jueves, 22 de octubre de 2015

Quiero llorar por ti




Quiero llorar por ti sin paliativos, hermana, amiga, madre,

vida que me cuidaste desde que vine al mundo.

Y regar con mis lágrimas
las rosas rojas que decoran tu tumba,
inundar de perfume tu soledad en paz 
en noches de estrellas y silencio.

No quiero pensar en positivo.
Quiero sufrir tu ausencia porque ya no estás conmigo,
coger el teléfono, llamarte, sentir que ya no estás
y que mi corazón se parta

Necesito aprender a dialogar contigo nuevamente
desde dentro de mi
y que Tú me correspondas
con esa voz de niña de inteligencia fresca
por la que el tiempo no ha pasado.

Y cuando sea verano,
le pediré a los grillos que te canten
en las noches de luna
para que estés contenta y alejada
de este mundo tan cruel que semejantes sinsabores nos procura.

Ambas nacimos entre higueras y granados,
del mismo vientre de barro y yerbabuena.
Hermana tan querida de mi alma.
Hermana mía.


Imagen: Michel Rauscher

56 comentarios:

  1. Amigos míos: En este mes de Octubre he perdido a mi hermana tan querida. Mi pilar, mi amiga, mi sombra.
    Estoy muy triste.
    Necesito decíroslo para poder seguir y hablaros desde la tristeza que me habita sin que os parezca que estoy lejos.
    Un beso.

    ResponderEliminar



  2. Mi padre era flaco, flemático, introvertido; dejaba un rastro de melancolía a su paso. No me quería demasiado -pensaba yo por entonces-. Él, ensimismado en sus pensares. Debían de dolerle, porque siempre parecía sufrir por algo...
    Le sobrevino una depresión que le subyugó por largos años. Nunca curó del todo. La tristeza y el ensimismamiento no le abandonaron ya jamás.
    Y uno -años después de su muerte- tiene claro que ser cordial, amante padre, rendido enamorado de la belleza, vitalista, gozoso comensal, bailarín de fino estilo, entusiasta adorador de los talentos..., bien poco depende de la maniatada voluntad, del denodado afán por superarse... Porque hemos nacido con las cartas ya marcadas, que unos dioses caprichosos repartieron a voleo.

    PS.- Acéptame una abrazo, Tecla.

    ResponderEliminar
  3. Te lo acepto en el acto, Fred. Te he leído con gran atención para beberme tu sabiduría.
    Una cosa es ese malestar que a veces nos ocurre y que se ha de superar, si es que se puede, y otra muy diferente es el dolor por la pérdida de un ser querido. O por su sufrimiento.
    La quería tanto que he descubierto que quiero llorar y sentir ese dolor. Es el único homenaje que puedo hacerle. Y ese sufrimiento paradógicamente me consuela.
    Somos unos desconocidos incluso para nosotros mismos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tecla:
    Bellísima elegía que tu hermana, donde esté ahora, apreciará.
    Es bueno llorar y desahogarse.
    Un saludo compungido.

    ResponderEliminar
  5. Te abrazo con todo el cariño del que soy capaz.
    <la poesía me ha parecido tan maravillosa que me imaginaba que la habías hecho en un momento de dolor y no me he equivocado, es una alegría que pueas expresar tan ben tu estado de ánimo, seguro que después de hacerlo te sentirás mejor.
    Cuídate.

    ResponderEliminar
  6. Me has entrado un escalofrío por todo el cuerpo cuando te he leído, lo siento mucho de corazón, no se que más decirte en estos casos siempre me faltan las palabras mi querida tecla, pero no los abrazos.

    Te mando un abrazo muy fuerte que lo sientas cercano con todo mi cariño, preciosa, y muchos besos dulces de seda para calmar tu dolor y pena.

    ResponderEliminar
  7. Tecla, te mando un abrazo muy fuerte de fuerza..espero que vayas cogiendo fuerzas poco a poco..un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  8. Poema salido de las mismas tripas del alma... sobrecogedor... intenso... brutal...

