domingo, 7 de septiembre de 2014

Murió Candela



Murió Candela
La del vestido blanco de volantes y encajes
con sus claveles rojos y su perfume atormentado.
Hija de la campiña.
Fuego devorador.
Murió

Murió de tanta vida
y tanto amar
de tanto de todo, tanto,
murió Candela,
y sus amantes
la lloraban a escondidas por las calles antiguas  con sus esquinas rotas.
Copas de manzanilla
dormitaban ociosas sobre el mostrador,
abrasando gargantas,
intentando olvidar lo inolvidable.

Yo te lloré Candela por esos arrabales
Candelaria
Por tus noches de fuego y luego de tortura
Que no hay nada en la vida que la vida perdone, nada, Candela,
NADA.
Te fuiste
para volver con los pies por delante.
Hoy te lloro, Candela mía
Hoy te lloro.
Lloro tus pies mojados.
Tu locura.
Qué otra cosa mejor puede hacerse en la vida
sino estar locos.


36 comentarios:

  1. Uno mis lágrimas al mar que llora a Candela y mi locura a las copas que no consiguen olvidarla.

    Bss

    ResponderEliminar
  2. Te escapas y cuando vuelves lo haces con una bomba de palabras que sólo tú sabes decir.

    Excelente!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Eres bueno, De barro. Los momentos felices no los borran las copas, los castiga la mala entraña que se alegra por el goce arrancado a la vida contra los miserables que pretenden impedirlo.

    ResponderEliminar
  4. No me escapo, Pluma. Es la vida que me va arrastrando y no lo puedo remediar.
    A mi me gustaría quedarme.
    Peroooooooo

    ResponderEliminar
  5. Duele esta Candela amiga
    quizás a veces porque la vida se reciente en todo lo que nos va dejando...
    o vamos quizás logrando
    a medias , a tropezones ...sufriendo ...resistiendo, si la vida es eso
    un permanente resistir y hasta el último aliento...

    bsss a tu alma de luna!

    ResponderEliminar
  6. Duele mucho Candela, Meulen. Mucho.

    ResponderEliminar
  7. Este precioso romance de muerte, querida amiga Tecla, eleva más allá de las estrellas a quien ya se encuentra en ellas: una amiga, una mujer, una reina, una excelente soboreadora de los placeres de su existencia. El dolor ha quebrado una miles de corazones, millones de entusiasmos. Sí, es posible que se encuentre a otra Candelaria pero ya nunca será la Candela que hizo recorrer los arrabales solitarios recordándola y llorándola. No es posible olvidarla si no es por medio del fuego sagrado que, nacido de la vid, ella bebía con delectación, con un leve chasquido que invitaba a sentir la pureza de lo delicioso. Mi más puro sentimiento, Tecla.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  8. Tiene mucha música este hermoso poema, Tecla, tanta como melancolía, y vida que pasa, que duele... y lluvia que se mezcla con la lágrimas de los que lloran la ausencia de Candela.

    Ya digo en un pie de foto, que "todos somos el loco de alguien" y añado aquí: ¿quien se atreve a poner la frontera que separa a los locos de los cuerdos?

    Muy bello, Tecla.

    ResponderEliminar
  9. Que me dejo los besos, pues eso feliz septiembre y muchos besos, tecla

    ResponderEliminar
  10. ¡Viva Candela y su arte!
    Siempre queda el recuerdo de las personas que admiramos.
    Salu2, Tecla.

    ResponderEliminar
  11. Tan solo le falta ponerle música….Precioso!


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  12. Tu eres mi loca, Tesa. Y que te dure.
    Besos en cascada para ti.

    ResponderEliminar
  13. Candela sigue viva, Dyhego. Imposible olvidarla.

    ResponderEliminar
  14. Pues pongámosle música, Sneider.
    Estoy muy contenta de tenerte agregada por fin en mi lista de blogs.

    ResponderEliminar
  15. Un gran poema de canto a la vida, con todo el dolor por Candela.
    No hay contradicción, es la maestría del poeta.

    Expresiones

    Piedra


    ResponderEliminar
  16. Tu sí que le cantas bien a la Vida, Miguel.

