miércoles, 8 de octubre de 2014

Vuelve



Y que las sábanas que cubren el calor con que suspiras
le bailen al aire
huyendo enloquecidas de la piedra milenaria.

He bebido tus besos,

Hora es ya
de que amanezca el día.

Todos los manantiales de la vida vinieron  esta noche a mí, buscando mi regazo.
Vistiéndome de lluvia
en noche oscura del alma.

Es por eso que espero
que las sábanas con las cuales cubriste tus suspiros
sigan bailando la danza milenaria.
Paso adelante, paso atrás
A la espera impaciente  de la urgencia mimosa de tus dedos.

He bebido tu lluvia en noche oscura
en tanto
brillaban las estrellas.

Vuelve a tu lecho, caminante.
Vuelve.



40 comentarios:

De barro y luz dijo...

A las sábanas, como a los recuerdos, se les "ha ido la pinza" y el tiempo los zarandea rasgando las fibras de nuestra consciencia... pero el caminante nunca regresa....está demasiado lejos.


Bss

Rafael dijo...

Vuélvete entonces y no tengas miedo.
Un abrazo.

Lasinverso dijo...

...cuando volver es el único verbo...

abrazos Teclamía!!!

Dyhego dijo...

Tecla:
Me encantan el poema y esas sábanas juguetonas.
Salu2 con lluvias.

tecla dijo...

Mi caminante no, De Barro.
Mi caminante se ha refugiado entre mis sábanas y acaricia dulcemente mis sueños.
Gracias por estar aquí, Luís.

tecla dijo...

Eso haré Rafael, eso haré.

tecla dijo...

Mi niña sin verso. Toda tu eres un verso, el verso que me queda.
No se puede pedir más.
Te abrazo mucho.

tecla dijo...

Eres u n Cielo, Dyhego.
Un soplo de aire fresco.
Una alegría pa mí, y ya está.

Azzul. dijo...

Tal vez nunca se fue¡
Un beso.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Precioso tu poema Tecla. Me ha encantado y las metáforas que utilizas son una delicia.
Besicos muchos.

maria candel dijo...

Tecla, precioso este llamado al amor ausente, precioso...

Besos, amiga

Sara O. Durán dijo...

Precioso, Tecla. Un amor llamado de esa manera, ni siquiera necesita ser llamado, porque nunca se iría.
Un beso anisado.

Pluma Roja dijo...

Hermoso poema.

Mi felicitación.

Un beso querida Tecla.

Tesa Medina dijo...

Que hay más hermoso en un día de lluvia como el que se enmarca hoy por la ventana que leer poesía y mirar esas sábana danzando al viento. Me encantan los tendederos con sábanas blancas.

Esas sábanas cómplices y testigos de los mimos, de los besos, y la ausencia del caminante que invoca la poeta.

Una delicia de post, tecla.

Ah, los enlaces de mi blog funcionan bien, inténtalo de nuevo cuando tengas un rato tonto.

Muchos besos,

virgi dijo...

Tecla, eres total, no sé cómo tienes esa sensibilidad para tocarnos il cuore.
También a mí me encantan los tendederos, trocitos de existencia al sol y al aire.
Tu caminante será feliz entre tus brazos y tus palabras.
Un abrazo gordo y tiernísimo.

XuanRata dijo...

Esas sábanas al viento son mi bandera, la de la patria del sueño y del amor, la única en la que de verdad me gustaría reconocerme.

Qué hermoso y completo ese primer verso, yo no sabría seguir escribiendo luego.

Besos, Tecla.

tecla dijo...

Nunca se fue, Azzul. Nunca.
Era yo la impaciente.

tecla dijo...

Besicos Nani. Tu también necesitas volver.
Por fin has vuelto.

tecla dijo...

María Candel. Me gustan tu nombre y tu apellido.
Me llegan.

tecla dijo...

Sara, por fin has vuelto tu también.
Me ha llegado de frente el aroma de anís.
Mmmmmmmmmmmmmmmm

tecla dijo...

Mi querida y tierna Pluma.
Cuanto me alegra que estés.
GRACIAS

tecla dijo...

La verdad, Tesa, es que unas sábanas tendidas al sol sugieren muchísimo.
Se podrían crear con ellas cientos de entradas.
Tanto y tan intensamente han vivido sus historias.


Anoche Internet casi no me iba.
Ahora cuando me ponga de nuevo lo volveré a intentar.
Un beso.

tecla dijo...