    Un abrazo enorme :(


    ResponderEliminar
  9. llorar , llorarnos ríos
    soltar y soltarnos
    la vida y la muerte una y otra vez

    ResponderEliminar
  10. un abrazo y fuerza para ti, para ella que la tierra le sea leve

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo muy grande Tecla. Después de no tener tiempo para pasar por los espacios que me gustan, te encuentro triste y duele ese dolor. Esas palabras que te salen del corazón es el mejor homenaje que le haces. Necesitamos llorar porque forma parte de la vida y del desahogo. Te vuelvo a abrazar.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  12. Como yo no he tenido hermanas, no puedo saber el cariño que se puede sentir hacia ellas, pero cuando hablas de madre, de amiga, me llegas al alma porque yo bien sé de ese amor que nunca se olvida.
    Todo lo que causa dolor cuando lo perdemos, de eso tengo yo bastante experiencia y, quisiera, de alguna manera, que mis letras pudieran ayudarte para paliar un poco tu pena.
    Cada persona debe pasar su propio duelo, no hay un tiempo determinado para ello, hay que tener un poco de paciencia, pero verás que, un buen día, descubres una luz en el cielo y te das cuenta que eres fuerte, que a ella no le gustaría verte entristecida y, al igual que hacemos todos, seguimos caminando por la vida.
    ¡Cuánto lo siento amiga mía!
    Te dejo mis cariños en un abrazo muy especial.
    kasioles

    ResponderEliminar
  13. Te escribo conmovida ante tu dolor, Tecla, que es único e intrasferible.

    Porque, como le decía esta misma semana a una amiga del alma que perdió a su madre, no lloramos por el que se va, que ya nada puede hacer que regrese, lloramos porque nos sentimos desamparados, solos, porque no nos resignamos a no tener a esa persona a nuestro lado nunca más.

    A no poder abrazarla, ni escucharla, ni que nos abrace o nos escuche... A no oir más su risa a ir olvidando poco a poco su cara.

    Tienes todo el derecho a estar triste, a estar hecha polvo, a dedicarle a tu duelo todo el tiempo que necesites...

    A llorar porque te da la gana hasta que de tus ojos nazcan siemprevivas, que diría nuestro admirado Lorca.

    Tu poema, por contra, está lleno de vida, tecla, y aunque no hay consuelo que valga sólo te queda recordarla, volver a hablar con ella como dices, para que no se aleje para siempre, para que no se vaya del todo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Dyhego. Tu amistad me reconforta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. gracias por tu abrazo, Liliana. Y por estar conmigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Necesitaba hacerlo, Tracy. Y te agradezco mucho tu sentimiento hacia mi.
    Eres una gran amiga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. María Perlada, en situaciones difícil,es una no sabe qué decir. Yo lo sé y por eso no me importa.
    Importa que estés a mi lado.
    Y es lo que siento. Que estás conmigo.
    GRACIAS.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Alp, no sabes cómo te agradezco este abrazo. Te lo devuelvo de todo corazón.

    ResponderEliminar
  19. Mi muy estimado maestro y amigo Luís.
    Te lo agradezco en el alma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Mi querida Lichazul. Eres tu, poesía.
    Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Nani. Sé que te falta tiempo y es por eso que te agradezco doblemente tu presencia.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Amapola. Eres muy imaginativa con tus nombres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Eres buena y cariñosa conmigo siempre Kasioles.
    Es cierto lo que dices, cuando uno de los pilares que conforman nuestras vidas desaparece nos quedamos como a la intemperie. Sin saber qué hacer ni hacia dónde caminar. Desangelados y como sin alma.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  24. Eso es lo que me pasa, Tesa. Que no lo acepto. Que no me entra en la cabeza.
    La pienso en paz y dulcemente feliz.
    Soy yo, quien la echa en falta. Y me siento desgarrada. Sin ánimos, sin fuerzas.
    Eso es lo que me pasa, Tesa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Jo...
    Lo siento mucho Tecla.
    No hay nada que pueda decirte que logre aliviar ese dolor.
    Necesitarás tiempo y aceptación.
    Hoy te doy un abrazo enorme.
    Ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Vi llegar tu comentario a mi casa cielo, pero .. no estaba, quiero decir esta última temporada prácticamente ni he entrado a los blogs, te tenía en mi rabillo del ojo ... ahora que te he leído ( el precioso homenaje que le has dejado a tu hermana ) ahora que te leo aquí en comentarios que has perdido a tu hermana me siento avergonzada por no haberte sentido antes... por no haber sabido, por no haber venido... lo siento tanto TECLA. Las palabras aquí son el único lazo que nos mantiene unidos y sin saberlo, sin quererlo nos atan y nos dejan caer... te juro que si llego a saber que de verdad te había ocurrido esta desgracia hubiera venido inmediatamente y sé de sobra que no me necesitas, que el que venga a escribirte esto o nada... es igual, lo sé, para mi no cielo. Jamás escribo nada que no sienta y a ti, por la razón que sea te he sentido desde siempre.. mucho más ahora en tu dolor...

    Siéntelo, tienes razón...llora, déjate estar en este instante mientras lo necesites, mientras te dure el duelo, pásalo ... solo así terminará. Nada puede aliviar una pérdida tan entrañable así es que deja que tu ser se acostumbre a tenerla de otra forma, date y dale tiempo ... ahora será tu mejor compañero, él hará que tu hermana se acurruque en ti... con el tiempo.

    De corazón SOCORRO lo siento muchísimo cielo! tienes mi correo, en lo que pueda servirte, si necesitas lo que sea que yo pueda darte cuenta con ello. Un beso inmeenso desde lo más profundo de mi, para ti.




    Lo siento muchísimo, cuídate mucho tú por favor.

    Para lo que sea que te sirva... estoy! no lo olvides.

    ResponderEliminar
  27. Bellisimo tu texto
    No te imaginas como te entiendo
    :(

    ResponderEliminar
  28. Para Tecla, con cariño, desde este Brigadoon:

    Muerte y gloria de una avispa.


    Señores:
    Voy davos una triste (pa mí, no pa otres pécores) noticia: al mi sobrín matáronmelu unos desalmaos esti fin de semana, hacia el mediu día.
    Cumpliose otra vegá la trágica hestoria de montescos y capuletos.
    Al rapaz notábalu yo raru y nerviosu dende fay dís. Él, de natural tan alegre y fachendosu, tal parecía que estuviese agüeyáu o presu d´algún maleficiu. Diva proponéi pasar el agua pero los acontecimiéntos precipitáronse de tal forma que non dieron llugar a ná.
    El mi sobrín siempre tuvo malos quereres. Como era guapu, perfechu, honráu y valiente a carta cabal, les fémines naguaben po él; vamos, que yos caía la baba a filu si posaba los güeyos en dalguna.
    Por eso los demás mozos víenlu con envidia y, aunque arreniego si dalgún
    se atrevió nunca a criticalu a la cara (miento, que un tal Joselón fízolo y noi
    arrancó les rayes de milagru), por detrás facíen-y la llabor de zapa.
    Cuando se comencipió a murmurar que el rapaz quería entamar relaciones con una abeyina de quésiyodonde, aquello fué el acabose: tola tirria acumulada salió al camín y acusáronlu de tó, hasta de traidor.
    Armose tal griesca que consiguieron llevalu ante el Conseyu de Vieyos.
    Allí, aguantó toa clase de preguntes envenenaes. Cuando lu acusaron de faltar al Códigu de Honor de la Comunidá por pretender xuncise al mismu xugu de una abeya, él, ensin cortase un pelu, contestoyos que siempre había respetao´l Códigu; tanto yera asina que lu llevaba grabáu en les rayes de la camiseta, pero que en lo tocante al corazón les normes marcábales él.
    Quedáronse los vieyos amurniaos y mandáronlu que se retirara. Salió al exterior del avisperu y díjome que non me preocupara por él, que fuese pa casa, que taba a la espera de recibir unes señes y en cuanto hubiese ocasión llevantaría el vuelu. Así que acercose a la tabla de despegue y púnxose a caciplar unes cosuques que levaba´n bolsu.
    En esto, una nube de machos cayó sobre el infeliz y claváron-y el obleru hasta que se cansaron. Dejáronlu moribundu enrriba la tabla...
    Na más me enteré de los fechos salí zumbando. Cuando llegué hasta él tovía halitaba y con un filu de voz repetía una misma palabra que por más que me esforcié non fui a entender.
    Reparé en un paquetucu medio pisotiau que taba al so costao: al abrilu, contemple les flores más esplendoroses que enxamás vieren los mios güeyos. El prubín habíales coyío pala so amada...
    Enterrámosles con él debaxo una faya perfrondosa, al llau de una torrentera, y con una corteyina de pino ficímosi un epitafiu:
    "Del galán mas gayasperu,
    la memoria non se borra:
    que morrió nesti avisperu
    por amores de Abejorra"
    Que descanse en paz.
    (La familia sí recibe)
    ..

    ResponderEliminar
  29. Sé que te tengo, María. Y que me digas que me sientes me consuela el corazón porque así siento tu consuelo sin tener que decirte.
    ¿Sabes tu de los niños pequeños que se van siempre con la misma persona? Pues eso ha sido mi hermana siempre para mi. Mi hermana mayor con la que siempre me he ido. Y no sé. Me siento como un bebé que no sabe hacia dónde dirigir sus brazos.
    En fin.
    Sé que te tengo, y he pensado en tí y te sentía. A veces las palabras sobran.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Mi querida Recomenzar, me consuela saber que me comprendes.
    Eso vale mucho.

    ResponderEliminar
  31. Lamento muchísimo tu pérdida, querida tecla. El poema, bellísimo, deja entrever claramente lo que tu hermana ha sido para tí, y duele. Pero has sido muy afortunada al poder disfrutar de la suerte de tenerla, contar con una persona como ella que te ha dado su apoyo en todo momento, que ha sido como una madre para tí. Un abrazo muy muy fuerte, querida amiga.

    ResponderEliminar
  32. ¿Está escrito en Bable, Fred?
    Es el cuento más hermoso que he leído en mi vida.
    Hice una exposición de pintura en Gijón y oír hablar a los asturianos era puro deleite.
    En la playa de S. Lorenzo no sé de qué manera hice amistad con unas señoras que salían de bañarse y me hablaron encantadas en asturiano antiguo, o en bable, es que no lo sé. Y nunca en mi vida he escuchado una lengua tan hermosa.
    Me pone de los nervios cuando en la tele se habla alguna de las lenguas que no sean el castellano, el hecho de que salga un traductor y tape la lengua que deseo escuchar. Son nuestras lenguas. Y los españoles aún no nos hemos enterado.
    En este país hacen falta cambiar muchas cosas, pero muchas. Y muchas mentalidades. Y más nos vale antes de que entre los unos y los otros nos desgarren a todos.
    Yo me canto con cierta frecuencia aquella nana que dice:
    Duérmete fiu del alma que velu tu sueñu
    palomina de blancu que no tiene anhelu
    agora no, meu neñu,
    agora no........
    Si viviera tu padre como él es tan buenu
    collariñus de plata pusiérate al cuellu
    Agora no, meu neñu
    agora no.......


    Sigue......
    No me canso de escucharla o de cantarla.
    Si no conocemos y no le damos valor a nuestras lenguas, es porque somos unos retrógados primitivos.
    Eso sí. Imponerlas en algunos sitios, se les da de maravilla.
    Y así nos luce el pelo
    Somos unos guerracivilistas.

    PD Parece que lo sepas todo.

    ResponderEliminar
  33. Es cierto lo que dices, Isabel. He sido muy afortunada y no había caído.
    Solo la tenía, como se tiene el Sol, o el Cielo que están ahí y nunca nos fallan ni nos traicionan.
    Vivimos con ellos tranquilos y confiados.
    Y ya está.
    Me cuesta tanto aceptarlo.

    ResponderEliminar
  34. Pues claro que en bable, Tecla; en uno de los bables (el central) que a su vez tiene sus variables (en cada valle se habla con un sesgo diferente...; quizás exagero pero poco). Este cuentillo tiene unos cuatro o cinco años (formaba parte de una correspondencia con una mujer, de ahí la alusión a "otres pécores). Hubo secuela y en otros relatos contaba el drama del tío-padre que entraba en la alcoba del hijo muerto por primera vez tras la tragedia; la oleada de recuerdos tan recientes que desencadena la visión de los objetos queridos..., allí sobre la mesa de estudiar, la huella del cuerpo sobre la colcha de la cama... Desgraciadamente perdí esta parte de la serie. A veces pienso que debiera reconstruirla basándome en la memoria.
    ¿De veras te gustó, Tecla?

    PS.- Esta versión en bable es susceptible de modificar en algunos términos que aparecen en castellano (para mejor comprensión).

    ResponderEliminar
  35. Pues claro que me gustó. Y muchísimo.
    No exageras en nada. Las lenguas de los pueblos, los sesgos, se están perdiendo o se han perdido con la televisión.
    Pero no tendría que haber sido así. La RAE debería de haberlas recopilado o al menos muchas palabras propias de los pueblos que son más expresivas que el castellano se deberían de haber recogido.
    Gracias, Fred.

    ResponderEliminar
  36. Mientras te recuperas si quieres yo te hago de hermana pequeña ( por coco y todo lo demás más que nada ;) aquí en la bloggosfera y por eso he venido esta mañana tremprano a carreras antes de irme, para dejarte un beso inmenso y un abrazo espachurrarte que te abrigue y te transmita toda la energía positiva que pueda llegarte ... ella seguirá cuidando de ti desde donde sea que este. Seguro!

    Mmmuaaaaaaaaakkksss! precioosa y muchísimo ánimo.. esta semana y días q le siguen serán duros pero podrás!! hasta en letras se ve lo fortísima que eres. Pasito a pasito, recuerda... ahora tiene enchufe arriba ;)

    ResponderEliminar
  37. Siempre me comunicas energía positiva estés donde estés, María. Siempre. Gracias a personas como tu el mundo se hace llevadero.
    En cuanto a mi hermana tendré que aprender a soportar su ausencia aunque me duela. No la voy a dejar que se me vaya, se quedará conmigo.
    No obstante, me has arrancado una sonrisa dulce.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  38. Fuerza Fuerza y mucha fuerza para ti amiga.. con este calor humano y solidario de mi parte..
    Cuanto dolor, en tus letras cuanto amor y cuanto sentimiento encontramos en cada ser humano que nos deja.. que nos acaricia a pesar de todo y tanto..

    Un abrazo inmenso y solidario de mi parte
    Saludos fraternos amiga

    aapayés

    ResponderEliminar
  39. La parca te arrebató sin anestesia la mitad de tu corazón. Y tu amor pagó con largueza el derecho de llorar este gran dolor. Pero, cuando hayas agotado tu última lagrima (no tu pena), sigue amándola como si estuviera aquí. Escúchala dentro de ti, háblale con el corazón. Sonríe como tantas otras veces, al recordarla en momentos especiales, siente su compañía en momentos de soledad y de seguro llegará hasta ti ese apoyo moral que siempre te supo dar. Que sepa la parca inútil, que sólo pudo arrebatarte su cuerpo, pero no su amor, su cariño, su corazón, su espíritu, sus recuerdos. La muerte no puede extinguir a los grandes (como tu hermana)… solo los glorifica. Porque para las almas grandes no existe el olvido, no existe el adiós. Y tú estás hecha del mismo material con que tu hermana fue hecha, con un amor más grande y más poderoso que la misma muerte.

    Gloria eterna para tu hermana y sosiego en tu corazón.

    ResponderEliminar
  40. Ya sabes que soy puritito sentimiento. Pero hay sentimientos buenos y hay sentimientos disolventes, duros, aniquilantes. Cielo, muerte, campo, drama griego, espinarios a destajo de nuestros pies lacerados -las trochas están cada vez mas áridas y los senderos litorales peligran con ser tragados por los mares en ascenso-, no queda más remedio que transitar los zarzales montunos de la patria. Y vigilias y duermevelas con la angustia al fondo de la copa en vez de una aceituna telúrica o una cortecita de limón solar. Pero no falta una luciérnaga -o un cañón de luz- que nos despeje la andadura (a veces tan dura anda....). Y está el corazón, incólume a pesar de tanto brete y de tanta lidia... El mío responde bien y siempre puedo contar con él. 
    Un beso, Tecla.

    ResponderEliminar
  41. Grita, llora o lo que necesites hacer, libera el dolor, tesoro, que aquí estoy para acompañarte el duelo. Te dejo la mano apriétala cuando y cuanto precises, corazón, un aliento por si te falta el aire y la seguridad de que no estás sola.
    Lo siento, Tecla, tesoro. Te abrazo con sentimiento y te beso, con cariño, en silencio.

    ResponderEliminar
  42. ¿Son tus lágrimas tan hermosas como tus versos? Seguramente sí, si en momentos así a alguien le importara la belleza. Pero siempre hay belleza en la emoción sincera y en el dolor por la ausencia, y no hay por qué negarla: es tal vez, en momentos así, la afirmación mas pura que nos queda, la mejor para agarrarnos.

    Un fuerte abrazo, Tecla.

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. ay, Tecla, mi tecla de un invisible piano para guardarte!
    yo quiero ser
    quiero ser tu hermana
    quiero, tu amiga del alma
    y agarrarme fuerte a tu mano
    y que tan bien me la tiendas cuando, al borde mismo de ajustar cuentas con ese pudoroso más allá aún ni visto, necesite de tu aliento.
    quiero, como tu verdadera hermana que marchó a ocupar otro reino, no alejarme de tu vista.
    ay, Tecla, qué surtidor de colores has sabido elevar en rendido homenaje.
    qué hermosura.

    abrazo infinito

    ResponderEliminar
  45. abrazo gordito Tecla
    fuerza y luz
    pa'que el despertar de cada día vaya trocando el dolor en paz y sosiego tan necesario

    ResponderEliminar
  46. Ha vuelto el poeta: Silencio.
    Trae su vida en sus brazos
    y una canción de cuna
    entre los labios.
    El verbo.

    Silencio.

    Llueve ternura a versos
    corazón líquido derretido de amor
    y de misericordia
    Trae su vida en sus brazos
    la palabra en los labios
    y el verbo.

    Ha vuelto el poeta.
    Silencio. Están tocando
    las campanas de la catedral.


    Muchísimas gracias por tu visita, Adolfo. Eres extraordinario.

    ResponderEliminar
  47. Vuelvo a dejarte un abrazo muy fuerte, estos días son más tristes de lo normal y no nos queda más remedio que afrontarlo todo.
    Más cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  48. Pocas palabras atino a decir en este rato

    cuando se siente el pesar por esa corriente de vida que se acopla a nuestras venas
    siendo sangre de nuestra sangre y todo lo demás...por donde nos arropa la vida
    ...
    hay que dolerse hasta la médula creo yo, para volver aspirar el aire de la paz que ellas nos van regalando en nuestro camino...

    y nunca será bastante el decir para que sintamos que seguimos unidas hasta el transcurrir al otro lado de la propia vida...

    un gran abrazo
    todo mi cariño para ti!!

    ResponderEliminar
  49. Hola Tecla siento llegar a tu casa en un momento tan duro para ti, y lo sé porque precisamente hace poco perdí a mi amada madre y tus versos me han recordado todo lo que escribí y sentí ese día y sigo sintiendo. Yo también deposité un ramo de rosas rojas porque eran sus preferidas y fue muy , muy duro. También sé que las palabras de consuelo y hablar de ello ayudan y solo espero, tanto para ti como para mi y todos los que se encuentren en esta situacion, que poco a poco podamos recordar lo bueno que compartimos con ellos que yo ,hoy por hoy, no puedo hacer porque me embarga el dolor.
    Un fuerte abrazo y te sigo.

    ResponderEliminar
  50. Hola Tecla no puedo pasar y a pesar de no conocerte sin dejarte un viento de fuerza y esperanza por el dolor que te abate y decirte que me quedo por aquí cerquita, con la intención de empaparme de tus letras con tu asentido permiso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar