lunes, 24 de mayo de 2010

Puertas al campo



Llueve lentamente y sin parar.
Llueve sobre los pámpanos.
Llueve sin entusiasmo, pero con convencimiento.
Y el reloj de la Muralla
hace ya días que dejó de marcar las horas.

_Quiero volver al campo y empaparme.
_El campo está cerrado.
Ya no hay campo.

_¿Dónde marcharon todos?
_Huyeron en busca de la bestia.
_No se pueden poner puertas al campo.
_Lo hicieron.

–La Tierra está temblando.
–Yo también estoy temblando.

71 comentarios:

  1. y bajo la lluvia me quedo mirando ese campo......

    ResponderEliminar
  2. Estás invitada a ese campo Winnie.
    Escríbeme y me dices donde vives.

    ResponderEliminar
  3. Y que lo digas Toro. Será porque dejamos el campo cerrado.
    Ya no está.
    Pero whisky sí que hay, y te acabo de invitar en tu blog.
    ¿Aceptas?

    ResponderEliminar
  4. El valor de la permanencia. El texto se afirma y nos dice muchas cosas de tu personaje. ¿Cómo podrá decidir su futuro? Preciosa la foto. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  5. Si nos cierran el campo y la gente se ha ido ha buscar la bestia. Vamos a buscar la bestia? Rompemos las puertas del campo? o abrimos el nuestro propio?

    ResponderEliminar
  6. "Llueve sin entusiasmo, pero con convencimiento"
    Esta frase ya me hubiese gustado escribirla a mí.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. El miedo no nos permite abrir las puertas del campo mientras todo siga temblando.

    ResponderEliminar
  8. No,no. No fueron capaces, solamente entornaron y se volverán a abrir. Ya lo verás. Lo veremos.

    ResponderEliminar
  9. Tienes una gran imaginación Greco.

    ResponderEliminar
  10. Baldwin: Es una gran alegría para mi recibirte de nuevo.
    Han puesto puertas al campo y ya no se puede ir.
    Porque no está.
    Ya no hay campo.

    ResponderEliminar
  11. A mí si que me gustaría escribir las tuyas Eva. Pero es mucho más divertido si lo haces tu.
    ¿Cómo podría disfrutar tanto leyéndote?

    ResponderEliminar
  12. Hemos abandonado el campo.
    Ahora le han puesto más cerrojos que nunca.
    Pero tu estás aquí Augusto.
    Y la Tierra es muy grande.

    ResponderEliminar
  13. Mª Jesús.
    Tú sí que llevas razón. Volveremos a la Tierra que nos vió nacer cuando el aire pensó que era aire y el amor no era amor.
    Sino éxtasis.

    ResponderEliminar
  14. Sencillamente hermoso... como siempre

    ResponderEliminar
  15. Aún nos queda mucho campo abierto. Así que inyecta esperanza en tus bellos versos.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡¡¡Jajajjajajajja!!!!
    LEEEEEEEEONELLLLLL.
    Pero qué alegría. ¿Cómo tu por aquí?
    Venga ese abrazo. Me has alegrado la noche.
    ¿Cómo están tus luciérnagas?

    ResponderEliminar
  17. Hola tekla, vaya bronca me echaste por mi interpretación en mi Post, simplemente aumenté lo dicho por tí, sé que sólo te referías al estado de ánimo adoptado por la responsabilidad, no necesariamente al estilo de vida del nuevo jefe.
    Volviendo a tu especial texto, te diré que me parece desolador que el campo haya desaparecido , desaparecido de dentro de nosotros, que ahora pocas cosas sean naturales, mucho artificio y pose.
    Vivo en el campo y al salir de casa tengo un bosque de Laurisilvas impresionante.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  18. Lo intentaré arobos.
    Hay un campo que ha desaparecido. Ya no está. Los dos lo sabemos. Éste es el que lloro.
    Gracias por ti.

    ResponderEliminar
  19. No fué bronca, WHO, aunque lo pareciera.
    Me lo tendré que volver a leer.
    Estoy deseando de ver tu campo: ¿Dónde lo tienes?
    Otro beso también para ti.
    Estoy muy contenta de tenerte.
    Te había echado de menos.

    ResponderEliminar
  20. En Gran Canaria, zona norte, vivo en lo que de denomina Las medianías.
    Un beso guapa, Who.

    ResponderEliminar
  21. Que la bestia no nos distraiga de la belleza que nos rodea.
    Besitos, maravilla

    ResponderEliminar
  22. todos estamos temblando..la naturaleza se rebela...un abrazo...

    ResponderEliminar
  23. Claro que la tierra tiembla si el campo está cerrado, no se puede cerrar el campo, es lo más libre que tenemos y que nos va quedando!! Cuando el campo se cierra, sólo queda llorar como lo hace el cielo y temblar como lo hace la tierra.

    Bello, muy bello escrito amiga mía, tiene una hermosura que envuelve al leerlo, y un deseo de caminar descalza sobre la tierra y llorar junto a ella acurrucada.

    Mil besos, Anounaa

    ResponderEliminar
  24. Por suerte tengo muy cerca el mar y aunque tambien intentan ponerle puertas, se revela y yo con él.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  25. Ya veremos a ver qué pasa con la bestia Virgi.
    Llevas razón. Esperemos que no termine con nosotros.
    Sos liiiinnda.

    Me gusta el acento argentino.

    ResponderEliminar
  26. Alijodos, no sé qué me pasa contigo que cada día que pasa me caes mejor.

    ResponderEliminar
  27. Lloremos juntas por la Tierra y por el campo Anouna.
    Tal y como las dos sabemos hacerlo.

    ResponderEliminar
  28. Cuida bien del mar Fabia. No vaya a ser que te pase lo mismo que al personaje de Gabo en El General en su Laberinto: Una mañana al levantarse,se asomó a su ventana y se encontró con que los americanos le habían robado el mar Caribe.
    Cuanta desolación.
    Les creo capaces.

    ResponderEliminar
  29. Cómo me gustaría ir a Canarias WHO a tomar el sol contigo.

    ResponderEliminar
  30. ES TRISTE QUE HAYAMOS PERDIDO LAS PUERTAS DEL CAMPO, ESTABAN EN EL ARBOL TALADO...

    MI SALUDO Y UN ABRAZO TECLA.

    ResponderEliminar
  31. Me impresiona tanto lo que has escrito últimamente que siempre me haces regresar a ti

    ResponderEliminar
  32. Nunca he podido entender por qué nos quedamos en casa cuando llueve, como no sea para no estorbar la delicia de la lluvia.

    ResponderEliminar
  33. Yo quiero esos campos, donde aún permanece el verde y el aire puro.
    Vamos a buscarlos. Nos esperan, al final de todo.
    besitos

    ResponderEliminar
  34. El día ,menos pensado....ocurrirá.
    me cuido muchísimo,pero me tiene tanto amor que cada día me ahoga un poquito más.
    Besines y gracias.
    TQM

    ResponderEliminar
  35. BUenas noches:
    Te mando un saludo. Estoy muy cansado, pero no odía de hacerte una pequeña visita. COmo siempre..."No dejes de volar y contempla el universo desde lo alto"

    ResponderEliminar
  36. Es cierto Leonel, mi viejo amigo. Siempre vuelves. Gracias.

    ResponderEliminar
  37. Xuan, estuve una vez en Gijón, y todo el mundo paseaba por las calles mientras llovía.
    De hecho tengo un poema publicado con una fotografía de Gijón.
    Me eché a la calle a fotografiar el contraste entre el gris de la lluvia y la ciudad con el colorido de los paraguas.
    Fué para mi, una experiencia fascinante.
    Si vuelvo a Gijón, supongo que tal vez podamos encontrarnos.
    Te buscaré donde lo tengo.
    UB

    ResponderEliminar
  38. Toro salvaje: Eso está hecho.
    Te lo prometo.
    En cuanto tenga mi libro lo celebraremos.

    ResponderEliminar
  39. Iremos juntas Cat´s en busca del silencio y el aroma de los frutos exquisitos y perfumados de atardeceres constantes y viejos.
    Donde no haya piquetas estremecidas salvo el azadón que acaricia la tierra.

    ResponderEliminar
  40. Gracias Morgana. Cuídate mucho. Te quiero un montón.
    Ojalá pudiera estar a tu lado.
    Aunque ya lo estoy.
    Te beso con todos mis labios.

    ResponderEliminar
  41. Te agradezco la calidez de tu visita con todo mi corazón. Gracias Greko.

    ResponderEliminar
  42. A ver que tienen que decirnos estas cosas, de la madera al río.

