jueves, 7 de marzo de 2013

Ya lo verás



Llamé a la piedra.
Llamé a todas las piedras.
Y las piedras comenzaron a tronar y tronar y tronar,
hasta que las mentes estallaron en pánico.

Fue entonces cuando empezaron a brotar los versos. 
Versos desde el fondo de la tierra, a llamaradas, a luces, a chorros de agua.
Versos guardados desde el principio los siglos de los siglos.
Versos blancos de luna,  versos fugaces con fuego de amanecer, versos contenidos, versos de vino y rosas, de borrachera, de miedo, de temblores.

-Abrázame: Tengo tanto miedo.
-No te asustes. Estoy aquí. Contigo.

Desde ese momento la Verdad nos fue fiel como las piedras de los Gamellones. Como las montañas de Aznaitín.
-Sé que algún día seré piedra, seré verdad, seré nublo,  seré lluvia.

-Eso no es posible.
-Lo es. Puede serlo. Alguna vez ha de ser.
Ya lo verás.



Fotografía de José Mara Ortega Viedma

48 comentarios:

  1. las rocas son seguridad y permanencia
    las piedras nos hablan desde eones, ruedan y golpean, son nuestra basal memoria

    abrazos y buena jornada

    ResponderEliminar
  2. Por aquí estaré disfrutando de tus blogs, cada vez.
    Si de la capital de Chihuahua... Encantada de conocerte!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esa idea de que broten versos por todas partes. Versos surgen hasta de las piedras, aunque parezcan inanimadas. Todo cuenta una historia, todo tiene su lírica.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Tranquila hermana, no tengas miedo, la vida es sueño y los sueños, sueños son...

    ResponderEliminar
  5. Seremos piedras fuertes para no tener miedo y para que los versos estallen tal como los describes!!
    En cuanto a mis micros, la verdad es que el comienzo del concurso de esta semana de (REC), era un poco extravagante y no daba para mucho juego, pero he intentado en uno reflejar la belleza y en el otro, todo lo contrario, incluído el dolor. Igual no he sabido hacerlo bien, pero te agradezco tu sinceridad, ¡la prefiero!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Tecla:
    Las fuerzas telúricas llaman... y hay que saber escucharlas, aunque es difícil.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. No es mal final terminar convirtiéndose en piedra. Yo firmaría ya. Aunque me temo que no pasaré del polvo, o de la ceniza.

    De cualquier parte pueden brotar versos, sólo hace falta alguien que sepa recogerlos tan bien como tú.

    Un fuerte abrazo, Tecla

    ResponderEliminar
  8. Ya no veré nada, ya no seré quien mira desde un lugar, sino lo contemplado.

    ResponderEliminar
  9. Me parto de fantasías al imaginar en qué justo momento se te ocurrió este poema, en qué estabas, dónde, en quién o en qué pensabas, pero no lo digas, ese es tu secreto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Versos pluma y versos piedra, versos fuego, agua y viento, versos puño y versos verdad...¡versos justicia! Sí, eso es posible.

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Si está contigo..tranquila..un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
  12. Todo es posible. La transmutación de todo lo existente en la Tierra puede llegar a lanzar, por las fumarolas de piedra, palabras encadenadas formando versos, poemas interminables de fuego y lava para, posteriormente, convetirse en otros muchos compuestos en función de la imaginación de todo aquel que los lea.
    Una idea muy atractiva y sugerente.

    Un fuerte abrazo, querida Tecla.

    ResponderEliminar
  13. Y las que caerán, Noel.
    Siempre me arrancas una sonrisa.

    ResponderEliminar
  14. Las rocas son la fuerza, Elisa.

    ResponderEliminar
  15. Me fascinan las piedras, Isabel.
    Debe ser por todos los siglos que llevan a su espalda.
    Las piedras me hablan y me dicen, y me cantan.
    Es cierto.

    ResponderEliminar
  16. He vuelto, Nani, y he comprendido tus micros.
    A veces la mente se nos pone espesa.
    Por separado me han gustado mucho, y estoy encantada con el jardín de los cerezos.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo abro bien los oídos Dyhego.
    Quiero saber si tendrán necesidad de decirme algo.
    Igual me descubren el sentido de la vida.

    ResponderEliminar
  18. Alís, qué alegría: ¿Has vuelto?
    Ojalá que así sea. Ahora sí que tendrás historias que contarnos.

