jueves, 1 de marzo de 2012

Dos hombres caminaban




Dos hombres caminaban
el uno junto al otro.
El uno era él
el otro era su sombra.


Cuando llegó la noche
ya no quedaban ni el hombre ni la sombra
todo se lo llevó el sueño.


Xuán, préstame un hombre y una sombra
que no tengo nada que ponerme
y estoy sola.


Fotografía: Xuán Rata
Título: Despertar
http://www.blogger.com/comment.g?blogID=2173086498409423840&postID=3718362702984723525&isPopup=true

41 comentarios:

  1. Yo solo conozco sombras.
    Debe ser la crisis.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Las sombras no abrigan, los hombres que desaparecen al caer la noche, tampoco. ¿Y si probaras con un manto de estrellas?


    besos

    ResponderEliminar
  3. Yo te presto mi hombre y mi hombro y hasta mi hambre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. He soliloqueado también conmigo misma... y al final he pensado en ofrecerte mi cálido abrazo... y a partir de ahí quizás aparezca un hombre y una sombra que te cobije... Ojalá.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. busca en la memoria un recuerdo que te arrope, ellos nunca fallan

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  6. Me gusta tu poema y también los comentarios que te han dejado Sarco Lange y De cenizas.

    Yo te dejo un abrazo bien cálido y sin mala sombra.

    ResponderEliminar
  7. Yo no creo que estés sola querida, quizás anhelas al hombre y su sombra del sueño.

    Precioso poema querida Tecla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tiene tal belleza, que emociona...

    Pedir lo que nos falta no es señal de debilidad, sino de ser realistas y conscientes de nuestras necesidades.

    Hermoso, inmensamente hermoso.

    Abrazo inmenso mi querida Tecla
    Anouna

    ResponderEliminar
  9. Nunca te vistas de sombre,vistete de luz.
    Besos,tecla.

    ResponderEliminar
  10. No quiero que te sientas sola!!! bss

    ResponderEliminar
  11. Te doy mi abrazo cálido y te dejo mi sombra. No es mucho, pero a veces, reconforta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Siempre acabamos siendo sombras de nuestros propios sueños.

    Vístete con ese sombrero tuyo para hacerle un guiño a esa soledad.

    Besos, mi niña.

    ResponderEliminar
  13. te presto una bombilla para empezar??

    ResponderEliminar
  14. ¿Ves? Me lo pones difícil, porque no soy hpmbre para prestarme y de las sombras no hay que fiarse, que juegan muy malas pasadas.
    No obstante, te abrazo para que no te encuentres sola.
    Un beso, querida Tecla.

    ResponderEliminar
  15. Mejor un sol de primavera con pétalos de felicidad.
    Mi abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  16. Ese mensaje de tus versos.. es magnifico amiga..
    Las sombras de la vida que siempre por momentos nos acompañan..

    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    Que pases un buen fin de semana,..

    ResponderEliminar
  17. La sombra que lleva una...sin lugar a dudas, ésa es la mejor compañía.

    Bello, Tecla!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué poca cosa somos! (los hombres) jajaja

    Un gran abrazo Tecla

    ResponderEliminar
  19. Borges no lo hubiera escrito mejor.
    ¡¡¡Y tú lo haces tan dulce!!!
    Mi tierna Tecla, te abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Tecla:
    Pero con una cerillita, no hay sombra que se resista.
    Saludos alumbra2.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola!
    El sueño es capaz de ir por delante.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  22. Siempre atados a nuestra propia sombra...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Princesa no pidas sombras que sabes bien que no pueden existir en donde hay luz y cerca de ti solo hay eso, ¡mucha luz! .
    Te envío un beso, me encanta venir a tu casita

    ResponderEliminar
  24. Creo que de sombras hay para escoger, de hombres las existencias andan escasas.

    ResponderEliminar
  25. Si me los encuentro les hablaré de ti, y ya no volverán a estar solos.

    ResponderEliminar
  26. Es precioso el poema porque más o menos nos sentimos identificados. Más de una vez nos atenaza la soledad y nos vemos totalmente desnudos y desamparados.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  27. qué importante es sabernos acompañar por nuestra propia sombra...
    nos hace sentirnos menos solos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. todos somos duales querida tecla, hasta tú misma llevas siempre colgada de tu espalda a tu sombra.
    La compañía de un hombre o mujer y su sombra, ya lo dice la misma palabra sobra siempre uno.
    Muchos besos querida tecla

    ResponderEliminar
  29. Difícil prestarte aquello que, dudo, necesites; pero siempre sabrá el autor de si mismo que el lector.

    Cuando llega la noche somos más frágiles, cuando escriben las sombras las palabras son minerales algo difícil de encontrar bajo las alas de un pájaro.

    Beso.

    ResponderEliminar
  30. Si todo se lo llevó el sueño, no dejes de soñar, cada noche volverá el hombre junto con su sombra para vestirte de fiesta. Y a la larga, querida Tecla, la vigilia te encontrará acompañada :)

    Precioso en su dulce languidez...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  31. quedarse sin sombra es como quedarse sin sueños

    me prestas un sueño que me sueñe?


    bello, besos*

    ResponderEliminar
  32. Ya me gustaria quitarme mi sombra de enmedio y regalàrtela... un saludo

    fus

    ResponderEliminar
  33. Hermoso, simplemente hermoso!

    Amiga, el libro está en Chile. Te lo puedo hacer llegar a cualquier parte que desees tan solo pagando los gastos de envío. Por cierto, es un microlibro, de microrrelatos. Un pequeño folleto de 12 x 8 cms. Por lo tanto, si quisieras que te hiciera un envío a España, tal vez podría enviarte unos cinco ejemplares para compensar el gasto, y así puedes dárselos a quien estimes conveniente.
    Por cierto, tengo claro que puede resultar un poco costoso y engorroso el trámite, así que no te preocupes si prefieres dejarlo para otra vez.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  34. Me encantan las sombras...aunqeu no son reales...son deformadas la malloria de las veces...un besazo desde Murcia..seguimos...

    ResponderEliminar
  35. En “Dos hombres caminaban”, la Poetisa desdobla, convierte al hombre y su sombra en dos personajes, una dualidad fagocitada por el sueño. ¿Los quiere? ¿Realmente quiere a ambos para su soledad? Como fuere, ambos ya son parte de su Poesía. Xuán ha cumplido.
    Bella mía: GRACIAS. Por dejarme volar entre tus letras, por tu estímulo y cariño de siempre. Se te abraza de lo más fuerte guapísima!!!

    ResponderEliminar
  36. Tecla, en mi foto el día nació de nuevo y con él una sombra recién creada: http://xuanrata.blogspot.com/2009/04/ejercicio-matinal.html

    ResponderEliminar
  37. Somos dualidad...si quizás ni nos hemos percatado de eso...
    que bien lo dices...lo reconstruyes
    y los llevas a lo mítico...

    besos!

    ResponderEliminar
  38. Vale ahora lo entiendo ;)

    Me encantan el juego que dan las sombras, reales e imaginadas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Hace escasos días te facilité un enlace (Coronel Amadeo Martínez Inglés). Ha sido imputado por un delito contra la corona. Ha respondido con un escrito, ante la opinión pública. Te recomiendo su lectura:

    http://ecorepublicano.blogspot.com.es/2012/03/el-coronel-amadeo-martinez-ingles.html

    Te remito la información aquí por no interferir en tu último post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar