírlas, uso el de girasol que da menos sabor.
    Pero si tienes a mano un aceite de oliva de baja acidez, te pueden quedar el doble de buenas.
    Cariños y feliz semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  22. La verdad María es que ha estado bien. Ambas hemos comentado a la vez, y a las dos se nos ha ocurrido la misma idea. Si estaba cantao. Es que el texto de Malquerida lo sugiere solo y hasta puede que sin saberlo a Luís se le ocurriera hacer esa presentación tan fascinante y tan hermosa precisamente porque ella lo necesitaba.
    A veces la vida tiene estos detalles.
    Te quiero mucho, María.

    ResponderEliminar
  23. Debe de ser por eso que la primera vez que te leí, Adolfo, puse tanto interés en agregarte a mi blog. Y mira que me costó.
    Eras y eres tan bueno.......
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  24. Poema de Adolfo Payés

    Seremos faro de la noche
    Brillo enloquecedor de nuestros labios
    Elocuentes gritos de ternura,
    Océano
    Pasión enarbolando cuerpos encendidos
    En la tranquilidad del silencio
    Mar abierto nuestros besos.

    Gracias por tu presencia Adolfo. ¿Eras tu el que cantabas?
    Eres un artista completo.
    Besos fraternos.

    ResponderEliminar
  25. Bella amiga. La canción de fondo en mi blog. La canta Silvio Rodríguez, excelente poeta y cantante cubano.

    Gracias
    Te dejo el abrazo fraterno de siempre
    A seguir descubriendo tu poesía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. "Campos de mi Edén", Tecla, forma parte de una serie de micro-relatos de ficción (of course). En el blog de un magnífico fotógrafo -D. Hornero- apareció una fotografía procesada de tal forma que los colores parecían arbitrariamente dispuestos y conformaban un paisaje cuasi onírico, surreal (el cielo verde, la hierba roja, la tierra azul de Prusia...). Lo demás vino en reata: invento un diálogo con Marcia (aquí he puesto Tecla, menos en una ocasión) a quien hago confidente de una imaginaria amante que me habría brotado junto al padre Betis.
    Mis prosas amatorias carecen de la entraña de tus poemas, no toco lo amante sino de refilón; un extraño pudor me parece coartar y puede que parezcan naturales de Entrambasaguas: ni dulces ni saladas.
    En este caso los árboles son los que hablan.
    Un beso, Tecla. Nadie sabe todo.

    ResponderEliminar
  27. Hay vientos que arrancan el rescoldo de las sábanas desnudas... y hay marineros que se fueron con la suave brisa del otoño...


    Bss

    ResponderEliminar
  28. Bebo de tus letras, de la inspiración que nos regalas, de tus días y noches, de la espera impaciente, del brillo de tus ojos, de la estrella de tu vida, del viento que te mece, del sol que te acaricia, bebo de tus versos, y vuelvo a bailar entre tus letras.

    Un placer leerte, mi preciosa tecla.

    Un beso muy dulce de seda.

    ResponderEliminar
  29. al viento , al agua , al fuego , a la tierra...
    donde sea allí nos quedaremos
    de este planeta no pasamos
    vengo llegando de unos funerales , al final donde sea que nos recuerden eso es lo que vale... que nos recuerden

    besitos

    ResponderEliminar
  30. Mi querido Fred, te voy a responder como si esta foto de la cual me hablas la acabara de leer por primera vez.
    Porque me conmueve tanto su ensueño y espiritualidad, que no quise responderte en el momento ya que ya era tarde para mi y quería hacerlo con la mente despejada para poder expresarte lo que me hizo sentir.
    Pero sigo sin palabras. Sentir es diferente No obstante, esta noche me he hundido en ese cielo verde de un bosque profundo de olivos centenarios y me he dejado llevar por su embrujo, he mirado las jaras granates que me dibujas y ese azul de prusia del suelo que tantas veces he pintado en mis cuadros. Pintar es soñar.
    Y te prometo que esta noche he soñado ese Edén de tu amante clandestina de la Bética.
    Y me he sentido feliz.

    ResponderEliminar
  31. Tesa, bonita. Volemos con las sábanas blancas tendidas al sol, y cubrámosnos con ellas al llegar la madrugada.
    -¿ Quíén sería el inventor que imaginó las sábanas?
    -Qué sé yo, Tecla, qué sé yo.
    -Bailemos al viento, Tesa. La vida se inventó para bailar, y luego
    dormir.
    -Bailemos pues, Tecla. Antes de que aparezca el sueño.

    ResponderEliminar
  32. Eres alegre y espontánea Maribel. Da gloria estar contigo.
    Eres de las mías.
    Un beso grande, grande.

    ResponderEliminar
  33. ¿Y las tuyas, Pilarica? ¿Cómo van las tus penas?
    Que no nos queda otra Pilar que la de ponerle al mal tiempo buena cara porque todo se andará y no vale la pena (o sí) quejarse del mal tiempo.
    Muchos besicos, maña.

    ResponderEliminar
  34. Qué bonito lo que me dices, Maalquerida, que parecen fantasmas.
    Es que estas sábanas tienen vida propia.

    No sabes cómo me alegra que te gustara la entrada de De Barro y Luz. Es que no es para menos.
    Un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  35. Gracias, Isabel Barceló. No sabes cuanto te admiro por toda tu sabiduría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Tu me haces feliz, Kasioles, con esas misivas a tu madre, tus amores imprevistos y ese olor a bizcochos y azucar caramelizado que sale de tu casa.
    Pura delicia.

    ResponderEliminar
  37. Me he puesto esa canción cinco veces, Adolfo. Qué bonita es, y esa voz entrañable y cercana que se me acerca al oído.
    Decía Isabel Allende que a las mujeres se nos seduce por el oído.

    ResponderEliminar
  38. Creo que escribes como nadie, Fred, o al menos a mi me lo parece. Y a tu lado me siento ínfima en lo que a la escritura se refiere y al saber.
    Sé que nadie lo sabe todo, lo sé. Pero a veces,"Sabemos" Nuestra mente "sabe" independientemente de nosotros. Y a veces "sabemos" sin haberlo estudiado, ni visto, ni experimentado, que nadie nos lo haya dicho. Es entonces cuando pienso que más allá de nosotros mismos, hay una parte que puede que lo sepa todo. Y a eso me refería. Que a veces, me adivinas, me conoces, sabes de mi más de lo que yo te cuento. Y me asombro. Y te pregunto. Y te digo.
    Y solo sé que no sé nada. Porque es la pura verdad.
    Bueno también sé algunas cosas, y es que nunca te diría nada que pudiera dolerte.
    Es mi naturaleza.
    Jeje.

    ResponderEliminar
  39. Ay, de Barro, qué triste. Pero luego la vida nos trae cosas para que nos pongamos contentos. Que vivir siempre lo mismo es muy aburrido.
    A La Malquerida le ha gustado mucho tu blog. Y eso es estupendo.
    Un abrazo con todos mis brazos.

    ResponderEliminar
  40. Bailemos entre tus perlas, María Perlada, bailemos. Que la vida es muy corta, y bebamos los besos y los versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Sí, Lichazul, que nos recuerden que mientras lo hagan estaremos vivos.
    Tal vez no nos haga ni falta, de lo bien que estaremos.

    ResponderEliminar
  42. Y este olor a ropa limpia que traen tus letras, como sábanas al viento bajo soles andaluces. ¡qué dicha!

    Abrazos y expresiones

    Piedra

    ResponderEliminar
  43. Intuición, pálpito, corazonadas... Lo que sé de Tecla me circula por esas venas. No sé si las teclas cervicales fueron la causa de que haya construido un cémbalo ideal que pulso con obstinada delicadeza. Suena a gloria.

    ResponderEliminar
  44. Gracias Miguel Bueno. Hacía días que no me encocntraba un mensaje tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Aquí, a la orilla de la mar Atlántica. Leo a Borges, Amanda.

    ResponderEliminar
  46. Hablaba ahora con Argentina...
    De Tariq he leído "A la sombra de un granado".
    ¿Cómo te sientes, S.? ¿Te parece excesivo que te escriba tanto?
    Si quieres fulminas de tu reja..., esto de ahora.
    Te mando un beso. Yo sigo un poco.

    ResponderEliminar
  47. Tus palabras vuelan hacia la luz. Besos.

    ResponderEliminar
  48. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  49. buen fin de semana Tecla
    abrazos energéticos :D

    ResponderEliminar
  50. Una hermosa poesía, Tecla, volé con las sábanas y el viento me acarició como tus palabras.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  51. Buscando unas sábanas al sol, encontré mientras navegaba con mi barca por los cielos sin nubes, estás hermosas palabras tuyas, cuyas caricias me guardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Exquisita poesía, tecla.
    Tienes un estilo muy personal, creo que ya te lo he dicho antes.
    Este poema me conecta con el adentro.
    Llenarse de lluvia en una noche oscura es sosegar volver.

    ResponderEliminar
  53. Los pensamientos tuyos se unen a esa mágico volar de sábanas...me hicistes recordar mi infancia viviendo en el campo
    y donde se tendía la ropa en largos coladores y esta se zarandeaba al sol...
    muchas veces pasé corriendo entre ellas y las tiré al suelo y me zurraron jajjajaja....
    bueno pero eso es mi anécdota de niña...


    de lo otro , de lo sensual de ellas y de todo su recuerdo que en ese aspecto me llega sin dudas es otro matiz...
    de lo que fue y ya no es ...

    seguro que quien anhela la vuelta de alguien que merece ese regreso y mas que nada el recuerdo cariñoso vuela en esa mágica sábana al mundo de lo posible y mas...

    que la alegría del sentir siempre este viva en ti amiga
    y te dejo mi gratitud por estar a mi lado...

    un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  54. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  55. Necesitaba tus versos que.. Re-leerte es extraordinario..

    Me quedo reposando en el sentimiento de tu espacio..

    Saludos Fraternos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  56. Lo siento que no puedas traducir.
    Pero podrias poner una foto de verdad
    Te quedaria hemosa en tu blog.
    ¿No te parece?

    gracias porque en un momento de la muerte de la hija de mi amiga tuviste la delicadeza de dejarme un comentario asi

    Te dejo mi foto
    por lo menos sabes quien esta detras de esta cara que no es de cristal

    ResponderEliminar