viernes, 17 de mayo de 2013

Hay un sueño de agua escondido




Hay un sueño de agua escondido en un racimo de uvas.
Hay una fuente que brota
sin que nadie
le diga.
Y una nota de música dormida junto a un piano que enciende una vela.
Y hay un sueño de miel y de vino
que no puede beberse
Y un misterio de sangre y olvido soterrado  en la tierra.
Mis  manos abiertas esperando que vuelvas, me han hablado del viento
que pronuncia tu nombre.

Pero.
  El agua del sueño se ha desbordado y ha inundado mi casa
 y los muebles
flotan navegando sonámbulos  
por las habitaciones.

 La fuente se ha llenado de algas como si fuera un río
 y la música
suena ya  tan lejana,
que más parece un silbido del viento.


Lloro tu despedida y el vacío que me acechan como aves rapaces  husmeando su presa.

  No tengo mas remedio que volver
para encontrar el sueño de agua escondido en un ramo de uvas.

Y la fuente que brota sin que nadie le diga.
Y una nota de música dormida junto a un piano que enciende una vela.
Y un sueño de miel y de vino que no puede beberse.
Y un misterio de sangre y olvido soterrado en la tierra
Y dejar que mis manos abiertas esperando que vuelvas  digan algo del viento que pronuncia tu nombre.
 Porque resulta que he perdido mis sandalias
y no puedo caminar descalza.

41 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! Perfectamente hilado.La fuente sueña canciones de agua y la miel endulza la sangre.


    Bss

    ResponderEliminar
  2. Y la fuente
    Y la nota
    Y el sueño y el misterio poco son, aun tanto siendo, para hacer buen acopio que nutra a los sonámbulos.
    Hermoso que sí. Y más

    Besos abrazos, 'Tecla'

    ResponderEliminar
  3. aplausos Socorro
    un poema redondo
    felicitaciones

    abrazos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Tú no necesitas sandalias para caminar, eres parte de las nubes, el racimo es tus propias uvas, de la vendimia sagrada de tu mirar.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Un poema mezclado con musca, me gusta, a mi también me gusta escribir de esa manera :)

    ResponderEliminar
  6. El desamor y la nostalgia y la soledad hacen mella... pero el tronco de la vid es duro y sus sarmientos llegan lejos, muy lejos.
    Salu2 viñeros.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema Tecla, el tiempo suspendido, la ausencia y el vacío que este deja, se consume la vela, se siente el rumor del agua, se pierde el camino. Siempre queda la promesa en la naturaleza que late en cada racimo.
    Besos querida poetisa…

    ResponderEliminar
  8. Es como siempre muy bueno, me gusta tu estilo, tu forma de escribir. Y el tema, aunque sea triste
    conchita hernández santos

    ResponderEliminar
  9. Tú no necesitas sandalias, con esas alas de luz y palabras que tienes.

    ResponderEliminar
  10. Siempre hay que volver por los sueños
    cuando aunque a veces nos inunden la casa.
    Sorprendente final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Socorro, seguro que puedes caminar. Quien es capaz de escribir cosas tan bellas, tiene el camino abierto hacia la luz.
    Abrazos
    Piedra

    ResponderEliminar
  12. "Las mujeres no dan paso sin huaraches (sandalias)"

    Proverbio mejicano

    ResponderEliminar
  13. No me llames machista, porque las mejicanas sonríen cuando lo escuchan de un hombre. Quizás no son ellas quienes hayan perdido el Norte.

    ResponderEliminar
  14. Se me olvidaba, dentro de tus fotografías está el horizonte lejano de un dios que es vuelo, anarquía y orgasmo, de lejos, lo ves?, de lejos las sombras son luces, los espejos son el vientre de lo que nunca pudimos concebir, allí TECLA!, atrás de los álamos, ahí donde los tractores son el beneficio de la saliva, ahí SOCORRO, hay un mar que es la derrota de las rocas, aspira el viento que nunca más se va a volar, las edades son la malaria del insomnio, entonces fluye...

    ResponderEliminar
  15. Un precioso poema, Tecla. Me ha encantado este canto de renacimiento, de transformación y de vida que nos conduce a una fuente, una nota, un sueño y un misterio que procurará la vuelta de quien se espera. Emocionante y de un gran poder alegórico.

    Un fuerte abrazo, querida Tecla.

    ResponderEliminar
  16. "Y una nota de música dormida junto a un piano que enciende una vela."

    Me ha encantado !

    ResponderEliminar
  17. para qué sandalias
    si están el agua y
    el viento?


    muy bello
    abrazo*

    ResponderEliminar
  18. Ayy mi querida TECLA, si es que los sueños que crecen dentro de un racimo de uvas, jugosas como un arrollo de música que brota bajo tierra, es irresistiiiiiible, por eso deseas que vuelva pero no quieres que el viento te lo traiga porque si pruebas otra vez de esa música de uvas te clavarás los cristales que flotan sobre el agua de tu casa inundada y el sueño se volverá pesadilla y ya no necesitarás sandalias porque te quedarás sin pies, pero... ¿sabes qué? yo sé que hay racimos de uvas sin cristales que puedes comerte descalza mientras tus pies chapotean en le arrollo... solo hace falta tener un poquito de paciencia y fe... muuucha fe.. en las uvas:-)


    Perdón a veces me pongo a desvariar y no sé parar, ya ves que mal practico lo de mi silencio... soy todo bla,bla, bla y nada más:))


    Mil besos preciosa, dulces sueños dulces, secos y confortables.

    ResponderEliminar
  19. Redondo! muy bello. Siempre es bueno tener cerca las sandalias, por si lo que sea.
    Muy sorpredente final y te lo estoy celebrando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Un poema redondo,donde los sueños y tus musas cobran vida para danzar enlazados...
    Y no,no necesitas sandalias...los sueños te hacen ser etérea.
    Millones de besos Tecla.
    ´Si me ves por estos lares piensa que la cosa no marcha mal...y mientras tanto a sonreír y soñar.

    ResponderEliminar
  21. Leyéndote desaparecen las palabras.

    Besos, Tecla.

    ResponderEliminar
  22. Ay, tecla que maravilla este trozo:


    " El agua del sueño se ha desbordado y ha inundado mi casa
    y los muebles
    flotan navegando sonámbulos
    por las habitaciones"

    Es tan visual, tan poderosa, y refleja tan bien esa ausencia...

    Es de esos versos que me hubiera gustado escribir.

    Un beso,poeta

    ResponderEliminar
  23. gracias por tu huella querida Socorro
    a veces la pasión es mortal jejeje
    es ese juego que roza el peligro y que nos hace sentir muy muy vivos


    muak

    ResponderEliminar
  24. Es la espera que quisiéramos dulce, Tecla querida, pero no, no, la miel se ha endurecido y los racimos están secos.
    Ni aún con sandalias podríamos seguir el sendero.
    Mi abrazo. Grande y siempre renovado.

    ResponderEliminar
  25. Hay lugares o cosas...de las que nunca debiéramos de habernos ido. Sin embargo, siempre nos queda el volver. Volver al alimento para la necesidad del alma.

    Besos y racimos

    ResponderEliminar
  26. ...no tengo mas remedio...me encanta el agua por cierto...un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
  27. precioso poema... con el agua, fuente de vida... y desde luego de bellas melodías. besos.

    ResponderEliminar
  28. Qué dulce eres, querida Tecla...
    Es un poema lleno de música. Salta, brinca risueño y te deja en los últimos versos descalza como una niña. Una delicia llena de ritmo, donde el polisindeton contribuye a darle celeridad.
    ¡Me encantó!
    Besos agradecidos.

    ResponderEliminar
  29. Se lee, se muerde, se bebe, se huele, se toca.
    Eso es la literatura: enhorabuena.

    ResponderEliminar
  30. Ya desde la primera frase me sentí atrapado por el poema, luego vino la confirmación, uno de los que más me han gustado aquí.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  31. cada día escribes mejor, tecla, me encanta la estructura de este poema.
    Grande!

    un beso, guapa

    ResponderEliminar
  32. Ma. Elena Melgarejo23 de mayo de 2013, 0:14

    Un poema que descubre lo ignorado de un corazón. Lo que tenemos de poetas todos nos lleva a saborear tu ritmo y tu sentir desde la lejanía.

    ResponderEliminar

  33. Me gusta lo que he leído, me gusta la poesía y me gusta tu forma de expresarla.

    Volveré por aquí, con tu permiso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. LARGO RATO SENTÍ ESTE VERSAR...
    ME DICE TANTO DE LA VIDA...DE MIS RECOVECOS DESCONOCIDOS Y CONOCIDOS ...RECONOCIDOS EN TUS PALABRAS
    ES QUE LA VIDA A VECES NOS CRUZA COMO SERES HUMANOS EN LAS MISMAS ANDANZAS...Y SENTIRES PROFUNDOS DE LO QUE DE ELLA BEBEMOS, CÓMENOS Y VOLVEMOS DIA A DIA A VIVENCIAR...
    HAY COSAS QUE NUNCA VOLVERÁN ...SI NADA BUENO DEJARON MEJOR QUE DESPAREZCAN D E UNA ...SI LAS COSAS BUENAS QUE NOS ACOMPAÑEN ETERNAMENTE Y SOBRETODO NUESTRO PROPIO BIEN DAR...
    TE ABRAZO SIEMPRE AMIGA!

    ResponderEliminar
  35. Precioso y hermoso poema, lleno de vida, naturaleza y con un final que deja sin plabras, lo de las sandaliasme ha dejado K.O.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  36. Magníficos versos. Un poema enorme y bello.

    ResponderEliminar
  37. Yo creo que sí, y que tienes unas alas grandes y fuertes para volar sin necesidad de sandalias.

    Majestuosa, libre, para calzar versos y soltarlos al vuelo de la esperanza.

    Besos, mi niña.

    ResponderEliminar