    ResponderEliminar
  17. Tienes un arte, shiquiya, que ya quisiéramos!
    Veo este poema caminando por los pueblitos de Andalucía, entrando y saliendo de todos esos pueblos blancos y perdiéndose entre los olivos.
    Eres mucho, cielo.

    ResponderEliminar
  18. Muy bello, enhorabuena, Tecla, feliz semana.

    ResponderEliminar
  19. La locura es una gran medicina.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. vengo a dejarte racimos de ruda...pa alejar la mala vibras y las negativas ondas de los ojos que no faltan a veces dirigirnos sus dardos...

    así que flores de renuevos a ti...que mi jardín esta florido , en sus comienzos y regalo sus preses...si ves mi casa ahí están...
    bsss

    ResponderEliminar
  21. Cada día muere una Candela...
    Pero ese fuego que llevaban dentro, es eterno renacer de las cenizas.

    Brindo por ella, y alzo mi copa por todas las Candelas que aún nos queden por llorar y celebrar.

    Besos, mi Niña.

    ResponderEliminar
  22. Duele el dolor que duele al llorar a alguien que se fue y que no debió irse.. que no le tocaba irse. Me suena a pasión matada.. vida malgastada o gastada de más.

    Siento que Candela haya muerto..siento que no debió morir, que tenía aun mucha vida por vivir..que sabía vivirla.. pero más que tu la llores porque eso significa que también tú estás dolorida. Eso aun lo siento más.

    Un beso inmeeenso mi TECLA.

    ResponderEliminar
  23. Tecla, me gusta tu recomendación de "que cosa se puede hacer en la vida mejor que estar locos"todo un canto a la vida y al saber vivir...
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  24. Ay esa Candela, ¡qué mujer!
    Lástima no haberla conocido.
    Mujeres así hacen historia porque siempre son ellas las que justifican la locura.
    Se merece una buena copla tu Cadela, para que quede por los siglos en la memoria del pueblo que seguramente la criticó a mansalva. pero ¡qué saben ellos!

    Preciosa entrada Socorro.

    Abrazos muy flamencos.

    ResponderEliminar
  25. Virgi, te voy a contar un comentario de uno de un pueblo de Jaén que decía:
    "Yo solo voy a las olivas con la parienta para hacer las cosas que no se le pueden contar a nadie"

    Simple curiosidad. Y es que los olivos tienen una magia y un embrujo especial propicio para vivir lo que no se suele contar.
    Y si además hay luna llena, ni te cuento.

    Te lo cuento por Candela.

    ResponderEliminar
  26. Azzul, es mejor ser locos que estar cuerdos.

    ResponderEliminar
  27. Es un hermoso regalo, Meulen.
    Me lo voy a abrazar contra mi corazón.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  28. Pues que viva Candela, Eva. Y todas las Candelas que queden por venir. Y que mueran los prejuicios, los inquisidores y las mentes malignas que amargan nuestro paso por la vida.

    ResponderEliminar
  29. Toda la razón del mundo María.
    Y de qué manera todo lo has adivinado.
    Eres una genia.

    ResponderEliminar
  30. Maria Candel, hasta lo de ser locos se nos está poniendo difícil. Pero no vamos a ceder ni un ápice.

    ResponderEliminar
  31. Igual que sí que quedará en la memoria del pueblo.
    Pero ella volvió pero ya con los pies por delante.
    Qué dolor.
    Ya nunca volverá a ser.
    Aunque no sé. Tal vez si volviera lo haría cuerda y ya no valdría la pena.

    ResponderEliminar
  32. Soy toda llanto, lagrima resbalando
    hasta el abismo.

    Hoy Teclamía lloro contigo a Candela
    y le canto.

    Abrazos desde el sur, miles

    ResponderEliminar
  33. Querida poetisa,nacen y mueren unas cuantas Candelas,se beben la vida y nos dejan desolados,nos arrollan sus sentir ,su vida,y nos dejan marcados para siempre...
    Se te quiere guapa mía....

    ResponderEliminar

  34. Que no nos falte un punto de locura, es necesario para tantas cosas, por ejemplo para vivir, escribir, y también para morir.
    Preciosos tus versos, Tecla, suenan como una bella canción de despedida, o una elegía.
    Abrazos, buen día y noche, salud

    m.

    ResponderEliminar