viernes, 27 de febrero de 2009

TORRENCIAL


Llueve mansamente
sin parar.
Llueve sobre los manantiales.
Llueve desde los claros del día y desde que abrí los ojos al alba.
Llueve por la mañana, por la tarde, a la hora de pasear, a la hora de amar
y desde antes de irme a dormir.
Llueve a la hora de cantarle a los pájaros,
y a la hora de tocar el violonchelo delante de una partitura mojada.
Llueve en las cabeceras de los ríos, y en la desembocadura.
En los campos de trigo,
y en el asfalto de la ciudad.
Llueve en todas las ventanas y balcones, en las aceras, y en los nidos de golondrinas.
Llueve sobre los cuerpos
y sobre las almas
y sobre los clavos de Cristo.
Se me están mojando mi piel y mis huesos
y hasta el cielo de mi boca.
Llueve en mis manos abiertas para recibir el agua bendita.
Llueve en las laderas de los montes,
en las calles calladas
y en las calles ruidosas que hacen sonar el claxon sin parar.
Llueve sobre los malos y sobre los buenos.
Llueve sobre los pobres
y sobre los ricos
Sobre los niños
Sobre los ancianos doloridos de la vida
y sobre el borracho que duerme apoyado en la farola.
Llueve bajo mis pies
Dentro de mis ojos, de mis pupilas
y sobre los flecos de mi almohada.
Llueve tanto, que se está rajando el mar.
Llueve mientras vibro contigo
cuando me abrazas debajo de la luna.
Llueve sobre mi espalda tendida sobre ti y debajo de mi espalda.
Llueve sobre las plantas de mis pies
y sobre tu frente.
Y llueve sobre tus ojos cuando mojan mi boca.
Llueve a cántaros.
Llueve a más no poder
Llueve sobre el Cielo y sobre la tierra y debajo de la tierra.
También sobre las piedras.
Llueve sobre el llanto.
Es tanto lo que llueve,
que ya estoy empezando a ser río que se desborda en tu cintura.

11 comentarios:

"Alumine" dijo...

El talento es un don que Dios nos hace en secreto, y que nosotros revelamos sin saberlo.
Montesquieu (1689-1755) Escritor y político francés.

Vos Mejo lo expones aquí
Un abrazo inmenso

tecla dijo...

Pero qué lista eres Alumine.
Cuanto te quiero.

el ateo dijo...

cummings escribio esa hermosa frase "ni siquiera la lluvia tiene las manos tan pequeñas". este poema tiene esa altura lirica y esa belleza tan desagarradora. de lo mejor que lei tuyo mejo.

tecla dijo...

Gracias Ateo.
Un gustazo tenerte por aquí.

TORO SALVAJE dijo...

Que maravilla.

Te felicito.

Besos.

Lunska Nicori dijo...

Hay lluvias que ni siquiera mojan, otras nos hacen despertar. Las hay que no son de agua y sí de deseos..., las hay caen en el paragüas (ese sonido mágico), y las que nos empapan los huesos llenándonos los bolsillos de amor --a fuego lento. Es un reacción humana volverse hacia el calor--
Hoy lloviste tú, y me hago rio desbordado contigo.
Gracias.

tecla dijo...

Gracias a Lunska, hoy te descubro aquí Toro Salvaje. Me has dado un alegre sorpresa, hace tiempo que te seguía la pista. A ver si se me arreglan un poco las cosas y me queda tiempo para atender a mis amigos como se merecen.
Un abrazo.

tecla dijo...

Lunska, no me llegan las palabras, pero a ti y a mi nos sobran todas.
Nos sabemos.
Y eso es lo que cuenta.
He encontrado un tesoro.

dánae dijo...

Mejo, creí que te había comentado este poema ya ... la verdad es que lo he leído muchas veces. Pero ya veo que no, despistada de mí.
Para mí, este poema llueve sobre mojado. Cae la lluvia de sus versos sobre mi propia lluvia, esa que compartimos y que es tácita, pero que existe.
La fuerza de tu lluvia empapa la mía, querida amiga.Y no deseo paraguas.
Hermoso, ensoñador, transparente.
Un beso para ti, gran poeta.

tecla dijo...

Nos abrazaremos juntas debajo de la lluvia y que la lluvia nos cobije de todos los avatares que la vida nos traerá.
Te quiero mucho mi preciosa Danae. Tus comentarios suponen una gran alegría para mí.
Ya hablaremos.
Un abrazo de lluvia de Abril.

celebes2 dijo...

Algún día daremos a cada una de esas gotas la importancia que se merece.

Saludos.