Virgi, te veo como el sol que acaricia la arena. No estoy haciendo poesía, es que es así como te percibo. Cálida y luminosa. Fuerte como la misma tierra que pisas.
Así te siento.

tecla dijo...

Xuán, qué alegría que estés aquí. Llevas razón, podríamos escribir sobre el lenguaje de las sábanas. Ellas pueden contarnos tantas cosas.
¿Te imaginas?

Meulen dijo...

que delicadeza se desgrana por tus recovecos de amor....

es bueno eso cuando lo que se ama siempre está prodigando la dulzura de lo nunca ido...sostenido en el tiempo
envuelto en todo lo que nos rodea y teje desde le fondo una flor para saber que estamos eternamente conectados....

bello
como flores de mi jardín renaciendo!!

Azzul. dijo...

El caminante por esas sábanas de tu fotografía es el viento.

Un beso para ti, y otro para tu alma.

Que pasito a pasito no deja de escribir.
Enhorabuena.

taty dijo...

Fabuloso el matrimonio del poema con la imagen. De ahora en adelante no veré sábanas en el tendedero con los mismos ojos. Sonreiré pensando en los amantes.

Besos.

María dijo...

Que vuelva tu caminante a ti preciosa, que haga volar todas las sábanas que os cubran, que sieempre huela a fragancia de sábanas recién planchadas a tu alrededor que el revoloteo de ellas con el viento te haga cosquillas en el alma y que flote .. aunque llueva fuera o nieve dentro, aunque haga demasiado frío y poco.. que nada te haga sentir mal bonita, lo mereces.


Mil besos cosa guapa... perdón por no darle las gracias nunca a tiempo.. se me olvida quitar las sábanas del tendedero, me paso la vida corriendo detrás de ellas mientras vuelan por ahí:-)


Muaaaaaaaaaaaaaakss! preciosa.. este poema me a sonado a que estás estupenda ( más aun de lo que estás:-) Mmm cómo me alegro!

LA ZARZAMORA dijo...

Soy de la misma opinión que Luis, a veces con los recuerdos se nos va la pinza, y luego el caminante ya no vuelve la vista atrás.

Bss, mi Niña.

tecla dijo...

Gracias, Meulen. Eres altamente espiritual y exquisita. Profunda.

tecla dijo...

Buen acierto Azzul. Era el viento. Mi caminante era el viento. Y no me había dado cuenta.

tecla dijo...

Ay, Tati, que no existe nada tan bello en el mundo tan bello como unos amantes agazapados detrás de unas sábanas blancas tendidas al sol.
-Pero si eso ya no se lleva, Tecla.
-Llevas razón Tati, pero cómo me gustaría.

tecla dijo...

Jajajajajj. Ay, María. Sospecho ligeramente que con frecuencia se te olvida recoge las sábanas del tendedero, ocupada como estás en otras actividades mucho más interesantes.
Pero nada nos impide soñar que volamos con ellas por esos mundos donde el viento nos lleva de la mano hacia su goce y hacia su dicha.

tecla dijo...

Eva, los caminos están llenos de caminantes que nos están buscando.
Supongo que debemos de estar alertas.
O eso me parece a mi.

unsilencioquenocalla dijo...

Sí, definitivamente debo declararme Teclamaníaco....

tecla dijo...

Jajajajajaj. Gracias Walton. Cómo me alegra encontrarte aquí.
Me ha venido bien porque en una de esas ocasiones en las que trasteando en blogger se me han borrado todos los lings de mis contactos, me quedé sin el tuyo.
Así que ahora mismo me pongo a buscarte para volverte a añadir.
Un abrazo
Y sobre todo, VUELVE.

Liliana G. dijo...

Volverá, no lo dudes, ese caminante que ha dejado huella no las perderá nunca...

¡Qué bonito, Tecla querida! Al leer tu poema se me escapa un suspiro :)

Un abrazo inmenso.

tecla dijo...

Liliana de mi vida. Qué alegría encontrarte por aquí.
Tu sí que sabes volver.

América dijo...

Tecla querida.
A mi también me arrancas suspiros,exquisita en todas las formas,la imagen y cada linea apretujan los sentimientos.
Abrazo amiga y disculpa la tardanza,son meses de trabajo pero estamos presentes siempre.
Ya lo sabes me emocionas.

tecla dijo...

No te preocupes, América. Me gusta que vengas pero si no puedes yo te sigo queriendo igual.
Tu también me emocionas a mi. Ambas lo sabemos.
Besos a montones.