    ResponderEliminar
  43. Me olió a terruño. Me senti nostálgica...
    Muy bueno Tecla, excelente niña.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  44. Me dicen Vida guillermo.
    Eres un artista de la palabra.

    ResponderEliminar
  45. Zayi: qué alegría tenerte aquí conmigo.

    ResponderEliminar
  46. Será que la lluvía,fresca y dolorosa,cambió su recorrido con el convencimiento de equivocarse?

    Será que la lluvia no pudo dormir junto a los pechos de la ladera?

    ____________________

    Besos

    ResponderEliminar
  47. Quizás deberíamos ir todos a derribar esas puertas y volver a dejar el campo sin puertas...

    Besos

    ResponderEliminar
  48. No sé porqué se fueron todos Felipe, creo que más bien por el abandono con que la sociedad trató a los hombres del campo. Y ninguno quería ya ser patán.
    Gracias por estar aquí.

    ResponderEliminar
  49. Iremos juntas Nanny a derribar las puertas y a respirar el aroma de la fruta madura.
    Casi nadie sabe ya como es.

    ResponderEliminar
  50. Querida Tecla tiene que quedar algo del campo,es la esperanza y sin ella no se puede vivir,hay que sembrar y no abandonar ,llueve y el agua es vida.

    Muy bello Tecla.

    ResponderEliminar
  51. ...


    hasta el mas fuerte se enfrenta a la bestia, y a la naturaleza. finalamente, todos terminamos perdiendo.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  52. Siempre regresamos hasta los que huimos,el campo esta ahi esperando,saludos.

    ResponderEliminar
  53. Luna ¿QUE MAS HARAN?
    tratemos de controlarnos y no temblar. ¡Aunque da miedito no!
    Tratemos como los niños de ser un poco inconcientes y vivir fuera de esos riesgos, mientras podamos! pero sin perder de vista la realidad para siempre o para nunca! un besote grande

    ResponderEliminar
  54. Una escena intrigante; en donde un antes y un después parece marcar un discernimiento que, sólo tu has sido capaz de regalarme.
    Un Beso...

    ResponderEliminar
  55. por aqui aun se puede sentir el aroma a la tierra humeda, es verdad que le han puesto cerrojos, pero esos inquilinos pronto se iran y quedaremos nosotros solos..

    excelentes versos como siempre
    un abrazo
    Oscar

    ResponderEliminar
  56. Yo ya no se las pongo... digo las puertas... me cansé de ser actuar de perro de cortijo... siempre ladrando a cualquiera que pasaba.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  57. América: Es importante lo que dices. Esperemos que quede la esperanza.
    Siempre se vuelve a las raíces.

    ResponderEliminar
  58. Gracias Sandokán.
    Es una delicia recibirte.

    ResponderEliminar
  59. Severino: Creo en lo que dices. Y es un alivio.
    Volveremos al campo. Pero sin ser patanes.
    El campo nos espera.

    ResponderEliminar
  60. Roxanna, qué lista eres.
    Tus palabras dan aliento y esperanza.

    ResponderEliminar
  61. Me hace muy feliz que vuelvas Jorge.
    No dejes de hacerlo por favor.

    ResponderEliminar
  62. Eso Oscar. Nos iremos a cuidar de la tierra tu y yo solos.
    Y construiremos una poesía infinita.

    ResponderEliminar
  63. Deja las puertas abiertas Toni. Porque pienso volver.
    Y allí estarás tu.
    Con el serón cargado de amapolas.
    Esperándome.

    ResponderEliminar
  64. Llegará el día en que abandonemos el miedo. Mientras, a refrescar el alma con lluvia fresca.
    Un beso, Tecla bonita!!!!

    ResponderEliminar
  65. Viva el campo siempre abierto, sin censuras de ningún tipo...

    ResponderEliminar
  66. Sencillamente espectacular lo que escribes.

    Me obligas a regresar una y otra vez.

    Mis luciérnagas muy pero muy bien. Más hermosas que nunca y yo que las quiero cada día más.
    Es que son seres humanos muy pero muy especiales. (como su padre, ehem)

    ResponderEliminar
  67. Gracias:
    Tu fuerza forma parte de esa luz necesaria para ahondar en o profundo. Un saludo y siempre gracias.

    ResponderEliminar
  68. No, jamás se podrá poner puertas al campo, la naturaleza siempre recuperará lo que es suyo por derecho.

    ResponderEliminar