    ResponderEliminar
  19. Que así sea, Loam.
    Dejar de ser espectador para ser la contemplada.

    ResponderEliminar
  20. Es que ya no me acuerdo, Sarco.
    Llegó.
    Tu sabes más que yo de todo esto.
    Pero seguro que tampoco has descubierto de dónde te llegan las palabras.
    Aquí está el misterio.

    ResponderEliminar
  21. Verso, cómo me ha gustado tu comentario de hoy.

    ResponderEliminar
  22. A mí me encantaría ser lluvia y caer y volver a caer. Piedra tampoco estaría mal, no.
    Lo seremos, Tecla, sí, sí.
    Besitos, cielo.

    ResponderEliminar
  23. Lo sé Alp. Lo sé.
    Te agradezco mucho que estés aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por tu comentario, Antonio.
    En la vida, la realidad supera a la ficción.
    Y por consiguiente todo es posible.
    Algunas veces, incluso real.

    ResponderEliminar
  25. Piedra no está mal, Virgi.
    Así podríamos contemplarlo todo desde las alturas y durar por los siglos de los siglos.
    Sin tener que hacer nada.
    Solo estar.

    Te quiero Virgi.

    ResponderEliminar
  26. Construimos , y edificamos en piedras , en suelo sólido, hay sueños, no importa si hay miedo , lo importante es seguir deseando y ya se dará.
    Un abrazo inmenso amiga, tenía rato de no pasar por tu rincón.
    Susana

    ResponderEliminar
  27. felicidades guapa, espero que hayas tenido un estupendo 8 de marzo.
    las mujeres os habéis sacado de encima muchas piedras, pero añun quedan muchos muros que destruir entre tod@s.

    besos.

    ResponderEliminar
  28. felicidades para ti
    tú eres la mejor de las rocas
    que señalan el mundo infinito de amores y de fuerza
    la fuerza viva que camina por tu suelo amado

    besos amiga!

    ResponderEliminar
  29. Las rocas, sabias.
    Todos merecemos ser rocas alguna vez. O, al menos, aprender a escucharlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Susana, cuanto tiempo sin leernos. Gracias por pasarte.
    Te doy mi más calurosa bienvenida.

    ResponderEliminar
  31. Los destruiremos todos, Senses.
    Hace ya tiempo que lo sé.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Seremos rocas, Meulen.
    Firmes y fuertes como las montañas y viviremos en los siglos.
    Altivas, orgullosas.

    ResponderEliminar
  33. Gracias por ti, Javier, que me pintas el mundo de colores.

    ResponderEliminar
  34. muchas gracias Socorro por tus huellas
    ten un fin de semana precioso
    abrazos y energías

    ResponderEliminar
  35. Tus palabras nunca son de quedarse quietas: siempre hay en ellas una voz, una llamada y una llama. Y cuando miran a las cumbres están buscando lo más profundo, de dónde salieron las fuentes.

    Gracias por toda esa fuerza, Tecla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Desde la primera vez que te leí, TECLA tengo la misma sensación...eres un clamor roto que lucha desesperadamente por no perder la esperanza por agarrarte a lo que sea in estremis si es el caso, pero sieempre lloras bajito fuerte, desesperadamente dulce.


    Si tu llamas a las piedras, te escucharán y te harán suya entre sus brazos y te darán su fuerza y su verdad...porque suenas así... fuerte frágil verdadera.

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  37. Precioso texto muy bien ilustrado.
    Un abrazo desde Piedra, de
    Piedra.

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Elisa. Lo he tenido así, como tu me has deseado. Precioso.

    ResponderEliminar
  39. Gracias a ti, Xuan, por penetrar en lo más profundo de mí misma.
    Nada como sentirse comprendida.

    ResponderEliminar
  40. María.
    María.
    Préstame tu hombro.
    Necesito descansar.

    ResponderEliminar
  41. Ya he encontrado tu pueblo, Miguel. Se llama Piedra y estaba lleno de almendros en flor.
    He cogido unas pocas.

    ResponderEliminar
  42. Gracias, María. Desde el primer momento lo supe .

    ResponderEliminar
  43. Hola guapa, estuve unos dias fuera

    Hermoso escrito, hay esperanza eso que ultimamente escasea...

    hay que confiar...

    Besos

    ResponderEliminar
  44. Tu estás siempre aquí Pluvisca.
    Haciéndonos gozar con la mirada.
    Un beso.

    ResponderEliminar